Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Neuralink muestra sus avances en un intereante vídeo

Publicado el
Neuralink muestra sus avances en un intereante vídeo

Ya han pasado algunos meses desde que Elon Musk se subió al escenario, en agosto del año pasado, para contarnos los avances de Neuralink, uno de sus proyectos más personales, seguramente de los más sorprendentes y, de evolucionar tal y como pretende el multimillonario sudafricano, el que más impacto directo puede tener a medio plazo en las vidas de muchas personas. Unos avances en los que profundizó, hace un par de meses, en una charla en Clubhouse.

El problema con Elon Musk, y lo digo como persona que reconoce bastante mérito en mucho de lo que ha hecho, es que tiene cierta tendencia a inflar las expectativas cada vez que habla. Por eso, aunque siempre merece la pena prestar atención a sus declaraciones, lo verdaderamente interesante no son tanto las palabras como las demostraciones de aquello en lo que están trabajando. Ha sido así con Tesla, con SpaceX y ahora también lo es con Neuralink.

Y es que hace solo unas horas, Neuralink ha publicado, en su canal de YouTube, un vídeo en el que podemos ver a Pager, un adorable macaco controlando mentalmente un juego. ¿Cómo? Mediante un implante empleado en primera instancia para analizar el funcionamiento del cerebro del primate al realizar determinadas actividades para, una vez tomados todos los datos necesarios, ser capaz de interpretar las señales cerebrales, que a su vez desencadenarán diversas acciones.

Como puedes ver en el vídeo, durante los primeros días Pager jugaba empleando un joystick. En esas sesiones de juego, la actividad cerebral del primate era medida, buscando la asociación entre sus acciones y las mismas. Dicho de otra manera, el software de Neuralink (con el trabajo de sus ingenieros, por supuesto) aprendió a identificar cuándo el cerebro del macaco deseaba hacer cada movimiento. Una vez completado este aprendizaje, Pager fue desprovisto del joystick.

El efecto buscado era, claro, que el implante de Neuralink fuera capaz de reconocer los movimientos tal y como se gestaban en el cerebro, y que el juego respondiera en consecuencia. De esta manera, simplemente pensando en qué movimiento deseaba hacer, Pager pudo comprobar cómo el juego reaccionaba y actuaba según sus deseos.

Si bien es cierto que este no es el primer experimento en este sentido, sí que demuestra para muchos investigadores que Neuralink está siguiendo una secuencia de investigación adecuada, y los resultados actuales proyectan buenas perspectivas para el proyecto de Musk. Además, y a diferencia de pruebas anteriores, esta es la primera interfaz cerebro-máquina inalámbrica, y esto plantea dos importantes ventajas sobre los modelos cableados que se han probado hasta el momento:

  • Las interfaces conectadas por cable son una peligrosa vía, que puede permitir a todo tipo de patógenos llegar desde el exterior hasta el cerebro. La interfaz inalámbrica de Neuralink evita este riesgo que es uno de los que más ha condicionado el desarrollo de este tipo de interfaces.
  • La eliminación de los cables hace más factible el uso de este tipo de tecnología con, por ejemplo, prótesis y otros elementos que puedan facilitar la vida a personas que sufran algunos tipos de discapacidad. Eliminar los cables reduce sustancialmente la complejidad del día a día para las personas que puedan emplear estos sistemas.

Todavía queda, sin duda, mucho camino por delante, pero es indudable que las posibilidades que abre la interfaz cerebro-máquina de Neuralink son incontables y, como decía al principio, podrían ser empleadas para mejorar la calidad de vida de muchas personas. Y con esa perspectiva en la cabeza, no puedo más que desear mucho, mucho éxito, a este proyecto.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído