Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

SSD WD_BLACK SN850: máximo rendimiento en almacenamiento cliente

Publicado

el

Análisis WD_BLACK SN850

La SSD WD_BLACK SN850 es la solución de almacenamiento interna más rápida de Western Digital para PCs. Diseñada en un factor de forma M.2, cuenta con soporte para el protocolo NVMe y por primera vez, aprovecha a fondo la interfaz PCIe 4.0 para ofrecer un rendimiento sensacional.

Western Digital fue consciente de la imparable transición de la industria informática hacia el almacenamiento sólido y a pesar de ser el mayor vendedor de discos duros, hace años adquirió una compañía tan importante como SanDisk para ocupar una situación de privilegio también en SSD. Hoy, además de los productos que comercializa bajo SanDisk ha acumulado un importante catálogo con todo tipo de soluciones externas e internas.

WD_BLACK es la marca creada específicamente para jugadores en PC y el mes pasado asistimos a un evento virtual donde la compañía anunció sus novedades. La SSD WD_BLACK SN850 fue la unidad más interesante de todo lo presentado y hemos tenido oportunidad de probarla a fondo mediante una unidad cedida por el fabricante. No te lo pierdas porque esta unidad se sitúa en el top de las SSD de consumo, llevando al máximo todas las ventajas que en rendimiento, espacio ocupado, consumo o nulo ruido emitido ofrecen las unidades de estado sólido.

Análisis WD_BLACK SN850

WD_BLACK SN850, especificaciones

WD distribuye la serie en tres versiones según su capacidad de almacenamiento: 500 GB, 1 TB y 2 Tbytes, y ofrece la opción de adquirirlas con un disipador de calor y también con un sistema de iluminación RGB que permite personalizar los efectos de color a través de una aplicación de control para Windows. Un guiño a los jugones en PC, aunque realmente la unidad puede usarse para otros tipos de uso, PCs de grado entusiasta, portátiles o estaciones de trabajo.

Por supuesto, la gran novedad sobre anteriores modelos de la serie (como la WD BLACK NVME SSD que también analizamos) es el uso de la cuarta generación de la interfaz PCI-Express. El controlador es el WD G2 desarrollado internamente por la compañía y ha sido optimizado específicamente para esta unidad. Como las versiones anteriores, es compatible con el código de corrección de errores de comprobación de paridad de baja densidad (LDPC).

Ya hemos hablado de la importancia del controlador en las unidades de estado sólido. El componente permite que algunos datos pasen a través del procesador sin consumir ciclos de reloj para el procesamiento de datos en una técnica que aumenta el rendimiento y reduce la temperatura y el consumo de energía. Otro de los componentes más importantes son las memorias y en este caso son de total garantía, ya que emplea unas TLC 3D NAND de Kioxia, el nuevo nombre de la división Toshiba Memory que se mantiene entre las más reputadas del sector.

Como el resto de SSD, las WD_BLACK SN850 añaden memoria DRAM adicional. No sabemos su cantidad exacta, pero su objetivo es conocido, servir de caché para aumentar el rendimiento y disminuir la latencia. El proceso es automático y una vez se llena de datos la DRAM (generalmente creadas con memorias de simple celda SLC más rápidas que las destinadas a almacenamiento masivo) las unidades pasan a usar las TLC.

Por lo demás, las nuevas SSD de WD emplean un factor de forma estándar M.2 2280. Un diseño fantástico por el mínimo espacio que ocupan y la facilidad de instalación en placas compatibles como luego veremos. La unidad que nos ha facilitado WD para el análisis es la versión de mayor capacidad con 2 Tbytes y sin disipador de calor. Te dejamos con un resumen de sus especificaciones y entramos en materia, si bien ya te adelantamos que se trata de una SSD sobresaliente.

Modelo WD_BLACK SN850 – WDS200T1X0E-00AFY0
Capacidad de almacenamiento 2 Tbytes
Factor de forma M.2 2280
Interfaz PCIe Gen4 x 4
Protocolo NVMe 1.4
Memorias Kioxia BiCS4 TLC 3D NAND de 96 capas
DRAM Caché SLC (sin capacidad conocida)
Controlador WD G2
Rendimiento secuencial 7.000 MB/s en lectura – 5.100 MB/s en escritura
Rendimiento aleatorio Hasta un millón de IOPS en lectura
Dimensiones 80 x 22 x 2,4 mm
Vida útil – Total bytes escritos 1.200 TBW
Garantía 5 años

Análisis WD_BLACK SN850

Equipo de prueba e instalación

WD_BLACK SN850 es compatible con anteriores versiones del estándar PCIe (como Gen3), pero no íbamos a desaprovechar la oportunidad de extraer el máximo de rendimiento que ofrece sobre PCIe 4.0. Hasta que a comienzos de 2021 no lleguen al mercado los procesadores Intel Rocket Lake-S el soporte para esta interfaz solo está disponible para las últimas generaciones de CPUs de AMD. Dicho lo cual, hemos probado la unidad en un PC de sobremesa de gama alta con las siguientes características principales:

  • Placa base ASUS ROG Strix X570-E Gaming con soporte PCIe 4.0
  • CPU AMD Ryzen 7 3800X
  • 32 GB de RAM DDR4
  • Gráfica dedicada Gigabyte NVIDIA 2080 SUPER
  • Sistemas operativos Windows 10 20H2 y Ubuntu 20.10

Recuerda que puedes utilizar esta SSD en otros equipos de menor nivel o en un PC de sobremesa o un portátil con placa PCIe Gen3, pero no lograrás aprovechar todo su rendimiento. También puedes combinarla con otras unidades de estado sólido (PCIe o SATA) e incluso con discos duros para aumentar la capacidad de almacenamiento, aunque el rendimiento global se resentirá. Para obtener la máxima fiabilidad en las pruebas, nosotros hemos instalado únicamente esta WD_BLACK SN850.

Backup antes de instalar

En un reemplazo de la unidad de almacenamiento y tras salvaguardar los archivos personales u otros datos de interés, recomendaría la realización de una instalación limpia desde cero del sistema operativo utilizando un disco de arranque o los discos de recuperación del fabricante del PC donde vamos a instalar la SSD. Lógicamente, es el método que hemos utilizado para las pruebas, con un arranque dual para Windows y Linux.

También es posible conservar el sistema operativo existente, aplicaciones, configuraciones y datos personales de usuario, trasladando una copia entera previa de todos los datos del disco duro al SSD. Para hacerlo, puedes seguir alguna de los artículos prácticos que te hemos venido ofreciendo como la guía dedicada a «Mover Windows desde HDD a SSD manteniendo todos los datos«.

Hay distintos métodos, si bien el más eficaz y sencillo es utilizar algún tipo de software de clonación. WD lo cubre con el Acronis True Image WD Edition Software 2020, una de las grandes suites comerciales para esta tarea que el fabricante ofrece de manera gratuita con sus unidades. Permite migrar el sistema operativo, las aplicaciones y los datos de un disco duro a otro de forma manual y automática, cuenta con herramientas para crear las particiones y proporciona copias de seguridad y recuperación.

Instalación

La instalación de una SSD M.2 no puede ser más sencilla, ya que no necesitamos cables de alimentación ni de datos, simplemente «pinchar» la unidad en el conector dedicado a tal efecto. Esta placa ASUS ROG Strix X570-E tiene dos conectores M-2 a PCIe 4.0 con soporte para el protocolo NVMe, por lo que no tenemos el mínimo problema.

Recuerda que también puedes usar esta unidad bajo PCIe 3.0, aunque no aproveches todas sus prestaciones. Todos los ordenadores personales de los últimos 2-3 años con slot M.2 a PCIe soportan NVMe, una especificación creada desde cero para estas unidades y que reemplaza a la antigua AHCI para convertirlas en arrancables. Hay que señalar que otras placas anteriores también son compatibles tras una actualización de la BIOS / UEFI. Puedes revisar nuestra guía SSD si quieres conocer a fondo este tipo de unidades.

Entrando en materia. Cada placa base es distinta, pero no tardarás en localizar los conectores M.2. (Puedes revisar la documentación de tu modelo específico si no lo tienes claro). En nuestro caso desmontamos la tarjeta gráfica y retiramos las tapas de protección del chipset para acceder a las SSD con mayor comodidad.

Retiramos las unidades que teníamos instaladas para dejar en el equipo únicamente esta WD_BLACK SN850 y realizar las pruebas lo más «puras» posibles. Por supuesto, un usuario puede instalar otras unidades de almacenamiento adicionales, sea otras SSD PCIe, SATA o incluso discos duros. Únicamente hay que tener en cuenta que la WD sea el primer dispositivo de arranque, donde instalaremos los sistemas operativos y aplicaciones principales. En nuestro caso con 2 Tbytes tenemos capacidad de sobra.

La unidad de prueba no cuenta con disipador adicional y son recomendables porque las SSD M.2 tienden a calentarse bastante. Afortunadamente nuestra placa tiene los suyos propios (WD ofrece esta versión con disipador y RGB). Los retiramos, pinchamos la unidad, colocamos el disipador y lo aseguramos con su tornillo. Mucho más simple que instalar una SSD SATA.

Poco más nos queda por hacer que volver a colocar el resto de componentes y arrancar la BIOS/UEFI para asegurarnos que la unidad ha sido localizada. Recuerda. Si mantienes otras unidades de almacenamiento, debes colocarla siempre después de la nueva SSD en el proceso de arranque.

Rendimiento en Windows y Linux

La instalación de sistemas operativos es este tipo de unidades es una auténtica delicia por su rapidez. Como siempre hacemos en las pruebas de SSD, instalamos las últimas versiones disponibles de Windows 10 (20H2) y de Ubuntu  (20.10) en un método de arranque dual para comprobar el rendimiento de la unidad en ambos sistemas.

Windows 10

No hacen falta demasiadas pruebas para comprobar que estamos ante una SSD de enorme rendimiento. Usando un pendrive 3.1 como medio de instalación tardamos seis minutos en alcanzar el escritorio de Windows. Actualizamos el sistema operativo con los últimos parches y los controladores para los componentes principales como la tarjeta gráfica y el chipset.

Lo primero que instalamos es el software de control para esta WD_BLACK SN850 que ofrece el fabricante. Muy bien diseñada, nos ha gustado mucho por su interfaz atractiva, usabilidad y potencia. Ofrece información variada de la unidad, su capacidad libre, usada y sin asignar; la interfaz a la que está conectada; temperatura; volúmenes de disco o estado de ‘vida’ de la propia SSD.

También cuenta con pruebas de rendimiento y varias herramientas donde destaca la actualización del firmware de la unidad, el borrado seguro de los datos, la optimización del comando TRIM o la configuración del caché de escritura. Teniendo en cuenta su enfoque de uso, este panel de control permite activar un «modo de juegos» que sin saber exactamente como funciona (similar al modo de juego de Windows 10), suponemos permite que la unidad ofrezca el máximo rendimiento posible dedicando todos los recursos de la misma cuando juguemos a pantalla completa.

Por supuesto, hemos preparado una amplia batería de juegos con distinto nivel, algunos que exigen mucho al hardware pensando, por ejemplo, en la carga de texturas. Lo cierto es que el rendimiento ha sido excelente en todo momento, si bien es difícil determinar si todo ello se debe a la potencia de la tarjeta gráfica dedicada. Para ser francos, el aumento de rendimiento de la interfaz PCIe 4.0 sobre la 3.0 en juegos es bastante discreto (aunque existe) a pesar de su mayor potencial. Simplemente los juegos no la aprovechan como deberían. Lo que no quiere decir que en una actualización de hardware no recomendamos este tipo de unidades pensando en el futuro.

Como decíamos, no hacen falta demasiadas pruebas para comprobar que estamos ante una de las unidades más rápidas que se pueden usar en almacenamiento cliente. El arranque del sistema operativo se produce en segundos, lo mismo que la recuperación desde modos de suspensión o el inicio de aplicaciones, simplemente instantáneo. Hacer copias de seguridad hacia unidades externas (probamos a USB 3.2) es una auténtica gozada ya que la trasferencia de archivos se suceden a un ritmo sensacional.

El primer test que ejecutamos es el popular CrystalDiskMark. El rendimiento máximo en lectura secuencial es soberbio, por encima del valor que publicita WD y a la cabeza de una SSD para consumo. El rendimiento máximo en escritura secuencial se queda algo por debajo, pero aún así es elevadísimo.

AS SSD Benchmark nos permite comprobar lecturas/escrituras aleatorias IOPS medias y como esperábamos están al máximo nivel.

Lo mismo podemos decir de otro de los test más utilizados, el ATTO Disk Benchmark. Varía lógicamente según el tamaño del archivo, pero a partir de 1 Mbyte ya nos acercamos a lo que puede obtener esta WD_BLACK SN850.

Más pruebas con el test de Anvil y como los anteriores, confirma que esta SSD es rapidísima.

