Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Wall Street castiga a Apple por miedo a las posibles represalias de China

Publicado el

Estados Unidos ha cumplido con las amenazas que lanzó Donald Trump. El veto a Huawei ha tensado un poco más sus relaciones con China, y también ha complicado la guerra comercial que libran actualmente ambos países.

Seamos realistas, la orden presidencial de Trump es una jugada estratégica que tiene por objetivo mejorar su posición en las negociaciones vinculadas a esa guerra comercial. Dicho de otro modo, Estados Unidos no quiere hundir a Huawei, la está utilizando como «cabeza de turco» para presionar a China, un movimiento que puede parecer acertado, pero lo cierto es que al final podría costarle muy caro.

China está meditando qué medidas tomará para responder a los últimos movimientos del ejecutivo de Trump, y todo parece indicar que Apple podría convertirse en el gran objetivo del gigante asiático. No hablamos por hablar, varios medios chinos han empezado a alentar a los consumidores a emprender un boicot contra la compañía de la manzana, lo que ha generado una marcada inseguridad entre los inversores que ha llevado a Apple a sufrir una caída en el valor de sus acciones que se ha saldado con una pérdida de 18.000 millones de dólares en capitalización de mercado.

Apple y China: cuestiones de mercado, y de producción

Los problemas que puede afrontar el gigante de Cupertino si China decide tomar represalias van más allá del simple boicot. Las ventas del iPhone en dicho país no pasan por su mejor momento y un boicot podría terminar de hundirlas, pero debemos mirar más allá.

China es, a día de hoy, el mayor mercado del mundo en lo que a smartphones se refiere. Su potencial es indiscutible y representa un valor claro para cualquier vendedor de terminales móviles. Si ese boicot se convierte en algo serio y adquiere nivel estatal Apple podría quedar fuera del mismo.

No hace falta pensar mucho para darse cuenta de lo que esto supondría. Ahora mismo la firma que dirige Tim Cook se encuentra en una marcada etapa de transición hacia los servicios para paliar la tendencia a la baja de su producto estrella, el iPhone, cuyas ventas han estado cayendo de forma sostenida durante los últimos meses. Las previsiones para 2019 no eran buenas, y el boicot en China podría empeorarlas.

Con esto claro toca hablar ahora de la producción. China es uno de los países más importantes en todo lo relacionado con la fabricación y el montaje de productos electrónicos, gracias a su alto grado de especialización y también a sus bajos costes.

Ambas claves permiten a empresas como Apple sacar adelante un alto nivel productivo manteniendo unos gastos muy reducidos, lo que se acaba traduciendo en un mayor margen de ingresos. Si China decide tomar medidas este panorama podría cambiar de forma drástica.

¿Cómo podría afectar al iPhone?

Es una buena pregunta, y es fácil de responder. Aunque todavía no hay nada seguro lo más probable sería adoptar medidas que redunden en un incremento de los costes y no un bloqueo como han barajado algunos medios, ya que este podría perjudicar sobremanera a varias empresas chinas, y el aumento de precios no.

Un mayor coste de producción, ya sea por la elevación de los aranceles o por otras medidas, obligaría a Apple a afrontar un encarecimiento del iPhone que debería resolver de dos formas:

  • Absorberlo e intentar recuperarlo a través de otras vías.
  • Repercutirlo al consumidor, lo que acabaría elevando el precio del iPhone.

En ambos casos Apple saldría perdiendo, ya sea por un menor margen de ingresos o por una reducción de las ventas al tener que vender sus terminales a un precio mayor.

Todavía es pronto para anticipar nada, pero todo lo que hemos expuesto en este artículo es una estimación bastante sensata de lo que podría acabar ocurriendo a corto plazo. Si se cumplen estas previsiones la pelota volvería a quedar en el tejado de Donald Trump.

No quiero terminar sin traer algo interesante a colación, aquella noticia en la que os contamos que Donald Trump quería que Apple fabricase todo en Estados Unidos. En su momento fue tildada de locura, pero hoy tiene tanto sentido que prácticamente se ha convertido en una «premonición» de lo que podría llegar a ocurrir si la guerra comercial entre ambos países no termina a corto plazo.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído