Web Analytics
Conecta con nosotros
Jaguar XF 2.2 D, británica primera clase 36 Jaguar XF 2.2 D, británica primera clase 38

Análisis

Jaguar XF 2.2 D, británica primera clase

Publicado el

El lujo es un concepto que tiene nacionalidades, a veces sutiles variaciones que identifican con claridad el objeto de esa calidad a veces tan subjetiva. Y el caso de los automóviles es paradigmático: un coche de lujo italiano no tiene los mismos elementos que un coche de lujo alemán… o uno inglés. Hablan distintos idiomas, aunque la sensación al sentarse en cualquiera de ellos es la misma: somos especiales, somos los protagonistas de la sinfonía de elementos que transmiten ese efecto tan costoso de transmitir.

En nuestro caso hemos probado un modelo de automóvil del fabricante británico de coches Jaguar, uno de los exponentes del lujo inglés que lleva nada menos que 93 años transmitiendo en sus coches el lujo de las islas en obras tan emblemáticas como la serie Mark o el emblemático Tipo E. No se trata de un lujo birtánico como el que pueda plasmar Rolls Royce con sus imponentes modelos, porque Jaguar no entiende el lujo sin la deportividad, esa pizca de menta en el chocolate más exclusivo.

Jaguar-03

Ficha técnica

En el Jaguar XF MY2015 que tuvimos la ocasión de probar esa pizca de menta se nota justo al comenzar a masticar, al primer vistazo. Una carrocería de casi cinco metros de un color verde muy británico que a pesar de su tamaño los diseñadores de Jaguar han conseguido moldear un felino que transmite deportividad y fluidez. Unas líneas que los seguidores de la marca saben apreciar al igual que lo hacen con la calidad del interior, como veremos más adelante.

El XF no tiene un frontal especialmente agresivo, pero sí lo suficiente como para no pasar desapercibido. En la última actualización del modelo se incorporaron luces led en forma de J (muy oportuno) que subrayan las líneas decididas de una parte delantera que le otorga una fuerte personalidad rodeando al radiador frontal que luce el emblema. La toma de aire de los laterales, unas llantas de 18 pulgadas multirradio, unos grupos ópticos traseros afilados completan las estimulantes primeras impresiones.

Jaguar-05

Pero a pesar de las espectaculares primeras impresiones, es en el interior en el que Jaguar se juega la baza del lujo y la verdad es que no decepciona… no del todo. Los materiales escogidos para la mayoría de las superficies y los acabados del coche son de altísima calidad, sobre todo en este modelo Premium Luxury al que además se le ha añadido la opción Soft Grain Sports Interior Package.

Pasar la mano sobre los asientos, deslizar los dedos sobre las inserciones de madera, comprobar las costuras del volante y los asientos… siempre que evitemos tropezar con algunos elementos de plástico (que igual se podrían haber evitado) la sensación de lujo es literalmente palpable. Incluso el tapizado del techo transmite esa sensación de lujo tan británico, como apuntábamos al principio, propia de los más exclusivos clubs privados londinenses.

Jaguar-18

Los asientos delanteros, con todas las regulaciones eléctricas imaginables, envuelven perfectamente al conductor. Del acompañante nos separa una gran isla donde se colocan dos compartimentos portaobjetos, diversos botones y el selector del cambio… un momento ¿cómo uso el selector del cambio? Esa es una de las sorpresas del XF. Al sentarnos en el coche y pulsar el botón de arranque el interior cobra vida y reconoce a «su amo»: las boquetas de aireación se abrirán automáticamente y el selector del cambio emergerá de la mencionada isla.

Un ingrediente de exclusividad que no desagrada pero que tiene algunos inconvenientes prácticos. Por ejemplo no podemos utilizar la palanca (porque no existe) para subir o bajar manualmente las ocho marchas del excelente cambio automático que tenemos a nuestra disposición. Para poder hacerlo tendremos que utilizar las levas del volante (no especialmente cómodas) después de haber puesto el selector en «sport» pulsando y girando el selector central.

Jaguar-12

Parece como si en Jaguar hubieran querido desanimar a quien prefiera un tipo de conducción manual. Hay que decir que como hemos mencionado el cambio automático funciona de maravilla y contribuye de forma excepcional al confort de marcha, pero la falta de los elementos mencionados restan en alguna medida cierta deportividad. Eso sí, no se puede negar la originalidad de un sistema que no recordamos haber visto en otros vehículos de esta clase.

Siguiendo con el interior, a continuación del selector del cambio la isla remonta sobre el frontal el panel de instrumentos central coronado por un monitor de siete pulgadas que lucirá el Jaguar hasta que no activemos el sistema de información y entretenimiento. En la parte derecha (un poco lejos del conductor) una guantera que se abre mediante un sensor en la parte inferior, un sistema que no ha dado fallos en nuestras pruebas pero que no hubiera pasado nada si hubiese sido mecánico.

Un coche para chófer

Las plazas traseras transmiten el mismo lujo y confort británico que las delanteras. Pueden encontrar acomodo sin ningún problema tres adultos incluso de cierta estatura sin que sufra el espacio para las piernas. Tampoco penalizan demasiado el reposabrazos central, bien acolchado, o el túnel de la transmisión, inconveniente muy generalizado para los sufridos pasajeros centrales en otras berlinas. La posición de viaje es cómoda, los reposacabezas también… un buen coche para tener chófer, desde luego.

Jaguar-15

En lo que respecta al maletero los 540 litros que ofrece el XF son más que suficientes para las maletas, aunque el interior del mismo no sea regular por culpa de los pasos de rueda y el acceso tenga la dificultad de tener que superar la elevación de la parte frontal del cierre del maletero. En lo que sí destaca es en profundidad, cosa que hay que tener muy en cuenta a la hora de gestionar la carga (y para no dejar olvidado nada al fondo).

Infoentretenimiento, asignatura pendiente

En definitiva aparte de algunos detalles el interior es una de las bazas más fuertes del Jaguar (y las necesita para justificar su precio). Por eso sorprenden por otro lado las limitaciones del sistema multimedia o algunos pequeños fallos de los sistemas de asistencia a la conducción como veremos más adelante. Lo primero que desentona un poco es la calidad del monitor. Siete pulgadas pueden ser suficientes, aunque otros rivales lucen monitores más grandes, pero la resolución y la calidad del color dejan bastante que desear.

Jaguar-11

El sistema funciona perfectamente como manos libres y permite la reproducción de la música contenida en el teléfono móvil reproducible mediante Bluetooth. También permite la reproducción de audio y vídeo digital desde pendrives conectados en el conector correspondiente del contenedor central del reposabrazos del conductor. Además permite la conexión de audio mediante una entrada auxiliar de sonido.

Sin ambargo ni rastro de opciones como el MirrorLink para utilizar ciertas aplicaciones del móvil desde la pantalla táctil, conexión a internet para completar la información del navegador (por otro lado bastante compenente en sus labores básicas) u otras sofisticaciones ya habituales en otras berlinas de esta categoría. Es algo decepcionante porque por otro lado hay muchos detalles en los que se ha invertido mucho más tiempo y dinero.

Apuntar que para octubre se espera que esté disponible la nueva generación de XF que vendrá equipada con un nuevo sistema de entretenimiento. No creo que en ningún caso un sistema de entretenimiento pueda ser una razón para comprar un coche, pero si es el caso desde luego sería muy recomendable esperar a la nueva generación de este modelo. Por otro lado el sistema de sonido, basado en el trabajo de la empresa Meridian, es excepcional. Muy buena calidad de sonido que junto a la baja sonoridad de rodadura del coche hacen que sea todo un placer escuchar incluso música clásica desde los altavoces del coche.

Jaguar-16

Al volante del Jaguar XF

Al ponerse al volante de este modelo inglés sentimos una personalidad y un comportamiento que por otro lado transmiten otros elementos del coche. No se trata de un felino ágil y nervioso sino de un gran jaguar fuerte y de movimientos lentos y armoniosos. Su motor de 200 caballos se queda algo corto para una conducción deportiva para enlazar curvas frenéticamente en una carretera de montaña reduciendo marchas hasta el límite y saliendo de los virajes con impaciencia.

Otros elementos como la dirección asistida, las suspensiones o el tarado de los frenos están claramente orientados al confort y no a la conducción deportiva. Si nos empeñamos en provocar al felino podremos mantene ritmos altos, pero siempre con la impresión de que se le podría sacar algo más, y no solamente por los 200 caballos que se quedan justos frente a otras versiones con motores de seis cilindros, sino por su propia personalidad. Nada malo, pero hay que tener muy en cuenta qué tenemos entre manos.

Jaguar-07

A pesar de esta aparente parsimonia del XF es más que suficiente para una conducción confortable que nos permita salir sin problemas de situaciones comprometidas, pero sin dar esa sensación de gran reserva de potencia que podemos percibir en otros rivales o en otras motorizaciones de este mismo modelo. El cambio de ocho velocidades de ZF es perfecto para hacer muchos kilómetros sin ningún esfuerzo, viajando siempre en primera clase.

Lo que nos ha sorprendido muy agradablemente del comportamiento en carretera del XF es el consumo., El motor de cuatro cilindros se comporta en este caso de forma impecable y junto con la posibilidad de rodar en séptima y octava velocidad se pueden conseguir medias en carretera incluso por debajo de los seis litros o siete en recorridos mixtos, a lo que contribuye el sistema Start&Stop de excelente funcionamiento. Un detalle muy a tener en cuenta para un coche diseñado para devorar kilómetros.

Sistemas de asistencia a la conducción

De los sistemas de asistencia el que más útil puede resultar para un coche rutero como el XF es sin duda el control de crucero adaptativo. Con un cambio más que competente, un motor silencioso y suave y una cabina de primera clase no queremos interrumpir nuestro concierto de Bach con la molesta operación de pisar el freno o el acelerador con demasiada frecuencia. Una vez establecida la velocidad de crucero el XF se ocupará de acelerar y frenar cuando encuentre otros vehículos en su camino.

El sistema no funciona del todo mal, pero tiene fallos que hacen que tengamos que estar más atentos de lo que estaríamos con otros rivales. El control de crucero de hecho se muestra muy conservador y detecta por ejemplo como obstáculos otros coches o el guardarail del carril contrario en ciertas curvas. Nada que ni lejanamente pueda resultar peligroso, pero sí que nos puede sacar de vez en cuando de la inmersión en las aflautadas notas de un concierto para órgano reproducido por el excelente sistema de sonido.

Jaguar-02

Algo parecido para con los sensores de ángulo muerto que se encuentran en forma de avisos luminosos en los retrovisores. También se activan en carreteras estrechas y confunden el guardarail u otros elementos de la carretera con vehículos que se encuentran a la derecha. Una vez más, nada comprometido pero sí detalles que merece la pena apuntar para acercarse más a la perfección que transmiten los interiores del modelo de Jaguar que hemos probado.

Por otro lado el sistema de asistencia de apaqrcamiento funciona sin problemas, incluso puede que los sensores que advierten de la proximidad de los obstáculos estén mejor ajustados que el de otros vehículos de similar tamaño que hemos probado. No dispone de sistemas sofisticados como la visión de 360 grados o vista zenital, pero más que suficiente para aparcar un coche del tamaño del Jaguar.

Jaguar-14

Conclusiones

Vamos a desprendernos de una vez de la careta: conducir este Jaguar XF ha sido todo un placer. Hemos rodado por autopista, hemos rodado por carreteras de montaña, hemos conducido por ciudad y en todo momento nos hemos sentido mimados por el coche inglés. Es cierto que no transmite sensaciones fuertes, pero si una tranquilidad y un confort que permite llegar a apreciar como merece sus detalles de lujo y el potente y refinado equipo de música.

Todo esto en un envoltorio realmente impresionante, uno de los aciertos de diseño de Jaguar en su larga historia como veterano fabricante de automóviles con un interior que salvo en algunos detalles hace justicia también a la tradición de interiores de lujo de la marca. Se acostumbra uno rápido a la primera clase, eso sin ninguna duda.

Jaguar-04

Es una verdadera lástima que no se haya cuidado un poco más el aspecto multimedia y de conectividad y por eso, además de por otras novedades que promete, esperamos con impaciencia la oportunidad la nueva generación de XF para la que por otro lado hay muchos listones que han quedado muy altos tal y como los ha dejado la actual generación.

Notas finales

8Nota

Prestaciones6

Diseño9

Consumo8

Confort10

Sistema de infoentretenimiento5

2 comentarios
  • Anonimo

    ¿Y que pinta esto en MuyComputer?

  • En Mc hace tiempo que mantenemos otros apartados que no son de informática pura, coches, ciencia, estilo de vida… que complementan nuestro enfoque editorial principal y que guardan relación con el campo tecnológico. Esperamos que alguno te guste…

    Buena revisión Gustavo. Estupendo ese felino

Lo más leído