Concluimos los test sintéticos con el HD Tune, uno de los más exigentes para unidades de almacenamiento:

Para finalizar, ejecutamos el PC Mark 10 de Futuremark. No es un test específico para almacenamiento, pero es uno de los más completos de la industria ya que que ejecuta un buen número de pruebas de rendimiento para ordenadores personales, evaluando tareas diarias como navegar por sitios web, chat de vídeo, documentos y hojas de cálculo, edición de fotografía o vídeos, y también videojuegos. Aquí la puntuación valora todo el conjunto del equipo y no solo la WD_BLACK SN850, pero obtenemos bastante más puntuación desde las pruebas con el mismo hardware y una SSD SATA. El dato nos servirá para comparar otras unidades PCIe 4.0. Algunas las tenemos a prueba actualmente.

Ubuntu

La instalación de una distribución GNU/Linux en la partición que dejamos vacía en la WD_BLACK SN850 se completa de la misma manera que Windows, sin problemas y en tiempo récord. Desde que iniciamos la instalación en un pendrive USB 3.1 hasta que llegamos al escritorio de Ubuntu pasan poco más de cinco minutos.

En Linux no contamos con el fantástico panel de control de WD para Windows, pero la aplicación de discos del sistema reconoce perfectamente la unidad, soporte del controlador y por supuesto el protocolo NVME.

La misma herramienta permite realizar una prueba de rendimiento. En la imagen el resultado obtenido en lectura secuencial, hasta 7,2 GB/seg, lo más rápido que hemos obtenido en una SSD con Linux.

Hemos ejecutado otras pruebas con el comando ‘dd’ y ‘hdparm’, pero no entramos en más detalles. Solo queríamos comprobar que estas SSD PCIe 4.0 se pueden usar de la misma manera en un Linux como Ubuntu, soportando NVME y por tanto como unidad arrancable y obteniendo los mismos beneficios que Windows en un reemplazo del disco duro o una SSD SATA.

WD_BLACK SN850: conclusiones, versiones y precio

El líder mundial en venta de discos duros no escapa a la tendencia de uso del almacenamiento sólido en equipos cliente y -además de la oferta bajo la marca SanDisk- ha ido acumulando soluciones con diferentes interfaces, capacidades y precios. La WD_BLACK SN850 es su primera SSD con soporte para PCIe 4.0, la más interesante de su catálogo y una de las más rápidas del mercado, por lo que logra con todo merecimiento nuestro galardón de producto recomendado.

Sello MC Producto Recomendado

A destacar su controlador de nueva hornada optimizado para esta unidad; las siempre fiables memorias de Toshiba que usa; la interfaz y funciones del soberbio software de control; el software gratuito de Acronis para copia de seguridad y clonación; los cinco años de garantía que ofrece y los 2 Tbytes de capacidad que nos permite reemplazar todo el almacenamiento anterior.

WD_BLACK SN850 está disponible en el portal web del fabricante y en los principales minoristas en versiones con y sin disipador térmico. Se distribuye en las siguientes capacidades de almacenamiento y precio oficiales:

  • 500 GB: 151 euros (sin disipador)
  • 1 TB: 266 euros (sin disipador)
  • 2 TB: 525 euros (sin disipador)

El precio por GB es ligeramente más elevado que el de las unidades disponibles con PCIe 3.0 o las que se conectan a SATA, pero no cabe duda que se trata de la mejor inversión para el futuro si tienes una placa base que soporte estas M.2 a PCIe 4.0, lo más avanzado que hoy puede montarse para almacenamiento interno en un PC. Por supuesto, siempre tienes la posibilidad de adquirir la versión más económica de 500 Gbytes, usarla como unidad de arranque para el sistema operativo y principales aplicaciones, y combinarla con otro tipo de almacenamiento SSD, PCIe o SATA.

Valoración Final
9.3 NOTA
NOS GUSTA
SSD PCIe 4.0: máximo rendimiento en almacenamiento PC
Controlador, memorias de Kioxia (Toshiba)
Software de control y app de backup de Acronis
Garantía de cinco años
A MEJORAR
Precio/GB superior a SSD PCIe 3.0 y SATA
RESUMEN
WD_BLACK SN850 es una SSD M.2 sobresaliente, la primera del fabricante bajo la interfaz PCIe 4.0 y una de las más rápidas que se pueden instalar en un PC. Cuenta con las siempre fiables memorias de Toshiba y un controlador propio optimizado. WD ofrece un gran soporte con un software específico de control, aplicación de Acronis y cinco años de garantía. El precio por GB de SSD PCIe 4.0 es más elevado que el de PCIe 3.0 y SATA, pero la recomendamos como inversión de futuro
Características9.5
Rendimiento10
Instalación9.5
Precio / Gigabyte8
Garantía y soporte9.5

Lo más leído