Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

El negocio móvil de Huawei (y sus clientes) corren serio riesgo tras el bloqueo de Google, Intel, Qualcomm y otros

Publicado el
negocio móvil de Huawei

El negocio móvil de Huawei (y otros segmentos de mercado) y la suerte futura de sus decenas de millones de clientes corren serio peligro tras conocerse la decisión de Google de suspender sus acuerdos de negocio con Huawei en lo que tendrá una enorme repercusión por el bloqueo al acceso de servicios y apps de Android.

Horas después del anuncio de Reuters respecto al bloqueo de Google a Huawei, se ha conocido que otras compañías como Intel, Qualcomm, Infineon, Broadcom, WD o Micron, están dando el mismo paso. Después de esto, se cree que todas las compañías estadounidenses irán en esa línea (incluyendo a Microsoft) complicando enormemente el futuro de Huawei. Y, repetimos, el de sus usuarios.

Ya decíamos que el bloqueo de Trump a Huawei en plena guerra comercial contra China iba a tener graves consecuencias. La orden ejecutiva emitida por el gobierno federal estadounidense (bajo acusaciones -sin pruebas públicas- de «espionaje» y bajo el argumento de la «seguridad nacional») permite (o mejor ordena) bloquear a Huawei en la venta de sus equipos de telecomunicaciones (u otros productos) a empresas estadounidenses y también impide que la firma china compre componentes y tecnología estadounidense sin una aprobación especial, que hoy por hoy no existe.

Google corta el grifo de Android

Al dictado de lo ordenado por Trump, Google suspenderá los negocios con Huawei que requieran la transferencia de productos y tecnologías de hardware y software, excepto los que estén cubiertos por licencias de código abierto. La decisión tiene gravísimas consecuencias para Huawei y las decenas de millones de usuarios que usan sus smartphones, tablets y wearables en todo el mundo con sistema Android. Y también, muy importante, para el futuro despliegue del 5G.

Huawei perderá de inmediato el acceso a las actualizaciones del sistema operativo Android y los nuevos teléfonos inteligentes que se vendan fuera de China también perderán el acceso a las miles de aplicaciones y juegos de Google Play Store, así como otros de Google Services, incluyendo Gmail o Search.

Huawei continuará teniendo acceso a la versión del sistema operativo Android disponible a través de la licencia de código abierto que está abierta a cualquier persona que desee usarla, pero Google dejará de proporcionar soporte técnico y colaboración para sus propios servicios y los que presta a través de Android. 

No sabemos si una vez que los terminales estén en manos de los usuarios éstos podrán instalar Google Services, Play Store y las aplicaciones que estimen conveniente (o utilizar ROMs alternativas), pero sin duda es un varapalo tremendo para el negocio móvil de Huawei, el que más ha crecido en ventas en los dos últimos años hasta llegar a superar a la misma Apple y acercarse a la primera posición que sigue ocupando Samsung.

Teniendo en cuenta que Android es Google, que no hay ningún sistema operativo móvil actual a emplear y que es impensable que Huawei pueda desarrollar un sistema operativo propio y apps a corto plazo, la situación es crítica. La mitad del negocio de la Huawei actual depende de la venta de smartphones.

Otros vetos – Servidores, redes, 5G, PCs en peligro

El bloqueo de Google ha sido el primero y el más grave, pero no el único y todo apunta a que las grandes tecnológicas estadounidenses seguirán el mismo camino. The Verge cita a Intel y Qualcomm, y Bloomberg lo amplía a WD, Micron, Broadcom e incluso al fabricante alemán Infineon.

Procesadores, chipsets, memorias, almacenamiento…. Huawei tiene su propio departamento de suministro de chips con HiSilicon y podría cubrir el apartado de la movilidad, pero sin los nombrados, el negocio de la compañía en otros segmentos se complica extraordinariamente en un efecto dominó en la industria global de semiconductores.

Intel es el principal suministrador de procesadores para servidores de Huawei, mientras que Xilinx vende chips programables utilizados en redes y otras compañías que lo vetarán como Broadcom, suministra chips de conmutación, otro componente clave en algunos tipos de redes.

Lo mismo podemos decir del negocio del PC, donde la compañía está intentando entrar con sus Matebook, que emplean procesadores Intel. No sabemos la estrategia de Microsoft, ARM o AMD, pero es prácticamente seguro un veto similar que dejaría a la compañía sin Windows y sin procesadores para PCs.

Y qué decir del 5G. Huawei es una de las compañías clave para el despliegue de la nueva generación de redes en todo el mundo, por su capacidad tecnológica y posición en el segmento de redes. Algunos analistas creen que las nuevas redes son precisamente una de las claves de la guerra comercial.

televisor 5G

Huawei dijo que «estaba preparado» para este bloqueo, pero solo podrá hacerlo durante un tiempo determinado sin todos estos componentes clave. Teniendo en cuenta que Huawei está siendo utilizada por Trump para su guerra comercial contra China, sus ejecutivos piensan que podrán retomar su negocio si Estados Unidos y China firman un acuerdo comercial.

Falta la respuesta de China. Hasta ahora, el gigante asiático ha estado bastante comedido teniendo en cuenta su tipo de gobierno, salvo calificar de «sabotaje industrial» al utilizar la seguridad del estado “como un pretexto para suprimir empresas extranjeras” el bloqueo de Trump a Huawei.

Pero aumentó aranceles y amenazó con acciones de represalia y es seguro que si el veto a Huawei continúa, Google, Intel, Qualcomm y otras tecnológicas estadounidenses no lo van a tener nada sencillo para mantener su negocio en China, el mayor mercado del planeta.

Mientras tanto, Huawei insiste que no ejerce ningún tipo de campaña de espionaje ni de recopilación de datos de países extranjeros, y ha desmentido cualquier tipo de vinculación con el gobierno chino que pueda estar asociada a este tipo de prácticas. También ha anunciado que está dispuesta a firmar acuerdos de no espionaje y sin condiciones con los gobiernos.

A pocos escapa que el ataque de Trump es político y comercial usando a Huawei contra China, pero repercutiendo en todo el comercio mundial. Ya se anunciaron pérdidas de al menos un 5% de los ingresos para las propias compañías tecnológicas estadounidenses y los consumidores terminaremos pagando el pato de todo este caso. Ya comentamos como el precio de los productos tecnológicos subirá a corto plazo complicando la recuperación del segmento del PC o ahondando en el frenazo en la venta de smartphones.

En cuanto a los clientes móviles de Huawei que usan Android, el veto de Google es mortal si termina dejando a los terminales sin actualizaciones de seguridad, acceso a servicios Google y apps Android. Siempre y cuando no se produzca un acuerdo entre Estados Unidos y China para acabar con la actual guerra comercial por el que apostamos por el bien de todos. Seguiremos toda la información que llegue del caso y actualizaremos la información.

Actualización 1

Google ha publicado un mensaje en Twitter donde matiza la información original de Reuters. «Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las medidas de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes».

Sería esperable (y deseable) una comunicación más extensa que aclare en profundidad la posición de Google respecto a Huawei. Si los terminales existentes podrán actualizarse en el futuro y si tendrán acceso a la tienda de aplicaciones y servicios Google. También la posición de Google frente a los nuevos smartphones de Huawei a comercializar y las garantías (o no) de actualizaciones de seguridad, del sistema, servicios y apps.

Actualización 2

En relación a la noticia acerca de la decisión de Google, Huawei ha compartido en nota de prensa la postura oficial de la compañía:

  • «Huawei ha contribuido considerablemente al desarrollo y crecimiento de Android alrededor del mundo. Como partner clave de Android, hemos trabajado conjuntamente con la plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a la industria como a los usuarios.
  • Huawei seguirá proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios postventa a todos los smartphones, tabletas y dispositivos Huawei y Honor, tanto a los que ya se hayan vendido como a los que siguen estando en stock en todo el mundo.
  • Seguiremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo».

Al igual que la comunicación de Google, nos falta información. Todo el asunto ha ido muy rápido y suponemos la obtendremos más adelante. ¿Los terminales existentes podrán acceder normalmente a las apps de Google Play. Se podrán actualizar. Y el propio sistema operativo y actualizaciones de seguridad? ¿Seguirá el acceso a los servicios de Google? ¿Y qué ocurre con los próximos smartphones a comercializar. Incluirán Android. Y los servicios de Google y el acceso a la tienda?

Actualización 3

El fabricante alemán de chips Infineon, ha negado los informes que aseguraban la suspensión de suministro de componentes a Huawei. El fabricantes explica que la mayoría de sus productos no estaban cubiertos por las restricciones de control de exportaciones de Estados Unidos anunciadas por la administración de Trump la semana pasada.

«A partir de hoy, la gran mayoría de los productos que Infineon entrega a Huawei no están sujetos a las restricciones de la ley de control de exportación de los EE. UU., Por lo tanto, esos envíos continuarán», dice Infineon en un comunicado.

Actualización 4

Tras la brutal caída en bolsa de las tecnológicas estadounidense, el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha informado de una prórroga de 90 días en la aplicación del bloqueo a Huawei. La administración de Donald Trump ha explicado que hasta el próximo 19 de agosto, Huawei Technologies podrá seguir manteniendo la habitual relación comercial que hasta ahora tenía con sus socios americanos. De la misma forma, también se le permitirá hasta la fecha indicada, seguir entregando actualizaciones de software a sus dispositivos móviles.

La sanción que no se levanta sin embargo, es la que impide a Huawei adquirir componentes tecnológicos americanos para el desarrollo de nuevos productos, teniendo que limitarse estas compras al mantenimiento de los ya existentes.

Además, el responsable de Comercio también ha explicado que transcurridos esos 90 días, volverá a evaluar la situación, admitiendo a preguntas de los periodistas que una segunda prórroga podría ser perfectamente posible.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído