Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

World of Warcraft: Shadowlands, análisis: cuando brilla la sombra de nuestros orígenes

Publicado el
World of Warcraft Shadowlands disponible preparche historia requisitos

No queremos acabar el año sin dedicar otro pequeño repaso a World of Warcraft, que tras la enorme expectación creada desde la primera presentación durante la pasada BlizzCon y durante los últimos meses de retrasos, finalmente nos presentó la ampliación de su contenido con la introducción al mundo de los muertos y su nueva expansión, World of Warcraft: Shadowlands.

Y es que desde finales del mes pasado, hemos tenido oportunidad de probar a fondo todos los nuevos contenidos que ofrece la última expansión, que promete sin duda una enorme continuidad, y un fuerte aluvión de emociones para los más veteranos del juego.

Requisitos World of Warcraft: Shadowlands

Requisitos mínimos Requisitos recomendados
Sistema operativo Windows 7 (64 bit) Windows 10 (64 bit)
CPU Intel Core i5-3450 o AMD FX 8300 Intel Core i7-6700K o AMD Ryzen 7 2700X
GPU NVIDIA GeForce GTX 760 o AMD Radeon RX 560 o Intel UHD 630 NVIDIA GeForce GTX 1080 o AMD Radeon RX Vega 64
Memoria 4 GB de RAM (8 GB para gráficas integradas) 8 GB de RAM
Almacenamiento 100 GB (con almacenamiento SSD) 100 GB (con almacenamiento SSD)
Conectividad Conexión permanente a la red Conexión permanente a la red

 

En esta entrega del título estrella multijugador online de Blizzard, los héroes de Azeroth lucharán para salvar su tierra (una vez más), uniendo diferentes facciones a las ya recurrentes Alianza y Horda que nos ayudarán en nuestra aventura, a través de un nuevo mundo con una enorme cantidad de nuevas zonas por descubrir.

Sin querer airear en exceso la trama principal del juego, y en línea con lo que hemos podido ver con los primeros adelantos y tráilers de Shadowlands, el velo que separa la vida de la muerte se ha roto, y los héroes de Azeroth se adentrarán en esta nueva realidad para enfrentarse a el Carcelero, que ha sacudido los cimientos de este plano provocando que las almas no tengan el descanso eterno que merecen.

Así pues, además de las últimas grandes apariciones, durante este viaje reaparecerán viejos conocidos del mundo de Azeroth que dejaron el mundo de los vivos a lo largo de la historia de la saga. Nuestros héroes no lo tendrán fácil, y tendrán que unirse más que nunca para combatir este nuevo enemigo común entre mundos.

Como principales novedades, la más llamativa sea elegir una de las llamadas «Curias». Y es que el mundo de los muertos está separado en diferentes facciones, llamadas curias, que están divididas según el destino de las almas que perecen. Así, podremos elegir entre Kyrianos, Sílfides nocturnas, Necroseñores o Venthyr, y cada uno contará con su propio mapa, misiones y una serie de ventajas para los jugadores.

World of Warcraft Shadowlands Análisis

Adicionalmente, cada curia dispondrá de hasta dos habilidades únicas para cada jugador, específicas para la clase que juegue, y que servirán tanto para el combate como para la exploración del propio mundo abierto que nos ofrece Shadowlands. Además, una vez alcancemos los niveles altos del juego, las curias también nos ofrecerán numerosas misiones diarias, así como ventajas importantes para los contenidos de las mazmorras y bandas.

Otro gran punto fuerte de la expansión sin duda ha sido la llegada de Torghast, la Torre de los Condenados, una estupenda fusión entre los MMO y los juegos con generación aleatoria de mazmorras (muy al estilo de Binding of Isaac o Enter the Gungeon, entre otros). En esta curiosa mezcla creada por Blizzard, nos encontraremos con una torre con múltiples niveles y alas que se abrirá cada semana para los jugadores, los cuales podrán adentrarse bien solos o en equipos de hasta cinco jugadores.

Lo llamativo de esta torre es que tanto los enemigos como el propio mapa estarán generados aleatoriamente, y completar las capas más altas de estas mazmorras supondrán ventajas importantes para poder progresar en el contenido final del juego. Se trata pues de una mazmorra de la que prácticamente podríamos decir «no existe un fin», ya que su contenido no sólo irá cambiando cada semana, sino que podría estar incluso abierta a cambios mayores en el futuro, en función de las próximas actualizaciones. Las posibilidades son infinitas.

Ya en el nuevo nivel máximo (curiosamente reducido en lugar de ampliado, fijando ahora el nuevo tope al 60), vemos que se abre un abanico de posibilidades para realizar el contenido «final» del juego, que incluye misiones semanales de mundo abierto donde todos los jugadores colaboran para un objetivo común; mazmorras, con dificultades normal, heroico y mítico; bandas, un formato de mazmorra pensado para 10 o 25 jugadores orientado a conocer mecánicas de los enemigos finales, y que suele ser el objetivo final de todo jugador PvE; o el ya conocido contenido Jugador Contra Jugador (o PvP), donde todos los campeones del WoW podrán competir entre sí.

