GIGABYTE GA-MA785GT-UD3H

GIGABYTE GA-MA785GT-UD3H
27 de marzo, 2010

Si deseas utilizar un procesador de la compañía AMD, la mejor opción en lo que a socket se refiere es el AM3, ya que es el que ofrece la mejor compatibilidad posible con los nuevos modelos, como por ejemplo Athlon II y Phenom II. La placa de GIGABYTE que hemos analizado lo incluye y el chipset incluido para gestionar el funcionamiento interno del componente es 785G, también de AMD. Es decir, que la compatibilidad y estabilidad están asegurados.

Ya no es una gran novedad la inclusión de una tarjeta gráfica integrada en la placa base, pero no deja de ser destacable cuando tiene ciertas prestaciones. Concrétamente, la añadida en el interior de este producto es una ATI -empresa propiedad de AMD- HD4200. Esta ofrece un buen funcionamiento con la mayoría de software, como por ejemplo los reproductores multimedia, pero con los juegos su rendimiento es muy reducido. Un ejemplo de ello es que en las pruebas con títulos como Resident Evil 5 o Doom 3, la cantidad de frames por segundo no superó en ningún momento los 16 FPS.

Eso sí, para aquellos que quieran disfrutar de los títulos más actuales se incluyen dos ranuras PCI Express -una a 16x y otra a 4x- con compatibilidad con CrossFire, lo que permite la instalación de dos adaptadores en paralelo que exprimen al máximo las posibilidades de los títulos antes citados (el adaptador incluido en placa en este caso se puede desactivar por BIOS).

Una de las virtudes que se le deben exigir a las placas base actuales es comodidad a la hora de instalar componentes. Este apartado está bien trabajado por parte de Gigabyte, especialmente a la hora de montar el procesador. Esto se debe a lo bien situado que se encuentra el socket y que apenas hay componente a su alrededor que impida manipular la CPU y el disipador. Pero todo no puede ser perfecto, y encontramos aquí un detalle a tener en cuenta: los puertos USB internos están intercalados con los zócalos en los que se instalan las tarjetas de expansión, por lo que puede resultar algo incómodo el trabajo con ellos.

Como no puede ser de otra forma, en el interior de la placa base se encuentran una buena cantidad de componentes que convierten a este dispositivo es un verdadero centro multimedia si se instala procesador, memoria y disco duro. Además de la salida de vídeo HDMI compatible con sonido envolvente, también existe una tarjeta de sonido Realtek AL889A compatible con 8.1 y una tarjeta de red de las misma marca 8111C que es capaz de trabajar hasta velocidades de 1 Gb. Por cierto, también existen una buena cantidad de puertos SATA, nada menos que seis que ofrecen una excelente tasa de transferencia a la hora de trabajar con datos (nada manos que 2 Gb/s sostenidos, lo que no está nada mal para ser una versión SATA II).

Es destacable en esta placa base su compatibilidad con DualBIOS, lo que previene de problemas a la hora de actualizaciones, y Ultra Durable 3, tecnología de fabricación con la que se recubre las conexiones de alimentación y toma de tierra con capas de cobre para prevenir problemas de tensión eléctrica y temperatura. En la versión 3 se utiliza 56,70 gramos (el doble que en la anterior).

Conclusiones

Esta placa base aglutina todo lo necesario para sacar partido a los procesadores de AMD. Todo ello con un precio muy competitivo, por lo que cualquier usuario puede adquirirla. Destacan especialmente la inclusión de una tarjeta gráfica en la propia placa que incluye salida HDMI pero que con los juegos se queda corta y, también, las excelentes posibilidades de forzado (que, además, se realizan sin complicación alguna).

  • Share This