Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

USB-C, finalmente cargador único en Europa

Publicado

el

USB-C, finalmente cargador único en Europa

La (larga) espera ha termidado, tras un proceso que ha llevado años, Consejo Europeo y Parlamento Europeo han terminado de poner los puntos sobre las ies y USB-C se convierte, de este modo, en el puerto de caarga que deberán emplear todos los dispositivos en el espacio común europeo. Una regulación largamente esperada, y que redundará en una importante mejora tanto para los ciudadanos como para el medio ambiente.

El acuerdo ha sido comunicado a través de la web de noticias del Parlamento Europeo, y en dicha comunicación se informa también del plazo que se concede a los fabricantes tecnológicos para que, a la llegada de la fecha tope, todos los dispositivos que mantengan a la venta en la Unión Europea empleen USB-C como puerto de carga. O, mejor dicho, las fechas, puesto que se han establecido diferentes plazos en función del tipo de dispositivo.

De manera más concreta, esto es lo que podemos leer en la web del Parlamento Europeo:

«Según las nuevas reglas, los consumidores ya no necesitarán un dispositivo de carga y un cable diferentes cada vez que compren un nuevo dispositivo, y podrán usar un solo cargador para todos sus dispositivos electrónicos portátiles pequeños y medianos. Los teléfonos móviles, tabletas, lectores electrónicos, auriculares, cámaras digitales, auriculares y cascos, las consolas de videojuegos portátiles y los altavoces portátiles que sean recargables a través de un cable deberán estar equipados con un puerto USB tipo C, independientemente de su fabricante. Los ordenadores portátiles también deberán adaptarse a los requisitos a los 40 meses de la entrada en vigor.«

USB-C, finalmente cargador único en Europa

Así, como puedes comprobar, USB-C se estandariza como puerto de carga no solo para los smartphones, que era el cambio más esperado. Tablets, eReader, auriculares, cámaras digitales (entendemos que tanto fotográficas como de vídeo), auriculares, consolas portátiles y altavoces también tendrán que emplear, necesariamente, USB-C para la carga de sus baterías. Ojo, eso sí, aquí es importante aclarar que se habla de puerto de carga, no de alimentación, de lo que podemos deducir que los pequeños y medianos dispositivos electrónicos sin batería, y por lo tanto sin autonomía, podrán seguir empleando el puerto de carga que prefieran sus fabricantes.

Todavía no se ha producido la aprobación formal, si bien en este caso ya hablamos de un trámite que se sabe con seguridad que saldrá adelante. Este tendrá lugar tras el receso veraniego de las instituciones, y tras el mismo se publicará en el Diario Oficial de la Unión Europea, trámite similar a la publicación en el BOE en España. A fecha de su publicación, entrará en vigor 20 días después, y sus disposiciones serán de aplicación obligatoria 24 meses después. Así, podemos esperar la aprobación y publicación a mitades-finales de septiembre, que el reloj empiece a contar en octubre y, por lo tanto, que USB-C sea el cargador universal en Europa a partir de otoño de 2024.

Es cierto que, así visto, puede parecer un plazo excesivo, pero debemos pensar que los plazos con los que trabajan muchas empresas del sector tecnológico son, como mínimo, de un año, y en no pocos casos de incluso más. Con esta moratoria de 24 meses, Europa facilita a las tecnológicas que adapten los diseños que verán la luz a partir del segundo semestre de 2024 a esta nueva norma. Los dos años de plazo son un margen común. Ahora lo vemos con la implantación de USB-C como puerto de carga, pero también es el plazo que se concedió, en su momento, para la adaptación a la GDPR.

USB-C, finalmente cargador único en Europa

La nueva norma no solo regula que USB-C sea el puerto de carga universal en Europa, también pone el foco en los sistemas de carga rápida, con el fin de establecer una velocidad común. De este modo, y al igual que ocurrirá con los cargadores convencionales, también los de carga rápida deberían poder ser utilizados con dispositivos de distintos fabricantes. Esta medida puede lastrar la evolución de las tecnologías de carga rápida pero, por otra parte, también contribuir decisivamente a su implantación.

Esta norma no nos pilla por sorpresa, hace poco más de un mes ya te contábamos que las gestiones estaban muy avanzadas, y resultaba evidente que Parlamento y Comisión querían dejar este asunto cerrado este mismo año. En realidad, los planes originales eran haber completado este trámite y haber instaurado USB-C como puerto de carga único el año 2020, pero finalmente se vio retrasado como consecuencia de la pandemia.

Ahora, claro, todos los ojos miran hacia Cupertino y su numantina defensa del puerto Lightning. Apple todavía podrá emplear su puerto, en vez de USB-C, con iPhone 14 y iPhone 15. Sin embargo, todos los smartphones (y resto de dispositivos, claro) que pretenda mantener a la venta en otoño de 2024, necesariamente tendrán que haber dado ya el salto a USB-C. A no ser, claro, que opten por la drástica medida de ofrecer solo carga inalámbrica, y que el puerto Lightning pase a emplearse exclusivamente para datos. Parece un poco extremo, pero no olvidemos que estamos hablando de Apple.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído