Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Dragon Quest XI : Ecos de un Pasado Perdido, análisis para PC

Publicado el
Dragon Quest XI Análisis

Con más de un año de demora respecto a su lanzamiento en Japón, finalmente ha llegado Dragon Quest XI : Ecos de un Pasado Perdido, la última entrega (por el momento) de esta saga de juegos de rol y aventuras de Square Enix, el estudio encargado de los clásicos Final Fantasy.

Requisitos, ajustes y equipo de pruebas

Siguiendo la línea del resto de la saga, este juego presenta una línea de requisitos bastante asequibles para poder disfrutar de una buena experiencia de juego, estando optimizada la setup mínima para una calidad de imagen a 720p y 30 fps.

Requisitos mínimos:

  • Windows 7 de 64 bits
  • CPU Intel Core i3 2105 o AMD A10 5800K
  • 8 GB de RAM
  • Tarjeta Gráfica NVIDIA GeForce GTX 750Ti o AMD Radeon RX 470
  • 32 GB de espacio disponible

Requisitos recomendados:

  • Windows 7 de 64 bits (o superior)
  • CPU Intel Core i5 6600 o AMD Ryzen 7 1800X
  • 8 GB de RAM
  • Tarjeta Gráfica NVIDIA GeForce GTX 1060 o AMD Radeon Vega 56, o superior
  • 32 GB de espacio disponible

Dragon Quest XI Personajes

En nuestro caso, hemos podido comprobar lo que Dragon Quest XI es capaz de soportar, habiendo podido realizar las pruebas en nuestro equipo con una resolución 1080p con todos los ajustes al máximo, logrando una tasa de frames muy cercana a los 60 fps en todo momento (salvo en las transiciones de pantallas de carga).

A continuación os dejamos las especificaciones de nuestro ordenador utilizado:

  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Todos los controladores actualizados a la última versión disponible.
  • Procesador Intel Core i7 920 a 2,67 GHz
  • Tarjeta gráfica ASUS GTX1060 con 6GB de GDDR5 y GPU 1784 MHz
  • 12GB de RAM (Samsung 2GB 2Rx8 PC3-8500U-07-10-B0)
  • Placa base Pegatron IPMTB-GS.
  • Fuente de alimentación Tacens APII600 de 600W.

Apartado técnico; gráficos y sonido

Si no conocías Dragon Quest pero al verlo no puedes evitar pensar que ya lo conoces, debes saber que seguramente sea culpa de Akira Toriyama, ni más ni menos que el dibujante de Dragon Ball, y encargado de dar vida a los personajes de esta saga.

Si bien estos JRPG siempre se han caracterizado por un diseños gráficos bastante simples, y que no requieren de grandes requisitos para sorprender y gustar, Dragon Quest XI parece haber dado una nueva vuelta de tuerca mostrándonos un nuevo nivel gráfico, manteniéndose en unos requisitos bastante asequibles.

No obstante, incluso con la configuración máxima de los gráficos, todavía se pueden apreciar algunos fallos en los acabados de los gráficos, que si bien no se trata de grandes desastres, son fácilmente perceptibles.

En cuanto a la banda sonora, si bien sigue el tono de anteriores juegos, queda como una cosa totalmente secundaria, apenas aportando al juego. En algunos casos, como los viajes a través del mapa, la repetición de una única y bastante repetitiva canción, puede llegar incluso a resultar algo molesto.

Historia y jugabilidad

La historia se centra alrededor de nuestro personaje, un joven pueblerino anónimo que termina descubriendo que es el Luminario, la encarnación del antiguo héroe legendario encargado de hacer frente a la oscuridad y el mal.

En resumen, nada nuevo. Sin duda lo que es el argumento principal no resulta demasiado innovador de primeras, pero en su defensa hay que decir que la historia cuenta con alguna que otra sorpresa y acaba desarrollándose de manera bastante buena en las más de 60 horas de juego que propone, manteniendo los muchos toques de humor a la japonesa y los muchos clichés de estos juegos de rol.

Dragon Quest XI Humor

Lo primero que descubriremos es que, a pesar de ser el héroe salvador, no seremos vistos como tal, hasta el punto de que se nos culpará del regreso de la oscuridad, y acabando siendo prófugos alrededor de todo este mundo.

Sin embargo, no estaremos solos. Según se va desarrollando la historia, iremos encontrando conociendo a distintos y muy variopintos personajes, entre los que se incluyen el resto de compañeros de aventuras, que se irán uniendo a nuestro grupo.

Combates clásicos

En comparación con la tendencia de otros juegos de rol hacia las batallas en tiempo real, Dragon Quest XI apuesta por los clásicos combates por turnos de los primeros Final Fantasy, algo que título personal, me parece un acierto, pero si bien es normal querer mantener un sello de identidad, la saga Dragon Quest sigue apostando por la misma fórmula con la que se estrenó hace ya más de 30 años para la NES.

Y es que tras el reciente estreno de Octopath Traveler, que cuenta con un renovado estilo de las batallas clásicas, basado en la inclusión de debilidades y potenciadores, quizás Dragon Quest XI podría dar la impresión de haberse quedado atrás.

Dragon Quest XI Combate

Dicho esto, el juego sí que ha mostrado un avance con la inclusión de nuevos estilos de combate, como el nuevo sistema de Inspiración. Durante cada combate, nuestros personajes tendrán una probabilidad de aumentar sus atributos y desbloquear nuevas habilidades especiales que dependerán de la acción conjunta con el resto de miembros del grupo.

Con una forma de activación visualmente muy parecida a los Saiyan de Dragon Ball, este estado de inspiración durará un número indeterminado de turnos, no necesariamente en los que intervenga el personaje inspirado en cuestión, y que se mantendrán incluso tras finalizar los combates.

Dragon Quest XI Inspiración

Otra de las grandes novedades es la ausencia de los combates aleatorios en los mapas, lo que implica que podremos ver los grupos de enemigos en todo momento, pudiendo elegir cuándo y contra quién combatir. Esta nueva mejora, junto con el añadido respecto a la versión japonesa de poder correr, nos dan una mayor libertad a la hora de explorar los extensos mapas.

Además, para aquellos que no controlen demasiado la estrategia inherente de los combates por turnos, o simplemente aquellos que queráis vivir la historia controlando sólo al héroe principal, contaremos con distintas Tácticas que nos permitirán establecer determinados patrones de comportamiento automáticos para los combates.

Ladrones, hechiceros, circenses y sanadores, en total contaremos con 6 personajes adicionales a nuestro héroe, cada uno con su propio estilo de combate, y por tanto, con unas habilidades especiales diferentes.

Y es que Dragon Quest XI centra su sistema de combate en la combinación de roles del grupo: desde configuraciones ofensivas de melee, hasta las combinaciones más defensivas, y pasando por un equipo centrado en la sanación y la magia.

Dragon Quest XI Habilidades

Así pues, contaremos con distintas composiciones que harán variar el resultado no sólo de nuestro estilo de juego, sino también de los poderes de inspiración, creando un enorme abanico de posibilidades. Pero no sólo eso, como añadido, también contaremos con un pequeño tablero de habilidades para cada personaje.

Con bastante semejanza al temido diagrama de esferas de Final Fantasy X, podremos desbloquear distintas especializaciones para cada personaje, desbloqueando habilidades y bonus pasivos relacionados con sus sets de armas, así como de las cualidades personales de cada uno, tales como el poder de Luminario, los poderes de robo del ladrón, etc.

Mundo “abierto”

Si bien Dragon Quest XI no es realmente un mundo abierto, en muchos momentos lograremos percibirlo como tal. Y es que además de unos enormes mapas, contaremos con una gran libertad de movimiento, pudiendo escalar y atravesar gran parte de los escenarios, y una enorme libertad de viaje y exploración (un poco más limitada durante los primeros sucesos de la historia principal).

Además de las ciudades principales, contaremos con distintos campamentos distribuidos en ciertos puntos clave del mapa mundi. Estos campamentos nos servirán tanto para descansar y recuperar los puntos de vida y mana del grupo, como para conversar con el resto de personajes, guardar partida, e incluso acceder a nuestra forja portátil.

Dragon Quest XI Mapa

Y es que otra gran novedad de esta entrega es que contaremos con una pequeña forja mágica que nos permitirá crear nuestro propio equipo mediante materiales, ya sea conseguidos del loot de las batallas contra monstruos, o a través de la recolección por el mapa.

No os preocupéis, ya que por suerte no nos tendremos que enfrentar a las grandes caminatas y esperas para conseguir materiales (tal y como alguno estaréis ya acostumbrados por los MMORPG). Y es que tanto enemigos como mapa nos darán estos materiales con facilidad, algunos de los cuales incluso podremos comprar de forma sencilla y barata en las ciudades.

Dragon Quest XI: para gustos, dificultades

Una de las cosas curiosas, es que desde el comienzo de la partida contaremos no sólo con la posibilidad seleccionar un nivel de dificultad predeterminado, sino que podremos personalizarlo estableciendo una serie de opciones: enemigos más fuertes, penalizaciones de experiencia para los enemigos de menor nivel, e incluso la capacidad de limitar los recursos adquiribles de las tiendas.

Sin duda este juego agradará tanto a los amantes de los clásicos RPG como a los nuevos jugadores, siendo un buen juego “puente” para introducirse en este género. Dragon Quest XI ya está disponible para PC (a través de Steam) y PS4, y que tal y como se anunció durante la Tokio Games Show, se espera que llegue próximamente para Nintendo Switch. Sin embargo, destaca su ausencia en Xbox, consola para la cual no hay noticias por el momento.

Valoración Final
9.3 NOTA
NOS GUSTA
Enorme mejora gráfica
Sensación de libertad y exploración
A MEJORAR
Música repetitiva y simple
Algunos fallos visuales menores
Gráficos y sonido8
Jugabilidad10
Rendimiento10
Duración9

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Análisis

Probamos el NAS WD My Cloud Pro PR4100

Publicado el
My Cloud Pro PR4100

Nuestros compañeros de MCPRO han publicado un completo análisis del My Cloud Pro PR4100, la solución de almacenamiento en red más avanzada del catálogo de Western Digital.

Te hemos recomendado en varias ocasiones el uso de un NAS como sistema de almacenamiento externo conectado a la red local al que pueden acceder (directa o remotamente desde Internet) todos los dispositivos conectados a la misma, sean PCs, smartphones o tablets, con independencia del sistema operativo que utilicen. Una nube privada que suma las ventajas de un disco duro externo a la que ofrecen servicios cloud como OneDrive, Dropbox o Google Drive, pero, importante, sin entregar nuestros datos a una empresa externa, centralizándolo bajo nuestro control.

El WD My Cloud Pro PR4100 probado es un auténtico “monstruo” con cuatro bahías y cuatro discos duros montados de 10 Tbytes. El primer fabricante mundial de discos duros saca músculo y monta los WD Red, de lo mejor que se puede usar en un NAS. El mantenimiento de los discos es muy sencillo. Sin necesidad de ninguna herramienta e intercambiables en caliente, solo necesita tirar de un pestillo de cada compartimento para montar/desmontar las unidades.

Su motor es es responsabilidad de un procesador Pentium N3710 de cuatro núcleos. Sobrado para este equipo, es compatible con transcodificación a 4K, cifrado AES de 256 bits, transferencias de archivos y tareas múltiples. Se acompaña de 4 Gbytes de memoria DDR3L, ampliable con un segundo slot. 

Su conectividad es muy buena con dos conectores para Ethernet LAN de 1 GBe que admiten la agregación de enlaces, llegando a duplicar las velocidades de lectura y escritura del propio dispositivo. También cuenta con doble PSU para garantizar la alimentación energética y tres puertos USB 3.0, uno de ellos en el frontal para realizar copias rápidas a través de un botón de un solo toque. En el frontal incluye una pantalla que nos ofrece distinta información en tiempo real como el estado de cada unidad, la capacidad libre total disponible, la velocidad de rotación del ventilador, la temperatura y la IP local de conexión.

La unidad permite almacenar todo tipo de archivos con acceso desde la red local o remotamente desde cualquier sitio a través de Internet, realizar copias de seguridad automáticas, editar y compartir contenido y transmitir multimedia en alta definición con transcodificación de hardware a 4K, un aspecto que lo acerca también al mercado de consumo por la posibilidad de uso como servidor multimedia, que precisamente es uno de sus aspectos destacados en el análisis por su gran rendimiento con Plex. O uso como un servidor para redes P2P.

Su sistema operativo es limpio, intuitivo y muy sencillo de manejar. Menos avanzado y con menos aplicaciones que lo que ofrecen los grandes especialistas en NAS como QNAP o Synology, cuenta con lo suficiente para que cualquier pueda manejarlo, ofreciendo funciones básicas y otras más avanzadas bajo múltiples configuraciones RAID, protección con contraseña, cifrado de volumen AES de 256 bits, y la posibilidad de crear y gestionar destinos iSCSI o virtualizar volúmenes. Incluye distintas aplicaciones de WD y de terceros para varios usos, de control de archivos, backup, videovigilancia o las mencionadas para crear servidores de descargas HTTP, FTP y P2P, o las relativas a la creación de servidor multimedia.

En rendimiento, el WD My Cloud PR4100 alcanza cotas notables en transferencia de datos secuenciales de 118 y 117 Mbytes por segundo, mientras que la transcodificación por hardware con resoluciones hasta 4K hacia un televisor conectado a la red local se realiza sin cortes ni retardos. Y es capaz de manejar varios flujos simultáneos (hasta cuatro).

WD My Cloud Pro PR4100

Aunque la unidad probada (40 Tbytes) se sale fuera del mercado de consumo por capacidad y precio, WD ofrece otras versiones con 32, 24, 16 y 8 Tbytes de capacidad con un precio más contenido que parte de 764 euros y comercializa una versión sin discos para que el usuario monte los suyos propios que tiene un precio de 475 euros. El fabricante también ofrece el My Cloud Pro Series PR2100, con el mismo hardware, pero reduciendo la capacidad a dos bahías (suficiente para consumo) y en su versión sin discos por 405 euros.

“Un NAS sólido, potente y adecuado para múltiples segmentos de mercado, desde una empresa, una oficina en casa, un profesional creativo, hasta un usuario doméstico exigente que quiera las ventajas de un medio de almacenamiento en red con el añadido de un excelente funcionamiento como servidor multimedia”, comentan en las conclusiones.

Análisis WD My Cloud Pro PR4100 | MCPRO

Continuar leyendo

Análisis

Lenovo Yoga 730, análisis

Publicado el

El Yoga 730 es el último modelo de los famosos convertibles de Lenovo. Este dispositivo que toma el nombre de la técnica milenaria del Yoga para hacer referencia a su flexibilidad, destaca por su ambivalencia, rendimiento y robustez.

Se presenta en dos discretos colores, gris acero y platino. Gracias a su famosa bisagra podremos utilizarlo como portátil, tablet o incluso como pantalla para disfrutar de contenido multimedia. La pantalla es táctil tiene una resolución de 4K, con 15,6″ (39,62 cm). Gracias a su i7 el equipo es extraordinariamente fluido. Además el equipo incluye un lapiz digital para que saquemos todo el partido de la pantalla.

Especificaciones técnicas:

  • Procesador: Intel Core i7 de octava generación
  • Sistema Operativo: Windows 10 Home
  • Pantalla: UHD IPS táctil de 39,62 cm (15,6”) y resolución 3840 × 2160 o 1920 x 1080
  • Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce GTX 1050 y tajerta gráfica integrada Intel
  • Memoria: DDR4 de 8 GB y DIMM de 8 GB
  • Almacenamiento: Unidad SSD PCle de 256 GB; 512 GB; 1TB
  • Batería: Hasta 9 horas con pantalla UHD; Hasta 11 horas con pantalla FHD
  • Sonido: Altavoces JBL; Dolby Atmons con auriculares
  • Puertos/ranuras:
    • Dos USB 3.0
    • Thunderbolt de tipo C
    • HDMI de tamaño completo
    • Entrada de DC
    • Toma de audio
  • Cámara: HD de 720 p
  • Conectividad: WiFi 2×2
  • Peso: desde 1,89 Kg
  • Colores: Platino y Gris acero

Diseño

El primer Yoga apareció en el CES de 2012 y llamó la atención por como trataba el concepto de 2 en 1, no se trata de dos piezas todo es uno y gracias a su potente bisagra y a Windows 10, podremos disfrutar de un tablet o de un PC según nuestras necesidades.

El Yoga 730 monta en aluminio una pantalla de 15 pulgadas, con unas medidas de 39,62 centímetros. El teclado es retroiluminado y no incluye teclado numérico, en su ausencia, disfrutaremos de un amplio espacio para apoyar cómodamente las manos cuando tengamos que teclear. En la parte más inferior encontramos el touchpad y un pequeño lector de huellas a la derecha.

En los laterales cuenta con dos entradas USB 3.0, un Thunderbolt de tipo C que también es puerto de carga y un HDMI de tamaño completo. También se encuentra ahí el botón de encendido y apagado que también tiene retroiluminación.

Más allá de lo cómodas que puedan llegar a ser 15 pulgadas, el Yoga 730 se maneja bastante bien, es cómodo cuando tienes que teclerar durante un tiempo, cómodo cuando tienes que moverlo rápidamente de un sitio a otro y también cuando tienes que convertirlo en tableta.

Pantalla y lápiz digital

Una de las ventajas de este tipo de ordenadores es la versatilidad de su pantalla, que puede convertirse en un tablet que nos permita dibujar y escribir todo lo que queremos. Al ser táctil la pantalla también puede utlizarse como touchpad cuando no nos apañemos con él. La pantalla táctil es capaz de detectar diez dedos al mismo tiempo y detecta las entradas con gran precisión. La pantalla táctil de 15,6 pulgadas del Yoga 730 tiene una resolución nativa de 3840×2160. La pantalla ofrece una buena relación de contraste (1066:1) y un buen brillo (298,8 cd/m²).

Cuando giremos la pantalla el software cambiará automáticamente a modo tableta o PC según lo que necesitemos, si queremos podemos establecer que nos avise antes de cambiar.

Una de las cosas que nos ha gustado de este modelo de Lenovo es que incuye un Active Pen 2, un lapiz digital de Lenovo, de esta forma podemos sacarle todo el partido a la pantalla táctil desde el primer momento. El Active Pen 2 tiene 4.096 niveles de sensibilidad y un tacto muy agradable. Este Lenovo Active Pen 2 se comunica con el portátil mediante Bluetooth y nos permitirá grandes posibilidades de uso junto a la tecnología Windows Ink. Utiliza el software de Wacom, instanlando los drivers podremos controlar la precisión del lapiz y la función de los tres botones del lápiz.

El único problema que hemos encontrado con el lápiz es montarlo. El lapiz necesita una pila pequeña y dos pilas de botón para funcionar, tendremos que desmontar la parte superior para poder poner las pilas. Aunque parezca obvio, es muy importante poner las tres pilas, porque sino el lápiz no pintará sobre la pantalla y solo funcionará el botón superior.

Una vez instalado el lápiz funciona a la perfección y es tan fácil de utilizar como un lapiz normal. Con el botón superior podremos hacer capturas o lanzar aplicaciones para la pantalla táctil. Los botones inferiores cercanos a la punta sirven para borrar o difuminar. Por supuesto, todo esto es configurable según nuestras necesidades.

Rendimiento y autonomía

El Yoga 730 está alimentado por una CPU Core i7-8550U (Kaby Lake Refresh) de Intel. La CPU Intel tiene cuatro núcleos y una frecuencia de reloj base de 1,8 GHz. El Core i7-8550U es un procesador ULV que proporciona el rendimiento suficiente para todos los escenarios de uso modernos. Gracias a la tecnología Turbo Boost de Intel, la velocidad de reloj de la CPU puede aumentarse hasta 4 GHz.

Junto con la tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1050 el Yoga 730 se convierte en un equipo versátil que responderá bastante bien con juegos, sin olvidar que no se trata de un equipo gamer, por lo que la experiencia no será completa, pero si funcional.

En cuanto al almacenamiento, Lenovo ha montado un SSD NVMe de 128 GB, lo que permite que tanto el sistema operativo como las aplicaciones más exigentes se carguen de forma muy rápida. Lenovo también ofrece la posibilidad de configurarlo con 256 GB o 512 GB de almacenamiento.

La batería de 48W/h pueda aguantar hasta 11,5 horas. La batería incluye tecnología de carga rápida gracias a su conector Thunderbolt de tipo C, con lo que siempre estará a punto para ir de viaje. Gracias a la tecnología Rapid Charge, 15 minutos de carga te darán 2 horas de uso.

Conclusiones

El Yoga 730 es un equipo que avanza hacia el fin de los ordenadores de sobremesa no destinados a jugar. Con nosotros ha demostrado ser el equipo que necesitas para trabajar cómodamente en cualquier sitio, con una batería que ha aguantado un día entero de uso en tareas básicas de ofimática y con una carga que ha permitido tener el ordenador operativo y en movimiento en 15 minutos de carga. Su tarjeta gráfica Nvidia lo hace todavía más versátil convirtiéndolo en un equipo apto para diseñadores gráficos y también para jugadores casual.

El modelo de 15 pulgadas del 730 todavía no está a la venta en España, pero su versión más pequeña cuesta 989,10 euros, por lo que el modelo mayor costará a partir de 1000 euros. Por este precio es más que justificable que el 730 pueda responder con soltura en momentos de ocio y de trabajo. Para nosotros es una opción a tener en cuenta si buscas un equipo portátil para tu trabajo, una herramienta que responda con rapidez y soltura en cualquier momento.

Lenovo Yoga 730, análisis
9 NOTA
NOS GUSTA
Versatilidad y rendimiento.
Pantalla de gran calidad.
A MEJORAR
El lápiz óptico es difícil de montar.
Su soporte es muy endeble.
El precio es demasiado alto.
RESUMEN
Todo potencia para trabajar en cualquier y con la herramienta que necesitemos en cada momento.
Diseño y calidad de construcción10
Rendimiento10
Conectividad9
Autonomía8
Calidad/Precio8

Continuar leyendo

Análisis

Cougar ARMOR S: análisis

Publicado el

La Cougar ARMOR S es una silla para gaming que se presenta con un diseño agresivo. No es casualidad, el objetivo de Cougar es llamar la atención y centrar todas las miradas, algo que sin duda han conseguido. En este sentido la combinación de colores que han escogido, negro y naranja, también ayuda.

El mercado de las sillas para gaming ha adquirido una gran popularidad durante los últimos años, lo que ha motivado que la competencia sea cada vez mayor. Esto ha sido beneficioso para los usuarios, ya que al haber más jugadores en este mercado podemos encontrar una gran cantidad de modelos ubicados en diferentes gamas y con prestaciones y precios dispares.

Sin embargo esto tiene una contrapartida, y es que hace que elegir sea cada vez más difícil. La elección de una silla gaming puede ser complicado y no es algo que debamos tomar a la ligera, ya que representa una inversión importante que además deberemos amortizar durante varios años. Los análisis de este tipo de productos son por tanto muy importantes, ya que os ayudarán a tener claro qué valor ofrece una silla determinada, y si se ajusta o no a lo que estáis buscando.

En este artículo vamos a analizar la Cougar ARMOR S, un modelo que encaja dentro de lo que podemos considerar como gama media-alta, ya que su precio recomendado es de 269,99 euros. Antes de empezar queremos dar las gracias a Cougar España por enviarnos una unidad. Poneos cómodos, que empezamos.

Vistazo previo y montaje

La Cougar ARMOR S llegó perfectamente embalada y bien protegida. Aunque la caja presentaba síntomas de castigo durante el viaje ninguna de las piezas estaba dañada, así que pude proceder al montaje sin ningún tipo de problema.

Una de las cuestiones que más dudas genera a la hora de adquirir una silla gaming es precisamente esto, el temor a que  las piezas se dañen durante el transporte por culpa de la agencia, a no saber montarla o a dañarla durante el proceso. No tengáis miedo, como ya os dije en el análisis de la Corsair T2 Warrior este tipo de productos están diseñados para que cualquier persona pueda montarla en unos minutos.

En la galería de imágenes que acompañamos podemos ver las diferencias piezas que forman la silla Cougar ARMOR S nada más sacarlas de la caja. Como no podía ser de otra forma se incluyen todas las herramientas y tornillos que vamos a necesitar, así como un manual donde se explican las bases del proceso.

Montar la silla es muy fácil, pero para resolver cualquier duda que tengáis os dejamos un resumen simplificado y un juego de imágenes para ilustrar el proceso:

  1. Iniciad el montaje en un lugar donde tengáis espacio de sobra para trabajar con comodidad.
  2. El primer paso es montar el respaldo en los agarres del asiento. No tiene misterio, utilizamos los cuatro tornillos y las cuatro arandelas, pero empezando por la sujeción de la izquierda, ya que se mueve y una vez sujeta nos da el margen que necesitamos para cuadrar los dos tornillos del otro lado.
  3. Una vez terminado colocamos la silla boca abajo y procedemos a colocar la pieza que trae la manivela de regulación de altura. Es un paso muy sencillo, ya que solo tenemos que colocar los cuatro tornillos y listo.
  4. Ahora procedemos a montar las ruedas en la peana de apoyo. Se introducen a presión, así que no tiene misterio, solo tenéis que ir colocándolas una a una aplicando la fuerza necesaria. Aseguraos de que cada rueda queda perfectamente encajada antes de terminar este paso.
  5. Nos queda el último paso, que consigue en encajar la silla al bloque de gas para la regulación de altura que la conecta con la peana donde van las ruedas. También es muy sencillo, ya que es simplemente encajarla en el espacio central de la base del asiento (botoncito azul hacia arriba). Antes de ello aseguraos de colocar el embellecedor.
  6. Para terminar colocamos los embecelledores en los laterales que sujetan el respaldo al asiento y colocamos los cojines (si queremos utilizarlos).

Como dije el montaje es muy fácil y una vez completado todo funciona a la perfección. No identifiqué ningún defecto, y tampoco holgura, ruidos o fallos. Todo quedó como debía: perfecto.

Antes de pasar al siguiente punto os dejamos un resumen con todas las especificaciones clave de la silla Cougar ARMOR S:

  • Tamaño de la silla: medio, con un peso de 21 kilogramos.
  • Peso máximo soportado: hasta 120 kilogramos.
  • Terminación: PVC y logos bordados.
  • Espuma de alta densidad para evitar deformaciones con el uso continuado.
  • Reposabrazos 4D: ajustables en altura, profundidad, longitud e inclinación.
  • Cilindro de gas de clase 4.
  • Estructura de acero.
  • Regulación de inclinación hasta 180 grados.
  • Dos cojines (lumbar y cervical) incluidos.

Nuestra experiencia

A simple vista la silla Cougar ARMOR S ofrece un aspecto bastante solido, presenta unas terminaciones de calidad y resulta muy cómoda. La he probado durante varias semanas de forma continuada y mi experiencia ha sido positiva.

El tacto es, bueno, el sistema hidráulico responde a la perfección y no he notado ningún síntoma que indique fragilidad o la presencia cualquier tipo de problema. Tampoco ruidos al moverme sentado en ella, ni al levantarme y volver a sentarme. En este sentido nada que objetar, Cougar ha hecho un buen trabajo y la silla Cougar ARMOR S cumple.

Sin embargo, hay algunos detalles negativos que debemos tener en cuenta. El primero es que el material utilizado es PVC y no PU, lo que significa que Cougar ha optado por piel sintética basada en plástico en lugar de polipiel de poliuretano, un material que ofrece una calidad superior tanto al tacto (imita mejor el cuero) como en lo que respecta a su resistencia al uso y a su capacidad de adaptación a la temperatura corporal.

A todo esto debemos añadir que el PVC utilizado en la Cougar ARMOR S no está microperforado, lo que significa que ofrece una transpiración inferior comparada con otros modelos equivalentes. Si hacemos una valoración conjunta la conclusión es clara: en lo que respecta a los acabados la Cougar ARMOR S da la talla, pero no llega a lo más alto.

Otro detalle importante es la inclinación del asiento, un aspecto que no podemos regular como nos gustaría en la Cougar ARMOR. Otras sillas sí ofrecen esta posibilidad y francamente se agradece muchísimo, ya que nos permite mantener una posición firme y perfectamente ajustada sin tener que recurrir constantemente al regulador de altura.

En este modelo el asiento se inclina hacia delante si dejamos apoyado nuestro peso, incluso aunque regulemos la resistencia, algo que tiene un lado negativo y un lado positivo: hace que sea más cómodo levantarse pero puede dar pie a movimientos inesperados si nos dejamos caer un poco hacia delante.

Las ruedas tienen una terminación en plástico y goma y cumplen su cometido, por lo que no tendremos problemas al utilizarlas en suelos delicados. No cuentan con un sistema de bloqueo, aunque tampoco deslizan con demasiada facilidad.

En cuanto a los apoyabrazos ofrecen una gran resistencia, se ajustan sin problemas y están bien terminados. Los cojines están terminados en el mismo material que la silla (PVC) y son bastante blandos, algo que se agradece en el cojín cervical pero que no me termina de gustar en el cojín lumbar. Cuestión de gustos, pero en este caso he estado más cómodo al utilizar la silla sin el cojín lumbar.

Notas finales

La Cougar ARMOR S es una silla para gaming que raya a un buen nivel, pero que presenta algunas carencias que no podemos perdonar teniendo en cuenta su precio y lo que podemos encontrar en el mercado en cuando nos movemos en la gama media-alta.

En general la calidad de acabados es buena, presenta una estructura sólida y durante todo el tiempo que la hemos utilizado no ha dado síntomas de deterioro. Ni ruidos, ni marcas ni nada que pueda restarle puntos.

Sin embargo el material que ha escogido Cougar, PVC en lugar de PU, y el hecho de que no venga microperforado le resta puntos. También desentona el tema de la inclinación del asiento que hemos comentado y el hecho de que no podamos regularlo, así como la ausencia de un sistema de bloqueo para las ruedas.

Con todo esto en mente podemos definir a la Cougar ARMOR S como un producto que brilla en algunos aspectos y queda por encima de la media, pero que presenta aspectos mejorables. Si buscáis una silla para gaming y vuestro presupuesto no os permite pasar de la gama media-alta es una opción a tener en cuenta.

Valoración final
7,9 NOTA
NOS GUSTA
Estructura de acero.
Buena calidad de construcción.
Fácil de montar.
Diseño atractivo.
A MEJORAR
Utiliza PVC en lugar de PU.
Carece de microperforaciones.
Asiento no regulable en inclinación.
El precio es un poco alto para lo que ofrece.
RESUMEN
La Cougar ARMOR S es una propuesta interesante y una gran evolución frente a la generación anterior de sillas para gaming de este fabricante. Tiene cosas mejorables que no podemos pasar por alto debido a su precio, pero su calidad de construcción y de acabados es, en general, buena.
Diseño8
Calidad de construcción8.5
Acabados7.5
Experiencia de uso y solidez8
Calidad/Precio7.5

Continuar leyendo

Lo más leído