Análisis de The Evil Within 2 para PC

Análisis de The Evil Within 2 para PC
18 de octubre, 2017
Total



9

  • Calidad gráfica
  • Sonido y efectos
  • Jugabilidad
  • Historia y duración
  • Optimización y acabado técnico

El lanzamiento de The Evil Within 2 se produjo el pasado viernes 13, una fecha muy acertada para un juego que apuesta por una excelente combinación de terror psicológico y casquería, aunque manteniendo casi por completo la esencia de la primera entrega.

Tango Gameworks ha apostado por seguir la línea que marcaron con The Evil Within pero esto no significa que hayan adoptado un estilo totalmente continuísta. En esta segunda entrega encontraremos cambios importantes que aportan un toque de aire fresco y que efectivamente nos hacen sentir que estamos ante un juego nuevo que realmente innova frente al anterior, pero no incurre en sacrificios importantes para conseguirlo.

Como de costumbre en el análisis que haré de The Evil Within 2 hablaré de la historia, de la jugabilidad y del apartado técnico en sentido amplio, incluyendo tanto la calidad gráfica y sonora, la optimización y la existencia de posibles errores, fallos y cosas por pulir.

Sin más empezamos, así que poneos cómodos.

Equipo de pruebas, ajustes y rendimiento

Antes de ver el equipo que hemos utilizado para el análisis os dejamos las especificaciones oficiales que dio Bethesda para mover el juego en PC.

Requisitos mínimos

  • Windows 7 SP1 de 64 bits.
  • CPU Intel Core i5-2400 o AMD FX-8320.
  • 8 GB de RAM.
  • GTX 660 o HD 7970.
  • 40 GB de HDD.

Requisitos recomendados

  • Windows 7 SP1 de 64 bits.
  • CPU Intel Core i7-4770 o AMD Ryzen 5 1600X.
  • 16 GB de RAM.
  • GTX 1060 de 6 GB o Radeon RX 480 de 8 GB.
  • 40 GB de HDD.

Nuestro equipo de pruebas ha sido un PC que podemos considerar como de gama alta formado por los siguientes componentes:

  • Procesador RYZEN 7 1800X con ocho núcleos y dieciséis hilos a 4 GHz.
  • 16 GB de RAM Corsair Vengeance LPX DDR4 a 2.933 MHz en doble canal CL 16-16-17-36.
  • Placa base GIGABYTE AORUS GA-AX370-GAMING 5.
  • Ventilador Noctua NH-U12S.
  • Tarjeta gráfica GIGABYTE 980 TI G1 Gaming con 6 GB de GDDR5 a 7,8 GHz y GPU a 1.478 MHz.
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB.
  • SHDD Seagate de 2 TB con 8 GB de SSD como caché.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Todos los controladores actualizados a la última versión disponible.
  • Fuente de alimentación Tacens Valeo V 700W.
  • Mando de Xbox One conectado al PC por cable.

Hemos configurado los ajustes en resolución 1080p (1.920 x 1.080 píxeles) y la calidad gráfica con todo en ultra, incluyendo el filtrado TAA y FXAA y el campo de visión en 90. Hemos podido mantener 60 FPS fijos durante toda la partida salvo alguna bajada mínima limitada a la primera escena del juego, que viene a ser una especie de “prueba de rendimiento” en la que se nos muestra un escenario exigente para que valoremos el rendimiento que es capaz de ofrecer nuestro equipo.

No es un juego exigente a nivel de CPU ya que aunque escala en todos los núcleos del procesador realmente se conforma con dos núcleos y cuatro hilos, siempre que tenga un alto IPC. El consumo de memoria gráfica tampoco es elevado (menos de 3 GB) y 8 GB de RAM es más que suficiente para jugarlo sin problemas.

En general el rendimiento en equipos de gama alta es bueno pero tengo claro que se podría haber optimizado mucho mejor, ya que en configuraciones de gama media (GTX 1060 de 6 GB y RX 480 de 8 GB) no es posible lograr los 60 FPS estables con todos los ajustes gráficos al máximo.

Debo decir que no me sorprende ya que el motor gráfico de The Evil Within 2 es una versión altamente personalizada del idTech 5 conocido como Stem Engine. Quizá si se hubiera optado por el idTech 6 la cosa habría sido distinta, así que esperamos que Tango Gameworks tome nota para de ello para la próxima entrega.

Apartado técnico; un conjunto sobresaliente

Los gráficos de The Evil Within 2 mejoran sustancialmente lo que vimos en la primera entrega y es normal, ya que el primero fue un título multiplataforma que estuvo disponible para Xbox 360 y PS3 y que por tanto tuvo que lidiar con las limitaciones de aquellas consolas.

En esta segunda parte tenemos mejoras que se dejan notar en todos los frentes, aunque destaca sobre todo el modelado y las expresiones faciales de los personajes, la calidad y definición de las texturas y los efectos de luces y sombras.

La banda sonora y los efectos de sonido también son excelentes. Tango Gameworks ha apostado por el menos es más y en esta segunda entrega nos deleita con temas que ambientan perfectamente cada situación (no puede faltar el clásico Claro de Luna) y con unos efectos de sonido que hacen que nuestros enemigos estén más vivos que nunca.

Como en cualquier juego de terror el sonido y la ambientación juegan un papel fundamental a la hora de sumergir al jugador y en este sentido The Evil Within 2 logran un acabado sobresaliente, superando sin problemas al original.

Es una lástima que la optimización no esté realmente a la altura y que tengamos algunos fallos a nivel gráfico, entre los que destaca un “popping” puntual y algo de “stutter”. Estos problemas también estuvieron presentes en la primera parte, aunque afortunadamente son menos marcados en The Evil Within 2.

Por lo demás los tiempos de carga son muy buenos (probado en el disco duro) y no he experimentado ningún tipo de error que haya afectado a mi experiencia de juego más allá de lo dicho, como cuelgues o cierres espontáneos, así que nada negativo que destacar en este sentido.

Jugabilidad e historia; más acción y más cosas que contar

La historia principal de The Evil Within 2 es sencilla y continúa lo acontecido en la primera entrega. El detective Sebastian Castellanos se encuentra con su ex-colega Juli Kidman, una agente encubierta de Mobius que le cuenta que su hija Lily sigue viva, aunque la mala noticia es que es una parte esencial del sistema Stem y que “ha desaparecido”.

Esto anima al detective a volver a introducirse en el sistema Stem para tener la oportunidad de salvarla. Sin embargo las cosas no siempre son lo que parecen, y en esta nueva aventura tendrá que hacer frente a enemigos mucho más duros.

Atrás quedan aquellos lentos y torpes atormentados, incluso los enemigos más básicos de The Evil Within 2 son muy agresivos y pueden ponernos en aprietos si nos atacan en grupo y no actuamos con rapidez. Por suerte Sebastian Castellanos es más ágil y fácil de manejar, y no se cansa con la misma rapidez que en la primera entrega, así que al final el juego queda bien equilibrado.

El juego mantiene la estructura básica del original y se divide en varios capítulos, pero en sus inicios nos propone un enfoque más abierto con un mapa (la ciudad de Union) que podremos explorar con cierta libertad. Esto supone un cambio importante que francamente se agradece, ya que unido a los cambios a nivel jugable consigue dar ese toque de aire fresco al que hicimos referencia al inicio.

Cuando empecéis a jugarlo puede que os sintáis un poco abrumados por ese cambio al “mundo abierto”, pero tranquilos sólo tenéis que haceros con el juego. Explorad con calma, emboscad a los enemigos con sigilo siempre que podáis y recurrid a la fabricación de munición para que nunca os quedéis sin suministros.

Tampoco os olvidéis de romper las estatuas en miniatura para conseguir llaves y de recoger líquidos verdes y rojos para mejorar las habilidades de Sebastian.

Si os lo tomáis con un poco de calma y limpiáis el mapa antes de centraros en la misión principal todo se os hará mucho más sencillo. Una vez que superéis los primeros capítulos el juego volverá al enfoque más tradicional de la primera entrega.

Notas finales; segundas partes sí son buenas

Esperaba el lanzamiento de The Evil Within 2 con muchas ganas. El primero me encantó, tanto que lo terminé dos veces y me hice con todos sus DLCs, aunque debo reconocer que tenía el listón muy alto para esta segunda entrega.

Al empezar a jugar a The Evil Within 2 mi primera impresión a nivel técnico fue positiva, pero me costó un poco adaptarme a la nueva jugabilidad y al enfoque tipo “mundo abierto” de los primeros capítulos. Una vez que me acostumbré empecé a disfrutar de verdad del juego y acabé explorando la ciudad de Union al milímetro.

Los siguientes capítulos me confirmaron que la esencia del original no sólo estaba ahí sino que además Tango Gameworks había dado forma a nuevos enemigos tan carismáticos como aterradores, que además casan a la perfección con la historia.

La narrativa que se ha adoptado en The Evil Within 2 es muy buena y está bastante equilibrada en cuanto a lo que el juego nos cuenta directamente y a través de sus enemigos, objetos y escenarios. El final aclara muchas cosas pero también deja otras en el aire (no diré nada más).

En lo personal me parece un juego sobresaliente y muy recomendable que mantiene la esencia del survival horror y se arriesga a introducir novedades que funcionan muy bien. Una pena el tema de la falta de optimización en PC, ya que de no haber sido por eso me habría planteado darle un diez.

La duración de The Evil Within 2 ronda las 20 horas, aunque yo he tardado un poco más porque como dije al inicio me tomé con calma la zona de Union. Podéis comprarlo a través de Steam con un precio de 59,99 euros. Si lo queréis en formato físico Amazon lo tiene rebajado a 49,90 euros.

Cosas que nos han gustado

  • Buena calidad gráfica.
  • Excelente ambientación y modelado de personajes.
  • Gran apartado sonoro en general.
  • Buen argumento y técnica narrativa.
  • Se atreve a innovar y logra buenos resultados.
  • Ofrece unas 20 horas de juego.

Cosas que no nos han gustado:

  • Problemas de optimización en PC.
  • Fallos técnicos que afectan a la experiencia de juego (stutter y popping).
  • ¿Dónde están las cerillas?

  • Share This