Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Apple podría hacer negocio con el salto a USB-C

Publicado

el

Apple podría hacer negocio con el salto a USB-C

Llevamos años a vueltas sobre las razones, o la falta de ellas, por las que Apple no termina de dar el salto a USB-C. Y es cualquier argumento que la compañía haya podido esgrimir en el pasado para defender las bondades de su propio sistema frente a este estándar quedan un tanto en entredicho en el momento en el que los de Cupertino deciden prescindir del puerto Lightning en prácticamente todos los modelos de iPad. Sí USB-C es bueno para las tablets, ¿por qué no lo es también para los smartphones y para los auriculares?

En cualquier caso, esta conversación/discusión tiene fecha de caducidad, dentro de poco más de dos años. Y es que, como te contamos hace ya un par de meses, el cargador único está a punto de convertirse en una realidad en Europa. Ya solo quedan los formalismos finales, que se espera que tengan lugar entre septiembre y octubre, y luego el plazo de dos años, que se concederá a los fabricantes para que se adapten a esta nueva norma. A partir de ese momento, ni los  iPhone ni los AirPods podrán seguir empleando Lightning como puerto de carga.

Aunque esta norma afecta a todos los fabricantes de este tipo de dispositivos, lo cierto es que la gran mayoría de ellos ya adoptaron USB-C en el pasado, por lo que no tendrán que preocuparse por nada. Así, casi podría decirse que, en lo referido a los smartphones, la Unión Europea ha creado esta regulación pensando específicamente en Apple y en el iPhone. Quizá en el mercado de los dumbphones todavía se puedan encontrar puertos de carga distintos, pero en el ecosistema de los smartphones, la presencia de USB-C es prácticamente universal.

Esto ya nos hizo preguntarnos cómo respondería Apple a este desafío normativo, y lo cierto es que no tiene demasiadas opciones. La primera, y sin duda más lógica, sería asumir el nuevo estándar y, en consecuencia, sustituir el puerto Lightning por un USB-C en los iPhone y en los AirPods. Sería lo más lógico, digo, pero eso no significa, necesariamente, que vaya a ser la opción elegida por Apple. Y menos aún si hay otra que puede resultar más rentable.

Apple podría hacer negocio con el salto a USB-C

Ya viene sonando, desde hace mucho tiempo, la posibilidad de que Apple decida eliminar el puerto de carga y datos del iPhone, convirtiéndolo de este modo en un dispositivo 100% inalámbrico, con carga por inducción. Y según podemos leer en ZDNet, el popular y generalmente acertado analista Ming-Chi Kuo, es posible que Apple decida demorar al máximo la implantación de USB-C. En el caso de los AirPods para, llegado el momento, que probablemente sería 2024, sacar a la venta estuches de carga con capacidad USB-C para todos los modelos de AirPods,, incluso los presentados y lanzados en 2023.

¿Y qué pasa con el iPhone? Pues peor y más rentable aún. Optar exclusivamente por la carga inalámbrica, incluso si el teléfono se vende con un cargador de este tipo, podría ir asociado a la venta de cargadores para distintos contextos, como para equiparlos en los coches (en los que la carga mediante cable todavía es muy común), modelos especiales para viaje, etcétera.

Eludir y/o retrasar la adopción de USB-C sería, sin duda, una medida negativa para los usuarios, pero si los análisis y las previsiones de mercado apuntan a que este modelo puede ser más rentable, no podemos descartar que finalmente sea el camino tomado por Apple. Esperemos que no, pero todavía tardaremos un tiempo en averiguarlo.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído