Web Analytics
Conecta con nosotros
almacenamiento externo inalámbrico almacenamiento externo inalámbrico

Guías

Almacenamiento externo inalámbrico: acceso a archivos en cualquier momento y lugar

Publicado el

Los dispositivos de almacenamiento externo inalámbrico son una solución muy interesante para cubrir las necesidades de acceso a datos tanto en movilidad como en el escritorio informático o en el salón de un hogar.

Hay muchos tipos de soluciones de almacenamiento, desde las locales internas que incluyen los equipos a las que ofrece la nube, pasando por unos NAS que suman las ventajas de ambas. También contamos con dispositivos externos, basados en discos duros o unidades de estado sólido, o incluso extraíbles como son las tarjetas SD. Sin embargo, ninguna de ellas ofrece la versatilidad y campos de uso que ofrece el almacenamiento externo inalámbrico, ya que permiten almacenar contenido al que podemos acceder en cualquier momento y lugar y desde múltiples dispositivos conectados, sea un PC o un smartphone sin necesidad de cables ni de redes de energía.

¿Cómo funcionan estas soluciones?

Como vimos en el análisis del WD My Passport Wireless SSD, la principal diferencia con otros medios de almacenamiento externo es que estas soluciones crean su propia red Wi-Fi a la que los dispositivos a su alcance pueden acceder remotamente y de forma segura mediante una contraseña.

Para conexiones sin cables desde un teléfono inteligente o tablet, los fabricantes ofrecen apps para transferir archivos desde y hacia la unidad. Si se conecta a un ordenador personal, la unidad se mostrará en el explorador de archivos correspondiente como si fuera una unidad interna o externa conectada por cable.

almacenamiento inalámbrico

Frente a un disco duro externo típico (o unidad de estado sólido) conectable mediante cable a un puerto de conexión de periféricos (USB, Thunderbolt, eSATA…), un disco duro inalámbrico se conecta mediante normas Wi-Fi o Bluetooth para permitir el acceso a su contenido almacenado. Es particularmente útil para su utilización desde dispositivos móviles como smartphones, tablets o videocámaras aunque realmente funcionan con cualquier equipo que tenga acceso a su red.

Además, este tipo de soluciones incluyen su propia batería para ofrecer una autonomía en movilidad que oscila entre modelos determinados, pero ofrece al menos unas cuantas horas de actividad. Por supuesto, también pueden funcionar con cableado cuando se necesite, porque incluyen un puerto para carga y transferencia de datos.

¿A quién va destinado este tipo de soluciones?

Los dispositivos de almacenamiento externo inalámbrico son de utilidad para cualquier tipo de consumidor o profesional por su enorme versatilidad. Una de sus grandes ventajas es la posibilidad de acceso de varios equipos simultáneamente, algo que no podemos conseguir en los dispositivos por cable.

almacenamiento inalámbrico

Su diseño es cada vez más estilizado y su peso no suele sobrepasar los 500 gramos, lo que permite gran movilidad. Algunos modelos también incluyen carcasas resistentes para uso en escenarios comerciales o industriales o simplemente de protección de la unidad.

Su uso primario es el respaldo de datos y copias de seguridad sobre la marcha desde y hacia cualquier dispositivo que conectemos a su red, ampliando de manera efectiva la capacidad de almacenamiento de esos dispositivos. También destacado su uso en fotografía ahora que el 4K devora capacidad a gran ritmo. Como decíamos, puede usarse de manera inalámbrica o con el correspondiente cableado desde un conector a puertos estándar USB que incluyen, como mínimo.

Otra de las ventajas de estos dispositivos es su uso como servidor de mediosLos mejores discos duros inalámbricos incluyen una gama de capacidades integradas para ello, trabajando con teléfonos inteligentes, tabletas, televisores inteligentes, streamer como el Chromecast y servicios como Plex. Simplemente unes el dispositivo de almacenamiento inalámbrico a la red y todo el contenido multimedia almacenado podrá reproducirse en el centro de entretenimiento en pantallas como un televisor inteligente.

Oferta en almacenamiento externo inalámbrico (Agosto 2019)

El precio de estas soluciones es ligeramente superior al de un disco externo por cable con la misma capacidad, derivado de sus características, la batería y el módulo inalámbrico que incluye.

A tener en cuenta las diferencias entre los que tienen su base en discos duros o en unidades de estado sólido, éstas con mayor rendimiento, pero con un coste superior. También la autonomía que ofrecen; su robustez frente a golpes, caídas y elementos climáticos; la interfaz usada y los puertos de conexión; la versión de Wi-Fi y Bluetooth que incluyen; el soporte de los fabricantes en garantía y software, y la capacidad de almacenamiento.

Lógicamente, no hay disponible tanta oferta como en sus homólogos con cable, pero se pueden adquirir buenos dispositivos como los siguientes:

WD My Passport Wireless SSD de 500 GB. Basada en unidades de estado sólido, ofrece Wi-Fi ac, USB 3.0, 2.0 y tarjetas SD. Resistente a golpes, arañazos y caídas hasta 1 metro. Batería de 6.700 mAh para 10 horas de autonomía. 359 gramos (sin protector) o 460 gramos (con protección). Está disponible con SSD en capacidades desde 250 GB y ofrece otras superiores hasta 2 Tbytes. Actualmente, la más interesante en precio/capacidad es la de 500 Gbytes por 275 euros.

WD My Passport Wireless Pro. Muy similar en funcionamiento al anterior, pero con base en discos duros para abaratar sustancialmente el precio de la unidad. Cuenta con Wi-Fi ac, lector de tarjetas SD y USB 3.0. 390 gramos de peso y autonomía para 10 horas. Se distribuye en versiones de 1 TB (167 euros); 2 TB (187 euros); 3 TB (216 euros) y 4 Tbytes por 253 euros.

Seagate Archive HDD Wireless Mobile Storage. Wi-Fi n y USB 2.0. Pesa 281 gramos de peso y ofrece 6 horas de autonomía. Con disco duro de 500 Gbytes de capacidad su precio es de 171 euros.

Seagate Wireless White. Con Wi-Fi n y USB 2.0, tiene un disco duro de 500 Gbytes y pesa 281 gramos. Tiene un precio de 79 euros.

– ASUS 1TB Wireless Duo. Cuenta con disco duro de 2,5″ y 1 Tbyte de capacidad de almacenamiento. Pesa 230 gramos y tiene autonomía para 6 horas. Incluye Wi-Fi n y USB 3.0 y tiene un precio de 90 euros.

– SanDisk SDWS1-064G-E57. Wi-Fi, lector de tarjetas. 160 gramos de peso y 8 horas de autonomía. Con disco duro de 64 Gbytes de capacidad cuesta 103 euros. Con 32 Gb su precio es de 89 euros.

– Kingston MobileLite Wireless Pro MLWG3/64ER. Incluye 64 Gbytes de almacenamiento interno ampliable mediante dispositivos USB y tarjetas SD. Pesa 195 gramos, cuenta con Wi-Fi n para conectividad inalámbrica y batería de ión-litio, por 109 euros. Tiene una versión G3 por solo 40 euros.

Top 5 Cupones

Lo más leído