La crisis llega a la tecnología

La crisis llega a la tecnología
30 de septiembre, 2008

La crisis financiera va a afectar al sector tecnológico después de todo. A pesar de mensajes optimistas y el buen comportamiento de algunas empresas, parece que los problemas serios llegarán en 2009. Pero ¿de qué forma? Según algunos expertos las inversiones en I+D se verán reducidas a medida que las empresas empiecen a no alcanzar los resultados previstos a final de año, además se prevén sonados despidos y adquisiciones.

Steve Ballmer lo acaba de decir en Oslo hablando de la crisis financiera: "Pienso que es necesario darse cuenta que ninguna empresa es inmune a estos problemas" y los principales analistas están de acuerdo, la crisis afectará a las compañías tecnológicas, que empezarán a notar la resaca a finales de este año pero que se enfrentarán a los verdaderos problemas en 2009.

Y es que el dinero es necesario para todos. Como dice Ballmer, por un lado el problema financiero hace que los consumidores cambien sus prioridades y aunque la tecnología ocupa un lugar mucho más importante que hace unos años, su consumo se verá afectado al haber menos gasto. Por otro lado las empresas de tecnología necesitan apoyo financiero para producir, pero sobre todo para introducir combustible en sus laboratorios, para impulsar los departamentos de investigación y desarrollo. Pero como ocurre con los consumidores, las empresas tendrán que reordenar sus prioridades y ya hemos visto en otras ocasiones cómo la primera víctima suele ser la investigación. El desarrollo de propuestas como el "Cloud Computing" puede verse frenado sin la financiación necesaria. Eso a pesar de que los analistas ven precisamente en la innovación una de las posibles salidas para la crisis.

Por supuesto la crisis no va a afectar a todos por igual, se espera que las pequeñas empresas con propuestas audaces en lo que respecta a la innovación serán las que más sufran. Parece que los pesos pesados como IBM, HP o Microsoft notarán menos el golpe, pero se verán obligados a realizar ajustes en sus áreas menos productivas. Otros afectados serán los que están a la base de la maquinaria tecnológica, los fabricantes de semiconductores. En un informe de la consultora Gartner, realizado en agosto, antes de los últimos seismos de la bolsa y del sistema financiero de los Estados Unidos, ya se apuntaban síntomas de desaceleración en el sector y se afirmaba que la industria del silicio entraría probablemente en un momento crítico y no saldría de él hasta la segunda mitad de 2009.

Algunas empresa tecnológicas ya están notando en la bolsa el recelo de los inversores. Quizás el retroceso más espectacular ha sido el de Apple, una empresa con buena salud en cuanto a venta de productos y renovación tecnológica pero que ha visto cómo sus acciones caían más del 16 por ciento. La salida de la crisis dependerá de que las empresas sepan optimizar sus recursos y realizar las inversiones adecuadas en investigación. Está claro que la maquinaria no se puede parar, pero se impondrá una mayor cautela.

Una de las consecuencias que puede traer cola es la de las adquisiciones por parte de empresas más saneadas desde el punto de vista financiero. Algo que puede favorecer movimientos como el que prepara Microsoft para intentar absorber, una vez más, a Yahoo! tal y como comentábamos ayer. Toda una oportunidad, también, para las empresas chinas, y otras economías que no se hayan visto tan afectadas por los problemas financieros de Estados Unidos. Lenovo, sin ir más lejos, ya ha anunciado que está estudiando el mercado para realizar una adquisición importante. En su momento ya adquirió la rama de fabricación de ordenadores personales a IBM, alcanzando así el cuarto puesto mundial en fabricación de PCs. Actualmente se rumorea que podría ser Siemens la que se desprendiera de Fujitsu Siemens a favor de Lenovo.

En cualquier caso 2009 va a ser un año de cambios profundos en el sector y de oportunidades para los que se sepan mover mejor en el escenario al que nos vamos a enfrentar.

  • Share This