Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Guía rápida para mejorar la conectividad de tu hogar

Publicado el

En los últimos años tener un acceso a Internet fiable, de calidad y seguro se ha convertido en una necesidad. Hemos pasado de tener un punto de acceso (el clásico PC de escritorio que compartía toda la familia) a múltiples dispositivos que se conectan de forma simultánea a la red e intercambian gran cantidad de información entre ellos. En esta guía repasamos algunos consejos útiles para mejorar la calidad de tu conexión dentro de casa.

Elige bien dónde colocas el router

Aunque los fabricantes han ido mejorando con el paso de los años, la mayoría de los routers son tan feos que no nos gusta tenerlos a la vista. No es una buena idea, la posición del dispositivo puede afectar a la calidad de la conexión inalámbrica y, además, suelen ser muy sensibles a la temperatura.

Lo ideal es que el router esté lo más centrado posible respecto al ecosistema de dispositivos que se vayan a conectar al mismo, en una posición elevada y no demasiado pegado a las paredes o el techo. Obviamente, “esconder” el router en un cajón o debajo de un mueble es una mala idea.

Utiliza cableado de calidad

No todos los cables son iguales y las diferencias van mucho más allá del color. Aunque en términos de distancia todos deberían funcionar bien por debajo de los 100 metros, no todos los fabricantes ponen el mismo esmero en detalles como la calidad de construcción, el apantallado frente a interferencias electromagnéticas o el blindaje del trenzado de los hilos de cobre que forman el cable.

Obviamente, no tiene sentido gastar mucho dinero en el cable de metro y medio que une el router con tu consola (de hecho, el que incluye el fabricante es más que suficiente), pero la cosa cambia cuando se tratar de montar una red local. Es importante tener en cuenta que los cables Ethernet compartirán espacio con los de la red eléctrica. Elegir unos Cat6 no te costará demasiado y es garantía de futuro.

Optimiza tu conectividad WiFi

En MC hemos publicado muchos artículos sobre cómo optimizar la conectividad inalámbrica. En este punto, conviene verificar que estamos usando la banda de 5 GHz, que el router emite a la potencia correcta y que el canal que tenemos seleccionado está libres de interferencias.

En este especial tenéis mucha más información sobre este tema y en esta guía toda la información para optimizar tu router.

No todos los WiFi son iguales

Como la mayoría de nuestros lectores ya sabrán, el estándar de comunicación WiFi ha ido mejorando con el paso de los años de forma exponencial. Así, cada generación es un salto realmente importante en términos de rendimiento y cobertura.

Es importante tener en cuenta que de nada vale tener un router WiFi 802.11 ac si nuestros dispositivos no son capaces de aprovecharlo. Por ello, y aunque las trancisiones son siempre complicadas, siempre invertir un poco en un router de calidad dado que es el dispositivo más importante de nuestra red. Así vayamos renovando smartphones, tablets, ordenadores y otros dispositivos podremos ir aprovechando las ventajas del nuevo estándar. De lo contario, tendríamos una importante limitación en la calidad de nuestra conexión.

Mantén tus dispositivos actualizados

A nadie le gusta la tediosa tarea de actualizar y menos con dispositivos tan poco amigables como un router, un switch o un PLC. Sin embargo, es buena idea pasar de vez en cuando por la web del fabricante porque, en ocasiones, publican actualizaciones de firmware que resuelven problemas y mejoran el rendimiento de forma notable.

Algo similar ocurre a nivel software: las actualizaciones de los sistemas operativos suelen incluir, entre otras mejoras, cambios que afectan a la conectividad de los dispositivos.

Si puedes, activa la opción QoS en tu router

QoS son las siglas de Quality of Service, un conjunto de tecnologías que garantizan la transmisión de cierta cantidad de información en un tiempo determinado a uno o varios dispositivos. En la práctica, se trata de que podamos navegar por Internet al mismo tiempo que realizamos una llamada por VoIP o disfrutamos de un juego online sin problemas.

En este artículo ya explicamos hace tiempo las bondades de QoS y cómo activarlo en vuestro router. Normalmente la mejora es notable, especialmente si sois muchos en casa. En caso de detectar problemas, basta con un clic para desactivarlo.

En caso de duda, siempre es mejor el cable

No, a nosotros tampoco nos gustan los cables y no tenemos dudas que la conexión WiFi es un invento fantástico pero, cuando hablamos de rendimiento, Ethernet sigue siendo el rey. Siempre que puedas, apuesta por el cable.

Instalar cableado en casa no es ni caro ni complicado y es una buena idea aprovechar unas reformas (o la compra de un nuevo hogar) para instalar un cable de calidad con vistas a futuro. La conectividad a Internet ya es importante, pero lo será todavía más en el futuro para todo lo relacionado con la televisión, la domótica, la videovigilancia o los asistentes digitales, por citar algunos ejemplos.

Si todo falla, piensa en PLC

Donde no llega el cable y necesitamos una calidad de conexión aceptable la mejor opción no suele ser el WiFi, sino la tecnología PLC. Los dispositivos son fáciles de instalar, ofrecen un rendimiento excelente y tienen buen precio.

En este punto un par de consejos: comprad siempre un PLC que tenga toma de enchufe, para conectarlo directamente a la pared y tened cuidado con los extensores WiFi o repetidores; la opción correcta son los PLC capaces de crear su propio punto de acceso donde los instalemos.

Finalmente, en el último año hemos asistido a la llegada de la tecnología Mesh, una solución que promete rendimientos similares al cable por via inalámbrica. En este análisis medimos el rendimiento de un PLC dotado de esta característica con excelentes resultados.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído