Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Apple Watch: detector y cuantificador del síndrome de fragilidad

Publicado el
Apple Watch: detector y cuantificador del síndrome de fragilidad

Tanto por sus funciones como por la política de comunicación de Apple, es indiscutiblemente evidente que el principal foco del Apple Watch es la salud. Y es que con cada nueva versión del smartwatch de los de Cupertino, son nuevos los sensores y nuevas las funciones dirigidas tanto a cuantificar las actividades deportivas de su propietario como a velar por su estado de salud, vigilando cualquier señal que pueda ser preocupante y ante la que pueda ser necesario tomar medidas.

Basta con dar un repaso a las funciones del Apple Watch Series 6, del que puedes leer una completa review aquí, así como comprobar la evolución que ha ido experimentado de generación en generación (Watch Series 2, el Watch Series 3, el Watch Series 4 y el Watch Series 5) para ver que lo que en un primer momento apuntaba a ser un complemento para el iPhone, ha encontrado su camino y, aunque obviamente sigue manteniendo e incorporando nuevas funciones de propósito general, resulta evidente que saben que la salud es su gran baza. Y han hecho un buen trabajo, eso es innegable.

Tanto es así que, como ya te contamos hace unos meses, estudios van encontrando nuevas funciones que, pese a no haber sido inicialmente contempladas para el Apple Watch, nacen de la combinación de toda la información biométrica capturada por el reloj. El ejemplo más interesante y reciente lo teníamos, hasta ahora, con el coronavirus, y ahora, gracias a un estudio llevado a cabo por la Universidad de Stanford, sabemos que también se podría emplear para cuantificar el síndrome de fragilidad.

Presente principalmente en personas mayores, el síndrome de fragilidad no es más que la definición y cuantificación del deterioro físico asociado a envejecer, y que se traduce en una menor resistencia física a elementos y eventos tanto endógenos como exógenos. La correcta cuantificación del mismo puede resultar clave para múltiples aspectos de la vida de las personas que lo sufren: desde incrementar las medidas de prevención de cualquier problema cardiovascular hasta decidir si una persona puede o no puede someterse a un proceso quirúrgico.

Apple Watch: detector y cuantificador del síndrome de fragilidad

En el estudio, que ha sido financiado por Apple, se proporcionó un Apple Watch a cada uno de los 110 participantes, todos ellos con problemas y enfermedades cardiovasculares y con una media de edad de 68,9 años. El más joven de los participantes tenía 57 y el mayor de ellos 89 en el momento en el que se efectuó el estudio, entre mayo de 2018 y mayo de 2019. hipertensión, diabetes mellitus, estenosis aórtica, fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca eran las patologías más presentes en los participantes.

Para llevar a cabo la prueba se les entrego un Apple Watch Series 3 y un iPhone 7, que se emplearon para tomar diferentes lecturas de sus usuarios al realizar en sus domicilios una rutina deportiva preestablecida por los investigadores. Tras varias tomas de datos, estos se cruzaron con los obtenidos en una clínica tras someterse a la misma rutina deportiva, empleada de manera común para valorar el síndrome de fragilidad.

Según los hallazgos, el Apple Watch pudo determinar con precisión la fragilidad con una sensibilidad del 90% y una especificidad del 85% cuando se supervisó en un entorno clínico. En casa, la sensibilidad fue del 83% y la especificidad fue del 60%. Es cierto, claro, que los resultados de la clínica son más precisos que los del Apple Watch, pero un 83% en el entorno doméstico es un grado de efectividad bastante elevado, y que puede actuar como refuerzo a las pruebas clínicas.

Además. hay un detalle en el que es importante incidir: el estudio se llevó a cabo con un Apple Watch Series 3, es decir, varias generaciones por detrás de la tecnología actual en el smartwatch de Apple. Por lo tanto, es posible que en su estado actual, con más y mejores sensores y métricas, su capacidad de cuantificar el síndrome de fragilidad haya aumentado con respecto a lo que nos muestra el estudio.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído