Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Los procesadores Intel Alder Lake-S utilizarán configuraciones de 2 a 16 núcleos

Publicado el
Los procesadores Intel Alder Lake-S utilizarán configuraciones de 2 a 16 núcleos 29

La arquitectura Intel Alder Lake-S dará vida a los procesadores Core de duodécima generación y llegarán, según las últimas informaciones, durante la segunda mitad de 2021. Esto quiere decir que todavía nos falta por ver una nueva generación, y como recordarán nuestros lectores habituales se trata de Rocket Lake-S, la última generación de procesadores de Intel para consumo general que utilizará el proceso de 14 nm+++.

No, no se nos ha escapado un «+». Según las últimas informaciones esos nuevos procesadores utilizarán el proceso de 14 nm, pero introducirán núcleos Willow Cove adaptados a dicho proceso, lo que significa que ofrecerán un aumento del IPC y que tendrán, por tanto, un mayor rendimiento que los procesadores Comet Lake S funcionando a la misma frecuencia y con el mismo número de núcleos. Es un avance que justifica, de sobra, ese «+» adicional, ya que su rendimiento será superior al de los Core 10 basados en Comet Lake-S.

Los procesadores Rocket Lake-S deberían llegar antes de terminar 2020, ya que como os contamos en su momento Intel solo lanzará nuevos procesadores fabricados en proceso de 10 nm durante 2021, una máxima que aplica tanto a las CPUs de consumo general como a aquellas para portátiles y para equipos profesionales.

Intel Alder Lake-S: estructura «big.LITTLE» con hasta 16 núcleos

El gigante del chip va a utilizar una estructura muy popular dentro del sector móvil, pero nada habitual dentro del sector de procesadores x86. Los procesadores Intel Alder Lake-S estarán divididos en dos grandes bloques de núcleos, uno de alto rendimiento formado por núcleos Core (Golden Cove), y otro formado por núcleos Atom (Gracemont).

La idea que tiene Intel entre manos es, en esencia, la misma que vimos con los procesadores Lakefield, que utilizan esa misma división en núcleos de alto rendimiento y bajo consumo, aunque en una proporción muy curiosa: 1 + 4. Los cuatro núcleos de bajo consumo se ocupan de las tareas básicas y de mover el sistema operativo, mientras que el núcleo de alto rendimiento solo entra en escena cuando es realmente necesario.

En el caso de los procesadores Intel Alder Lake-S tenemos una mayor configuración de núcleos, aunque como hemos podido ver en una reciente filtración Intel tiene previsto partir desde una base muy modesta, dos núcleos, y llegar hasta un máximo de dieciséis núcleos. En la imagen adjunta, cortesía de VideoCardz, podemos ver las configuraciones de núcleos de los procesadores Intel Alder Lake-S (escritorio) e Intel Alder Lake-P (portátiles). La primera cifra indica los núcleos de alto rendimiento, la segunda los núcleos de bajo consumo y la tercera la presencia, o no, de GPU integrada.

Intel Alder Lake-S Intel Alder Lake-P

Como podemos apreciar habrá versiones con ocho núcleos de alto rendimiento, seis núcleos de alto rendimiento, cuatro núcleos de alto rendimiento y dos núcleos de alto rendimiento, acompañados de ocho, seis, cuatro o dos núcleos de bajo consumo, según cada modelo en concreto. Curiosamente, también vemos variantes sin núcleos de bajo consumo.

Lo más probable es que la gama media esté formada por los modelos con 6 núcleos de alto rendimiento y 6 núcleos de alto consumo, un modelo que podría ser el equivalente, dentro de su generación, al Core i5 10600K. Espero que este ejemplo os sirva como referencia para poder orientaros en ese desglose de configuraciones.

La imagen es muy reveladora, y recoge configuraciones muy interesantes, como por ejemplo ese chip Intel Alder Lake-P para portátiles con dos núcleos de alto rendimiento y ocho núcleos de bajo consumo, que tiene una pinta muy atractiva, y viene acompañado, además, de una GPU integrada Intel GT2 (alto rendimiento).

Os recuerdo que los procesadores Intel Alder Lake-S utilizarán el socket LGA1700, lo que significa que para utilizarlos necesitaremos una nueva placa base.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

2 comentarios
  • Nick Alex Montoya

    Le veo mas sentido en uso para portátiles, donde el consumo de la batería es importante, pero para escritorio lo veo como algo innecesario, usar núcleos de bajo rendimiento.

    saludos

  • robinette

    Núcleos de bajo rendimiento implica necesitar menor refrigeración y menor consumo (tanto por el chip como por la propia refrigeración). Los ventiladores lo agradecen al tiempo que uno agradece menor ruido.
    La inmensa mayoría de usuarios no están contínuamente renderizando, por lo que me parece una idea brillante tener el procesador justo y necesario para tareas como navegación por internet y reproducción multimedia a la vez que se tiene en la manga l «la bestia» cuando sea necesario que entre en juego.
    Vamos… que el bajo consumo siempre será bienvenido (en informática, en automoción y en cualquier área).

Lo más leído