Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Diez generaciones de procesadores de AMD que hicieron historia

Publicado el

La firma de Sunnyvale tiene una historia muy rica dentro del mundillo tecnológico y es comprensible, ya que los procesadores de AMD acumulan más de 49 años de existencia, toda una vida que dirían algunos, y casi una “eternidad” en mundo tan complicado y tan cambiante como el de la informática.

En este artículo os invitamos a viajar en el tiempo con nosotros con un enfoque muy especial: descubrir diez generaciones de procesadores de AMD que hicieron historia. No nos vamos a limitar a los modelos más recientes, sino que recorreremos esas casi cinco décadas de duro trabajo que acumula el gigante de Sunnyvale, y elegiremos entre ellos a los que marcaron un verdadero punto de inflexión.

¿Y qué pasa con Intel? puede que alguno de nuestros lectores se lo pregunte. No, no nos hemos olvidado de los de Santa Clara, y tampoco de otros procesadores que hicieron historia:

Un poquito de historia

AMD, siglas de Advanced Micro Devices, fue fundada el 1 de mayo de 1969 por Jerry Sanders, quien contó con el apoyo de siete de sus colegas pertenecientes a la Fairchild Semiconductor. Este ingeniero eléctrico era el director de marketing de Fairchild y decidió dar el paso para buscar nuevas oportunidades de futuro.

En su primera etapa AMD actuó como segundo proveedor de microchips diseñados por Fairchild y National Semiconductor, centrándose en la producción de chips lógicos que ofrecían un estándar de calidad militar acorde a las exigencias de Estados Unidos. En aquella época (finales de los 60) representaba un valor importante, ya que resultaba complicado encontrar microchips fiables.

La compañía intentó impulsar la arquitectura RISC en el mercado de los procesadores de consumo general, un movimiento que dio pie a la serie AMD 29000, pero no tuvo el éxito esperado y acabó centrando su estrategia en los procesadores x86, un sector en el que ya había hecho sus pinitos a finales de los años setenta, cuando firmó un acuerdo de licencias con Intel.

Ese acuerdo tuvo momentos críticos que llegaron a poner contra las cuerdas a AMD, ya que Intel intentó quedarse con “todo el pastel” cuando vio el enorme éxito que tenían los procesadores basados en dicha arquitectura, de hecho no compartió los detalles del 386, una jugada que posteriormente fue considerado como una violación del contrato que ambas suscribieron. Un tribunal dio la razón a AMD, y a Intel no le quedó más remedio que pagar 1.000 millones de dólares a los de Sunnyvale.

Podemos considerar ese momento como el punto de partida de la gran “guerra” que han librado ambos gigantes en el sector de los procesadores, tanto de consumo general como para profesionales. En los años posteriores Intel mantuvo una clara ventaja frente a AMD, pero la compañía que hoy dirige Lisa Su ha conseguido superar al gigante del chip en más de una ocasión, algo muy meritorio ya que no cuenta ni de lejos con los mismos recursos que el gigante de Santa Clara.

1.-AM9080

Fue un clon del 8086 de Intel desarrollado mediante ingeniería inversa. Al igual que aquél era un chip de 8 bits, funcionaba a 2 MHz y tenía un coste de fabricación de unos 50 centavos de dólar, aproximadamente.

Cada oblea de silicio daba unos 100 chips, que una vez terminados eran vendidos en el mercado militar con un precio aproximado de 700 dólares por unidad. Sí, un negocio redondo.

Este procesador marcó la primera aventura de AMD con la arquitectura x86 y el nacimiento del primer acuerdo de licencia con Intel.

2.-AM386

Esta generación de procesadores de AMD se considera como clónica del 386 de Intel, lo que significa que estamos ante un procesador de 32 bits que comparte la misma base que aquél, pero con una particularidad, y es que este chip de AMD logró superarlo en rendimiento gracias a su mayor frecuencia de trabajo (33 MHz frente a 40 MHz).

Fue la primera gran victoria de AMD frente a Intel, y no sólo por el tema del rendimiento. Este procesador llegó al mercado gracias a una decisión judicial que extendió la licencia x86 firmada con el gigante del chip a futuros diseños. Sin esta victoria dicha licencia se habría limitado (como pretendía Intel) a los 286, y AMD no se habría convertido en la empresa que todos conocemos.

Utilizaba la misma plataforma que el 386 de Intel, así que se podía instalar sin problema en las mismas placas base.

3.-AMD K5

Fue la primera generación de procesadores x86 diseñada totalmente por AMD, y la que rivalizó de forma directa con los Pentium de Intel, aunque en términos de arquitectura estaba más cerca del Pentium Pro.

La serie K5 se define como un procesador RISC con una unidad decodificadora x86 que transformaba todos los comandos x86 en comandos RISC. Contaba con cinco unidades de enteros y una FPU integrada y contaba con ejecución especulativa fuera de orden para mejorar el rendimiento.

En general era superior al Pentium, pero su diseño era muy complejo y AMD no pudo producir suficientes unidades dentro de un periodo de tiempo razonable, lo que hizo que esta generación acabara siendo “un fracaso”. Para que os hagáis una idea se estimaba que un K5 a 100 MHz rendía como un Pentium a 133 MHz.

4.-AMD K6

Una generación de procesadores de AMD que recogió el legado de la anterior y alcanzó las mieles del éxito, aunque con matices. AMD aprendió de sus errores y buscó un diseño más sencillo para no repetir el fiasco de la serie K5.

La arquitectura Nx686 mantiene las bases de la generación anterior, pero como dijimos con un diseño simplificado que permitió a la firma de Sunnyvale cubrir sin problemas el mercado a nivel internacional.

Los procesadores AMD K6 integraban las instrucciones MMX, eran compatibles con el socket 7 (utilizado también por los procesadores Intel) y contaban con una frecuencia que arrancaba en los 166 MHz y llegaba a los 300 MHz. Su rendimiento estaba por encima de los Pentium MMX, pero no superaban a los Pentium II, que tenían una unidad de coma flotante más potente.

5.-AMD K6-III

Como su propio nombre indica fue una vuelta de tuerca sobre la arquitectura K6-II, que a su vez fue una revisión de la arquitectura K6. ¿Por qué hemos elegido esta generación de procesadores? Muy sencillo, porque venían con 256 KB de memoria caché L2 en el encapsulado del procesador.

La memoria caché L2 había estado presente en la placa base, lo que significa que el acceso a ella se hacía a través del FSB. Esto implicaba unas latencias elevadas y reducía significativamente el rendimiento, un detalle que nos ayuda a entender la importancia de su integración en el encapsulado de la CPU.

Mantuvo el socket 7, incorporaba instrucciones MMX y 3D Now! y era capaz de funcionar a un máximo de 550 MHz. Su rendimiento era similar al de los Pentium III a la misma frecuencia, aunque dependían de la configuración de caché L3 integrada en la placa base.

6.-AMD Athlon K7

Fue el inicio de una revolución que culminaría en el procesador que vamos a ver a continuación. Esta generación de procesadores de AMD tuvo un objetivo claro: mejorar el rendimiento de la unidad de coma flotante, que era lo que siempre acababa dando un pico de superioridad a los procesadores Intel.

La serie de procesadores AMD Athlon K7 utilizaba el slot A, que no era compatible a nivel eléctrico con los Pentium III de Intel. Los modelos más avanzados funcionaban a una velocidad de 1 GHz y tenía un diseño tipo tarjeta que permitió a la compañía de Sunnyvale montar una gran cantidad de memoria caché L1 (128 KB) y de caché L2 (512 KB).

Esta arquitectura dio pie al primer procesador en romper la barrera del GHz, que fue considerado además como la CPU x86 más potente del momento.

7.-AMD K8: Athlon 64 

La arquitectura base de la serie Athlon dio muchas alegrías a AMD y a los usuarios, ya que confirmó que había una alternativa real a Intel en el mercado de procesadores de gama alta, y la arquitectura K8 fue la guinda al pastel.

Los Athlon 64 fueron los primeros procesadores de consumo de 64 bits y consiguieron superar a todo lo que tenía Intel en aquél momento en el mercado. La diferencia en términos de rendimiento que marcaban estos nuevos procesadores era tan grande que a pesar de funcionar a una frecuencia relativamente baja rendían al nivel de otros modelos a mayor velocidad. Por ejemplo el Athlon 64 2000+ tenía una frecuencia real de 1 GHz, y el Athlon 64 3000+ corría a 2 GHz.

Una de las mejores generaciones de procesadores que AMD ha lanzado hasta el momento y una demostración clara de que el camino a seguir no era la carrera de los MHz en la que se había embarcado Intel.

8.-AMD Athlon 64 X2

Fue otro puñetazo sobre la mesa por parte del gigante de Sunnyvale. Esta línea de procesadores de AMD mantuvo todo lo que hizo grandes a los Athlon 64 pero introdujo una configuración de dos núcleos que permitía mejorar el rendimiento en multitarea.

Intel ya había trasteado con el multihilo gracias a la tecnología HyperThreading, introducida en los Pentium 4. Aquella permite al núcleo del procesador manejar dos hilos, mientras que los Athlon 64 X2 tenían dos núcleos reales capaces de manejar un hilo cada uno.

Cada núcleo tenía sus propios recursos y en las versiones más potentes llegaron a alcanzar los 3.200 MHz por núcleo.

9.-AMD Jaguar

Estoy seguro de que esta arquitectura os resulta familiar, ya que es la que utilizan las APUs que montan Xbox One y PS4, y también sus versiones potenciadas: PS4 Pro y Xbox One X.

AMD consiguió mejorar el rendimiento de la generación anterior (Bobcat) y crear una arquitectura capaz de ofrecer un rendimiento razonable con un consumo mínimo, lo que convertía a Jaguar en una opción ideal para acompañar a la GPU integrada que daba forma a las APUs utilizadas en dichas consolas.

Esta generación de procesadores de AMD se define por su bajo consumo y también por su bajo IPC, un problema que la firma de Sunnyvale resolvió creando versiones personalizadas con hasta ocho núcleos trabajando a una velocidad máxima de 2,3 GHz (Xbox One X).

10.-AMD Zen

No necesita presentación. Esta generación de procesadores de AMD es sin duda alguna lo mejor que la compañía ha hecho desde la serie Athlon. Con Zen ha podido alcanzar casi por completo a Intel en rendimiento monohilo (IPC), y la ha superado en rendimiento multihilo.

Por si esto fuera poco esta generación también es muy competitiva en términos de consumo y temperaturas, y se comercia a un precio muy atractivo.

En lo personal creo que es la mejor generación de procesadores de AMD que existe hasta el momento. Sí, creo que tienen un peso mayor del que tuvieron en su momento los Athlon 64 y por una razón muy simple: porque han llegado tras el fracaso de Bulldozer, en un momento en el que nadie daba un duro por los procesadores de AMD.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído