Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Vivaldi 3.8, una actualización contradictoria

Publicado el
Vivaldi 3.8

Hace un par de días que se lanzó Vivaldi 3.8, una nueva versión del navegador web para PC (Linux, Mac, Windows) y Android que más innovación está aportando en los últimos años -con el permiso de Microsoft Edge, que tampoco para de presentar novedades- y, como usuario suyo que soy, me he reservado la noticia para sacarla ahora, con un poco de retraso pero, espero, con un poco más de profundidad de la que hayas encontrado en otros medios.

Eso si es que has leído ya la noticia en otros medios, porque repasando la cobertura del lanzamiento en la prensa en castellano, apenas he podido encontrar un par de referencias de pasada. Es como si solo lo que saca Google (Chrome) o Microsoft (Edge) importase, lo cual en cierta medida es comprensible, habida cuenta de que al margen de Firefox son los dos navegadores más noticiables que hay. Pero no es justo y menos ahora que se está avivando el panorama.

De hecho, ahora que Firefox está de más capa caída que nunca y que prácticamente todo gira en torno a Chromium, recordar que existen alternativas tan o más válidas que Chrome dependiendo del tipo de usuario, es más primordial si cabe. Vamos, pues, a ver qué trae Vivaldi 3.8 en la que es su tercera actualización en lo que llevamos de año.

Vivaldi 3.8, novedades

Adelanto en el titular que Vivaldi 3.8 es una actualización contradictoria porque así me lo ha parecido, y esto significa básicamente que Vivaldi Technologies no defrauda y vuelve a presentar un lanzamiento con novedades muy interesantes, pero con una de cal y otra de arena. Y me explico.

La novedad más destacada de Vivaldi 3.8 tanto para la versión de PC como la de Android es ‘Cookie Crumbler‘, un nuevo filtro de bloqueo de los agobiantes diálogos de cookies que nos invaden en cada página que entramos, esos en los que tienes que aceptar o rechazar las cookies del sitio o de lo contrario no puedes acceder al mismo. Y los hay que lo ponen fácil y permiten aplicar una u otra opción con un solo clic, pero también los hay de formato mucho más molesto.

Los diálogos de cookies son un sufrimiento que tenemos que aguantar principalmente los usuarios europeos a raíz de la implantación del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR por sus siglas en inglés) y que en principio venían a mejorar la privacidad del usuario, pero que en último término resultan un tedio del que mucha gente se libra dándole a aceptar y se acabó.

Pues bien, Vivaldi 3.8 ha añadido un par de filtros nuevos en las fuentes de su sistema de bloqueo de rastreadores y anuncios que hará desaparecer de la vista a la mayoría de ellos, facilitando una navegación sin contratiempos y trámites espurios. Por defecto están desactivados, pero se pueden activar a través de las preferencias de privacidad del navegador.

vivaldi 3.8

‘Cookie Crumbler’ en Vivaldi 3.8

El problema que tiene este método es, como advierten los responsables de Vivaldi, que te quita de en medio los diálogos, sí, pero hasta ahí, por lo que dependerá de la configuración predeterminada del sitio: si la configuración de cookies está, como marca la ley, desactivada por defecto, así lo entenderá el sitio. Pero si es de esos en los que tienes que rechazar las cookies manualmente o, peor todavía, una a una, entenderá lo contrario. Ergo, las estarás aceptando todas.

Y no solo eso: hay sitios que de no aceptar o rechazar expresamente el diálogo de cookies, podrían presentar problemas en la navegación y hasta impedirla. De ahí que sostenga que esta es una novedad contradictoria.

Otra novedad de Vivaldi 3.8 relacionada con la privacidad que ya se conocía y que se materializa en este lanzamiento es el bloqueo del FLoC de Google. A esta respecto vale la pena mencionar que junto a muchas otras partes, GitHub también rechaza el nuevo sistema publicitario de Google, y aunque parezca que GitHub no viene a cuento aquí, hay que recordar que la plataforma es propiedad de Microsoft. A ver qué hace Edge.

Más novedades de Vivaldi 3.8 incluyen el rediseño de los paneles laterales, que ahora lucen iconos más elegantes y permiten fijar un grado de transparencia que se extiende a la barra de pestañas para, si se desea, integrarlo mejor con el color de la página de nueva pestaña. Las opciones para tunearlo al gusto se encuentran en las preferencias del navegador, en el apartado de colores en la sección de temas. Estos retoques, por cierto, alcanzan también el estilo de los marcadores visuales del acceso rápido.

vivaldi 3.8

Así de bonitos se ven los paneles laterales y la página de nueva pestaña en Vivaldi 3.8

Hablando de marcadores, por aquí continúan las novedades de Vivaldi 3.8: el diálogo de añadir marcador ha sido rediseñado y no solo se ve mejor que nunca, sino que ha ahora cuenta con una barra de filtro para encontrar rápidamente la carpeta a la que se quiere añadir un nuevo marcador y separa el destino entre los marcadores como tales y acceso rápido, es decir, los marcadores visuales. Además, ya es posible utilizar el atajo de teclado (Ctrl+D) para añadir marcadores sin más pasos.

vivaldi 3.8

Y así se ve el nuevo diálogo de guardar marcador en Vivaldi 3.8

El problema es, y viene de lejos, la distinción que hace Vivaldi entre los marcadores clásicos y los marcadores visuales del acceso rápido, cuando todo son marcadores. Esta distinción es la responsable de que el rediseño del diálogo de añadir marcador entorpezca la labor, pues ahora requiere un un segundo clic según quieras guardar el marcador en un sitio u otro… cuando los dos son lo mismo. ¡Aclárense de una vez!

Por último, se ha añadido una opción para desactivar los gestos de ratón, mientras que los comandos rápidos reciben soporte para abrir extensiones y sus menús, así como la opción de sacar una pestaña de una pila. Todo esto, además de muchas correcciones y pequeñas mejoras, es lo que trae Vivaldi 3.8 para PC.

En cuanto a Vivaldi 3.8 para Android, más allá de ‘Cookie Crumbler’ el navegador ha añadido la opción de utilizar un idioma independiente al del sistema y otra para acceder a la página de inicio desde la barra de direcciones con un solo toque, lo cual viene muy bien cuando se está usando el estilo de pestañas típico de Chrome, y no el clásico implementado por Vivaldi. Ambas se encuentran en las preferencias de la aplicación.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

1 comentario
  • Virtualbox Vbox

    Como actual usuario de vivaldi, creo que hay bastante que arreglar en la interfaz. Por ejemplo, no entiendo por qué hay menús propios y otros iguales que los de chrome. Es incoherente.

Lo más leído