Además de hasta ocho mazmorras, nuevos afijos para las míticas, y la zona de Las Fauces, una zona de exploración en la que no podremos usar monturas ni puntos de vuelo, y sobre la que sufriremos el constante acoso de terribles peligros que pondrán a prueba nuestra resistencia y capacidad de supervivencia, e incluso de nuestro alma.

Y es que ni siquiera podremos investigarla o estar todo lo que queramos en ella, ya que al estar bajo la constante vigilancia del Carcelero, si estamos demasiado tiempo, podría liquidarnos en cuestión de segundos sin ningún problema. Así pues, siguiendo un modelo bastante inspirado en los juegos Souls, la muerte en esta zona implicará la pérdida de nuestra Estigia, la moneda a recopilar en este mapa, la cual sólo podremos recuperar llegando vivos de nuevo hasta nuestro cuerpo.

Por otra parte, en este territorio también conoceremos a Ve’nari, un peculiar personaje que nos ofrecerá ayuda durante nuestra estancia en las Fauces si a cambio realizamos ciertos trabajos en esta zona. Además de las misiones de mundo diarias que aparecen en el juego (ya vistas en anteriores expansiones), tendremos desafíos semanales que ofrecerán recompensas acordes al reto. Es importante no perderse ninguna recompensa semanal, ya que no habrá ninguna forma de recuperarlas más adelante.

World of Warcraft Shadowlands Análisis

En lo referente al apartado gráfico, más allá del propio salto que ya vimos en las últimas expansiones, tampoco resta mucho que destacar. Y es que mientras la industria continúa avanzando hacia títulos en solitario con tecnologías como el trazado de rayos a tiempo real, los MMO RPG no son un tipo de juego para los que estemos acostumbrados a ver unos saltos tecnológicos tan destacables. Normalmente estos títulos suelen mantener un diseño artístico que si bien se perfecciona, normalmente no evoluciona, salvo en grandes actualizaciones del motor gráfico como la que mencionábamos antes.

Aunque esto no quita para que, de nuevo, tengamos mucho donde personalizar y adaptar a nuestras necesidades. Los jugadores con ordenadores más potentes podrán optar a tener una mayor cantidad de «Addons» de interfaz gráfica además de las recurrentes herramientas de MMO, con los que podrán desde ampliar el campo de visión, lo que les permitirá ver objetivos desde una mayor distancia; hasta incluso crear una capa de falso HD, mejorando el realismo y la calidad de las texturas y sombreados. Dicho esto, se trata de programas de terceros no afiliados con el propio World of Warcraft.

Tampoco vemos un cambio drástico en las misiones del juego. De hecho, en varias expansiones el juego prácticamente no ha cambiado su dinámica. Todas las misiones de la historia tienen unos objetivos bastante familiares (y tediosos, todo sea dicho) para los jugadores de World of Warcraft, recurrentes también en muchos otros juegos del género. Así pues, nos volveremos a encontrar con las clásicas misiones en las que tendremos que recolectar y llevar objetos a un lugar o persona determinada, o matar a cierto número de bestias o enemigos. Si bien tampoco pedimos que se reinvente el formato, la verdad es que se agradecería que hubiera algo más variedad a la hora de hacer estas misiones y subir de nivel.

Sello MC Producto Recomendado

Sin duda alguna se trata de un regreso con fuerza, una llamada a todos los jugadores, tanto si te acabas de unir a este universo de Blizzard, como si eres fan de los títulos de rol multijugador online, y sobre todo si eres uno de los miles de fieles para los que Azeroth no guarda secretos. La cantidad de contenido nuevo es más que correcta, ¿podrán los parches mantener el nivel puesto por el parche inicial de la expansión? Por el momento, las horas de juego están más que garantizadas.

Sin duda Shadowlands se presenta como una de las mejores expansiones y momentos para jugar a World of Warcraft.

Actualmente podemos encontrar disponible la expansión en solitario de World of Warcraft: Shadowlands tanto desde la propia Battle.net como en distintas webs o establecimientos, aunque también podremos encontrar algunos packs como la edición de coleccionista que nos cedieron desde Ziran, toda una maravilla que incluye una clave digital con la Epic Edition de World of Warcraft: Shadowlands (subida de personaje, montura, mascotas y vestimentas exclusivas, 30 días de suscripción, y más), una clave para la banda sonora digital, un libro de arte de Shadowlands, cuatro pines con los Sigilos de las Curias, y una alfombrilla de ratón con el tema del Cielo Desgarrado.

Valoración final
9.1 NOTA
Gráficos y sonido8.5
Jugabilidad9.5
Rendimiento9.5
Duración9

Gran fan de la industria del videojuego, también me considero bastante techie, por lo que trato siempre de estar al día sobre toda la información tecnológica.

2 comentarios
  • Marco

    Gran análisis!

  • Nombre

    ¿Un 9.1? ¿Y tienes a todos los jugadores bramando porque siguen empeñados en cometer los mismos errores del pasado y de anteriores generaciones? ¿Le pagan a usted por publicidad enmascarada de artículo, o es un enganchado a World of Warcraft que no es crítico con el producto? Porque conozco personas que han comprado la expansión y han cancelado la suscripción el mismo mes.

Lo más leído