Análisis de Nioh Complete Edition para PC

Análisis de Nioh Complete Edition para PC
22 de noviembre, 2017
Total



9

  • Calidad gráfica y ambientación
  • Música y efectos de sonido
  • Jugabilidad
  • Historia
  • Calidad-precio

El lanzamiento de Nioh Complete Edition en PC ha sido una de las mejores noticias que nos hemos llevado este año. En general 2017 ha sido muy positivo para los jugadores de compatibles, gracias al desembarco de una gran cantidad de títulos triple A muy esperados, pero lo cierto es que el título de Koei Tecmo se merece una mención especial.

Digo esto porque Nioh Complete Edition es una adaptación de una de las exclusivas más importantes de PS4, es decir, de un juego que por sí mismo animó a muchos usuarios a comprar la consola de Sony y que dejó al resto soñando con una versión para otras plataformas.

Con esto en mente sólo puedo dar las gracias a Koei Tecmo por pensar en los jugadores de PC y permitirnos disfrutar de esta obra de arte. Sin más preámbulos me lanzo de lleno al análisis, que como siempre dividiré en apartados diferenciados para que resulte más fácil de entender y de consultar.

Requisitos, ajustes y equipo de pruebas

En Nioh Complete Edition tenemos la posibilidad de ajustar en un menú previo al lanzamiento del juego todas las opciones gráficas básicas, incluyendo resolución y la calidad en general del juego, así como otros ajustes avanzados. La imagen superior lo ilustra perfectamente.

Como podéis ver en ella hemos configurado el juego en Full HD (1080p) con la calidad al máximo y bloqueado a 60 FPS para obtener una experiencia plena, aunque podéis elegir entre diferentes configuraciones incluida la clásica de 30 FPS.

Nioh Complete Edition es un juego de acción con toques de rol donde los reflejos y la coordinación son fundamentales para tener éxito, así que creo que es imprescindible moverlo a 60 FPS para disfrutarlo de verdad en todo su esplendor.

Dicho esto repasamos las especificaciones del equipo en el que lo hemos probado:

  • Procesador RYZEN 7 1800X con ocho núcleos y dieciséis hilos a 4.025 MHz.
  • 16 GB de RAM Corsair Vengeance LPX DDR4 a 2.933 MHz en doble canal CL 16-16-17-36.
  • Placa base GIGABYTE AORUS GA-AX370-GAMING 5.
  • Ventilador Noctua NH-U12S.
  • Tarjeta gráfica GIGABYTE 980 TI G1 Gaming con 6 GB de GDDR5 a 7,8 GHz y GPU a 1.478 MHz.
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB.
  • SHDD Seagate de 2 TB con 8 GB de SSD como caché.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Todos los controladores actualizados a la última versión disponible.
  • Fuente de alimentación Tacens Valeo V 700W.
  • Mando de control de Xbox One conectado al PC.

El rendimiento en el equipo de pruebas ha sido excelente y no esperábamos menos, ya que superamos de sobra los requisitos recomendados. Sin embargo ya os adelantamos que a partir de una GeForce GTX 960 o equivalente (Radeon R9 280) se puede disfrutar en 1080p con calidad media-alta desactivando la oclusión ambiental si queremos mantener 60 FPS fijos en todo momento.

Si nos conformamos con 30 FPS una GTX 750 TI o equivalente (Radeon R7 260X) es suficiente si ajustamos la calidad gráfica. A continuación os recordamos las especificaciones oficiales que dió Koei Tecmo:

Requisitos mínimos

  • Windows 7 de 64 bits.
  • Procesador Core i5 3550 o superior, un FX 8300 cumple como equivalente aproximado.
  • 6 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica GTX 780 con 3 GB o Radeon R9 280 con 3 GB.
  • DirectX 11.
  • 100 GB de espacio libre.

Requisitos recomendados

  • Windows 7 de 64 bits.
  • Procesador Core i7 4770, un Ryzen 3 1200 sería un equivalente aproximado.
  • 8 GB de RAM.
  • Tarjeta gráfica GTX 1060 con 6 GB o Radeon R9 380X con 4 GB.
  • DirectX 11.
  • 100 GB de espacio libre.

Apartado técnico; gráficos y sonido

Lo primero que destaca de Nioh Complete Edition es el diseño artístico. El juego arranca en una cárcel de la Inglaterra en plena época isabelina pero inmediatamente nos acaba llevando al Japón de principios del siglo XVII, un lugar inmerso en una guerra constante que ha regado de sangre el alma del país y ha generado un caos que va más allá de lo natural.

Tanto la recreación de los escenarios como los enemigos, los personajes, las armas y todos los elementos que dan vida al juego han sido cuidados al detalle y juntos logran crear una atmósfera única que nos sumerge totalmente en la acción. Es casi como viajar en el tiempo.

El acabado gráfico tiene puntos negativos y puntos positivos. Hay algunos escenarios que son bastante sobrios y pecan de un exceso de efecto “bloom” que satura demasiado y puede llegar a cansar, pero también hay otros que son sublimes y que nos hacen que queramos detenernos para ver mejor todo lo que nos rodea.

Los efectos, las sombras y las texturas rayan a un buen nivel, las animaciones están muy cuidadas y el modelado de los personajes está muy conseguido, así que en general merecería un notable alto. Sin embargo el acabado artístico y la cuidada ambientación me lleva a darle un punto más y a elevarlo al sobresaliente.

Por lo que respecta al sonido los efectos cumplen a la perfección. Si lo acompañamos de unos buenos altavoces 5.1 o de unos auriculares con sonido envolvente disfrutaremos de una experiencia fantástica y podremos identificar la posición de enemigos por el oído.

No puedo obviar la música, un elemento que en ocasiones queda en segundo plano y que en otras resulta verdaderamente épica. Casa perfectamente con la ambientación y la elección de las piezas ha sido muy acertada.

En líneas generales el rendimiento ha sido muy bueno y no he sufrido ningún problema importante durante las más de 42 horas que le he dedicado, más allá de algún caso excepcional de “popping” en contadas ocasiones y limitado a las cinemáticas.

Argumento y jugabilidad

Nioh Complete Edition nos lleva como dijimos al Japón del año 1600, una fecha que en la historia real del país coincide con la etapa previa a la era Edo, conocida como periodo Azuchi–Momoyama.

Aunque nos encontramos ante una historia de ficción hay numerosos elementos que tienen una base real, como por ejemplo el inicio de las relaciones comerciales de países europeos con Japón a finales del siglo XVI y algunos nombres históricos.

También es importante destacar el peso que tiene el folclore japonés en Nioh Complete Edition, ya que se encuentra presente en todos los elementos del juego, incluyendo desde los escenarios hasta las armas y los enemigos.

Como os comentamos al inicio empezamos con una escapada de la cárcel inglesa en la que nos encontramos encerrados por piratería. Nuestro objetivo es huir con nuestro protagonista y su espíritu protector, una pequeña “sirena” que es capaz de detectar la presencia de la amrita, un mineral maldito que es capaz de convertir a humanos (vivos o muertos) en demonios muy poderosos que pueden ser utilizados como armas de guerra.

En un combate perdemos a nuestra querida sirena así que tendremos que ir a Japón para rescatarla, un país donde dicho mineral se encuentra en grandes cantidades.

La jugabilidad en Nioh Complete Edition ha sido muy cuidada y es cierto que recuerda a la saga Dark Souls, pero Koei Tecmo ha sabido darle una buena dosis de personalidad propia.

En este juego tenemos la barra de vida y la de resistencia, y también armas cortas y largas, magia y consumibles diversos. Sin embargo el combate es mucho más dinámico, tenemos la posibilidad de dominar armas para mejorar su efectividad y también podemos utilizar diferentes posturas para afrontar distintas situaciones.

Esto hace que por ejemplo la postura alta sea recomendable para lanzar un ataque o dos y retroceder, mientras que la baja es ideal para asestar varios golpes rápidos que causarán menos daño. También podemos conseguir nuevas habilidades que son bastante sencillas de utilizar.

La resistencia se conoce como “ki” y juega un papel fundamental. Si se agota no podremos atacar, y si nos golpean estando sin “ki” quedaremos aturdidos, lo que puede ser letal. Disponemos de un movimiento que permite recargar parte del “ki” perdido al hacer un combo, así que debemos dominarlo y buscar el equilibrio entre ataque y defensa para tener éxito en nuestra aventura.

No puedo cerrar este apartado sin hablar de los objetos. El botín tiene un papel muy importante también en Nioh, ya que podemos conseguir diferentes objetos con calidades dispares, algo que nos recuerda a los títulos de rol más clásicos como Diablo.

Esto logra mantener enganchado al jugador ya que lo motiva a conseguir mejores objetos, pero es bastante sencillo y no llega a abrumar. Sólo tendremos que tener un poco de cuidado en subir de nivel correctamente a nuestro personaje, para lo cual gastaremos amrita que obtendremos de los enemigos caídos.

Notas finales

Nioh Complete Edition ha cumplido totalmente mis expectativas. Es un juego con un diseño artístico de primer nivel y una calidad gráfica que en algunos momentos roza el sobresaliente, aunque en otros queda en un nivel más humilde.

En conjunto su apartado técnico y artístico es excelente y ha llegado totalmente pulido al PC, libre de errores y de problemas que puedan afectar a la experiencia del jugador, cosa que francamente se agradece.

La historia engancha, la jugabilidad plantea un desafío real y te obliga a jugar con cabeza, algo que francamente me gusta ya que resulta muy gratificante descubrir las mecánicas de ese jefe que te ha matado diez veces y lograr pasar por encima de él como si nada.

Como dijo nuestro compañero Tomás no, Nioh no es un Dark Souls con samuráis, es un soplo de aire fresco y una propuesta muy interesante y atractiva que nadie debería perderse.

Nioh Complete Edition está disponible por 49,90 euros e incluye las tres expansiones lanzadas hasta la fecha, un precio muy bueno teniendo en cuenta lo que ofrece.

Cosas que nos han gustado:

  • El diseño artístico es excelente y la calidad gráfica cumple.
  • La historia engancha y la música tiene momentos muy inspiradores.
  • Tiene una jugabilidad excelente; es difícil, pero no injusto.
  • La optimización es buena, se puede mover en equipos por debajo del mínimo.
  • Gran adaptación del folclore japonés.
  • Los jefes finales y la ambientación, casi perfectos.
  • Buena duración; muchas misiones secundarias.
  • Las posturas y la diferente calidad de los objetos aportan variedad.

Cosas que no nos han gustado:

  • La calidad gráfica en algunos momentos puntuales llega a ser mejorable.
  • Las misiones secundarias pueden llegar a cansar por ser repetitivas.
  • Algunos niveles (pocos) tienen un diseño demasiado simple.

  • Share This