Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Google exigirá que todos sus empleados se vacunen contra el COVID-19

Publicado

el

vacunas contra el COVID

Las vacunas contra el COVID han salvado miles de vidas. Es una aseveración con base científica y estadística sin contestación posible por mucho que los ruidosos conspiranóicos sigan inundando las redes sociales con todo tipo de teorías disparatadas donde las medias verdades, los casos minoritarios que se presentan como generales y las mentiras directas más vergonzantes se suman en la búsqueda de la desinformación.

Para entender los efectos de las vacunas solo hay que leer la espectacular bajada de los datos de fallecidos en países como España donde el programa de vacunación avanza a buen ritmo, comprobar la bajada de la gravedad en los pronósticos de ingresados en hospitales o la bajísima mortalidad actual de los pacientes que pasan a las UCIs. O darse una vuelta por las residencias de ancianos para comprobar el cambio desde los peores momentos de la pandemia en 2020 donde tuvimos que llorar la muerte de nuestros padres/abuelos sin darles si quiere un entierro decente.

Por supuesto, los vacunados también hemos tenido nuestros temores sobre posibles reacciones adversas de estas vacunas en el organismo (que las tienen como cualquier otro medicamento que te tomes) y algunos hemos pasado diversos síntomas tras ellas, pero los casos graves o fallecimientos han sido absolutamente minoritarios del 0,0001% o inferior.

Con datos actualizados a esta semana, las dosis administradas superan los 3.970 millones de inyecciones y ya están vacunadas con al menos una dosis el 27% de la población mundial, según los datos de Our World in Data. Eso sí, con una gran diferencia entre continentes y países que convendría atender porque la pandemia (y la lucha contra ella) es mundial. Y moralmente inaceptable que países menos desarrollados se queden fuera de esta inmunización.

En resumen (y en mi opinión, porque es difícil dejarla fuera en estos temas), las vacunas contra el COVID están cerrando la emergencia sanitaria y económica mundial más grave de este siglo, después de una carrera contra el reloj y un esfuerzo planetario sin precedente en investigación y desarrollo de este tipo de medicamentos. Y decimos todo esto para valorar una información importante que llega de Google y que pretende atajar lo que llaman «la pandemia de los no vacunados».

vacunas contra el COVID

Vacunas contra el COVID: obligatorias en Google

En un correo electrónico enviado a los más de 130.000 empleados de Google en todo el mundo, el director ejecutivo Sundar Pichai ha anunciado los planes de la compañía para el regreso a las oficinas físicas a partir del 18 de octubre. Una estrategia que ya han planteado otros como Apple, pero con modelos de trabajo híbridos para un mundo nuevo que deje atrás la COVID-19 donde el teletrabajo (obligatorio durante los últimos 15 meses) seguirá teniendo una gran relevancia.

La gran novedad del anuncio es que Google se ha convertido en la primera gran tecnológica que obligará a vacunarse todos los empleados que tengan que acudir a las oficinas físicas. El requisito se impondrá primero en la sede de Google en Mountain View, California, y en otras oficinas de EE. UU., antes de extenderse a los más de 40 países en los que opera Google.

El mandato de vacunación de Google se ajustará para cumplir con las leyes y regulaciones de cada ubicación, escribió Pichai, y se harán excepciones por razones médicas y otras razones «protegidas». «Vacunarnos es una de las formas más importantes de mantenernos a nosotros mismos y a nuestras comunidades saludables en los próximos meses”, explicó el responsable ejecutivo de Google.

Varias agencias gubernamentales ya han anunciado medidas para que todos sus empleados sean vacunados obligatoriamente, pero el mundo empresarial hasta ahora ha estado adoptando un enfoque más mesurado, a pesar de que la mayoría de los abogados en Estados Unidos creen que estas medidas son legales, una vez que la Administración de Alimentos y Medicamentos del país ha aprobado las vacunas bajo una orden de emergencia.

La opinión mayoritaria entre los sanitarios es clara: «Esto es lo que hay que hacer, porque de lo contrario ponemos en peligro a los trabajadores y sus familias», declaró la Dra. Leana Wen, profesora de salud pública en la Universidad George Washington y ex comisionada de salud de la ciudad de Baltimore. «No es justo que se espere que los trabajadores regresen a las oficinas y se sienten hombro con hombro con personas no vacunadas que podrían ser portadoras de un virus potencialmente mortal». Debido a que los niños menores de 12 años no son actualmente elegibles para vacunarse, «los padres podrían llevarles el virus a casa desde la oficina si están cerca de colegas no vacunados», aseguró.

Otras empresas como las aerolíneas Delta y United exigen que los nuevos empleados muestren un comprobante de vacunación, mientras que otras como Goldman Sachs y Morgan Stanley exigen que sus empleados revelen su estado de vacunación, pero no exigen (de momento) que los empleados estén vacunados. Todo apunta que esto va a cambiar en el futuro y las medidas obligatorias se van a ir imponiendo. Veremos cuál es la respuesta al anuncio de Google.

¿Vacunación obligatoria en EE.UU?

La decisión de Google se produce inmediatamente después de medidas similares que afectan a cientos de miles de trabajadores gubernamentales en los estados de California y Nueva York como parte de las medidas intensificadas para combatir la variante delta. El mismo presidente Joe Biden está considerando obligar a todos los trabajadores del gobierno federal a vacunarse. Y el tema es serio, porque la falta de respuesta equivaldrá a medidas disciplinarias o al despido.

El rápido aumento de casos durante el último mes ha llevado a más funcionarios de salud pública a instar a los gobernantes a establecer medidas más estrictas para ayudar a superar el escepticismo y la desinformación sobre las vacunas, un programa que en EE.UU ha recibido un bajón importante.

En Europa, los programas de vacunación se siguen desarrollando a buen ritmo y hay menos personas que se han negado a vacunarse. Aunque no tenemos noticias de medidas tan generales y extremas como las de EE.UU, países como Francia o Italia han restringido el acceso a algunas actividades para los que no estén vacunados y hayan podido hacerlo. Cada vez hay más voces que reclaman que el Certificado Digital Verde, el «pasaporte sanitario» propuesto por la Comisión Europea se convierta en algo más que un documento voluntario para ejercer el derecho a la libre circulación.

Medida controvertida la de la vacunación obligatoria, no cabe duda, y cuestiones legales resolver. En mi humilde opinión, la apuesta debería haber sido por una potente campaña de educación pública/sanitaria para mostrar los beneficios de los programas de vacunación y la falta de alternativas para salir de la pandemia. Y no tener que obligar a vacunarse a nadie, pero las medidas ya están ahí y se están estudiando por todos los gobiernos del mundo.

Te toca opinar ¿Qué te parece la decisión de Google? ¿Crees que hay que obligar a vacunarse? ¿Es legal aún en una emergencia sanitaria global? ¿Es la única manera para superar la pandemia de los no vacunados y terminar con esta crisis? ¿Hay otras alternativas?

Lo más leído