Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

DOOM Eternal con trazado de rayos y DLSS 2.0: Hasta el doble de rendimiento

Publicado

el

DOOM Eternal

DOOM Eternal recibió ayer, por fin, la esperada actualización que ha traído el soporte de trazado de rayos acelerado por hardware, y también la tecnología DLSS 2.0, un sistema de reconstrucción inteligente de la imagen que, como sabrán muchos de nuestros lectores, elige y combina diferentes imágenes a una resolución inferior a la nativa para crear una imagen reescalada de alta calidad que alcanza la resolución objetivo.

La combinación del trazado de rayos y del DLSS 2.0 en DOOM Eternal nos permite disfrutar de una importante mejora en la calidad de imagen, y también de un aumento notable del rendimiento. Es importante tener en cuenta, no obstante, que el DLSS 2.0 da lo mejor de sí en resoluciones 1440p y, especialmente, en 4K, ya que como hemos dicho parte de una resolución de renderizado inferior a la nativa, y cuando nos movemos en resolución 1080p se genera un importante cuello de botella a nivel de CPU porque partimos de resoluciones muy bajas.

DOOM Eternal ajustes

Por ejemplo, si configuramos DOOM Eternal con el DLSS 2.0 en modo rendimiento y resolución 4K, se renderizarán solo el 50% de los píxeles, lo que significa que la resolución de partida para reconstruir la imagen será 1080p. Obviamente la mejora de rendimiento será notable, pero si lo configuramos en 1080p con DLSS 2.0 en modo rendimiento, la resolución base será demasiado baja, 540p. A ese nivel existe una mejora de rendimiento, pero es más pequeña, y habrá un cuello de botella a nivel de CPU brutal.

Equipo de pruebas utilizado para mover DOOM Eternal

  • Sistema operativo Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Procesador Ryzen 7 5800X (Zen 3) con ocho núcleos y dieciséis hilos a 3,8 GHz-4,7 GHz.
  • Placa base Gigabyte X570 Aorus Ultra.
  • 32 GB de memoria RAM Corsair Vengeance RGB Pro SL a 3.200 MHz CL16 (cuatro módulos).
  • Sistema de refrigeración Corsair iCUE H150i Elite Capellix White con tres ventiladores Corsair ML RGB de 120 mm.
  • Tarjeta gráfica RTX 3080 Ti Founders Edition con 12 GB de GDDR6X.
  • Tarjeta de sonido Sound BlasterX AE-5 Plus.
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB (sistema operativo).
  • SSD PCIE NVMe Corsair MP400 de 4 TB.
  • SSD PCIE NVMe Corsair MP600 Core de 2 TB.
  • SSD PCIE NVMe Corsair MP510 de 960 GB.
  • SHDD Seagate de 2 TB con 8 GB de SSD como caché.
  • Fuente de alimentación Corsair AX1000 80 Plus Titanium con certificación 80 Plus Titanio.
  • Seis ventiladores Corsair iCUE QL120 RGB.
  • Lightning Node Core y Commander CORE para controlar ventiladores e iluminación.
  • Chasis Corsair 5000D Airflow.

Trazado de rayos en DOOM Eternal: ¿Qué ha mejorado?

El trazado de rayos que ha implementado id Software en DOOM Eternal se centra en mejorar la calidad de los reflejos, y se aplica a todo tipo de superficies, tanto opacas como transparentes, y se deja notar también en las armas del DOOM Slayer, en su armadura y en el visor de su casco, aunque esto último solo lo apreciaremos en las escenas cinemáticas, como habréis podido imaginar.

DOOM Eternal

DOOM Eternal sin trazado de rayos

DOOM Eternal

DOOM Eternal con trazado de rayos

Para conseguir un resultado óptimo en calidad de imagen y mantener un buen nivel de rendimiento, la implementación del trazado de rayos se ha combinado con reflejos de espacio de pantalla. Esto se aprecia claramente en multitud de situaciones, en las que podemos ver que, con el trazado de rayos desactivado, tenemos unos reflejos parciales bastante cuidados que, al activar dicha tecnología, mejoran enormemente y superan la limitación más importante de dicha técnica, que es incapaz de mostrar reflejos de elementos que no hayan sido renderizados y estén visibles en pantalla.

El resultado es excelente. La calidad de los reflejos es fantástica, tanto por definición como por precisión a la hora de aplicarse en cada tipo de superficie. En este sentido, quiero que prestéis especial atención a la escena que veréis justo debajo de estas líneas, como podéis ver los reflejos se producen con un realismo increíble incluso en los fragmentos de cristales rotos, y gracias al trazado de rayos es posible visualizar, como indicamos, elementos gráficos que no aparecen renderizados en la imagen visible, es decir, en la perspectiva del jugador.

DOOM Eternal

DOOM Eternal sin trazado de rayos

DOOM Eternal

DOOM Eternal con trazado de rayos

DOOM Eternal

DOOM Eternal sin trazado de rayos

DOOM Eternal

DOOM Eternal con trazado de rayos

También podemos ver, en la segunda ronda de imágenes, que la intensidad de los reflejos varía en función de la superficie, algo que demuestra el buen trabajo que ha hecho id Software con la implementación del trazado de rayos en DOOM Eternal. No debemos olvidar que, además, el trazado de rayos refleja todos y cada uno de los elementos que deberían aparecer en un reflejo realista, es decir, no omite ni a los enemigos ni al DOOM Slayer, cosa que sí hemos visto en otros juegos, como Cyberpunk 2077, por ejemplo.

DOOM Eternal

DOOM Eternal sin trazado de rayos

DOOM Eternal

DOOM Eternal con trazado de rayos

DLSS 2.0 en DOOM Eternal: Más de 200 FPS con trazado de rayos activo

Está claro que activar el trazado de rayos supone una caída notable del rendimiento. Es algo totalmente normal, ya que se trata de una tecnología muy exigente que consume muchos recursos. Tanto las RTX serie 20 como las RTX serie 30 cuentan con núcleos RT que aceleran esta carga de trabajo, lo que permite que una RTX 2060, por ejemplo, pueda moverlo en 1080p con calidad máxima a más de 80 FPS (resolución nativa). Si subimos la resolución a 1440p, dicha tarjeta gráfica consigue 60 FPS de media, mientras que la RTX 3060 Ti supera los 100 FPS.

Al dar el salto al 4K, solo las tarjetas gráficas más potentes pueden aguantar el tipo trabajando con trazado de rayos y resolución nativa en DOOM Eternal. La RTX 3080 Ti, la segunda tarjeta gráfica más potente de NVIDIA dentro del mercado de consumo general, consigue medias de más de 100 FPS, pero si activamos el DLSS 2.0 en modo rendimiento esa cifra sube hasta superar los 150 FPS.

El DLSS 2.0 marca una diferencia muy importante en DOOM Eternal, tanto que, como podemos ver en las gráficas de rendimiento que ha publicado NVIDIA, llega a doblar la tasa de fotogramas por segundo. Por ejemplo, una RTX 2080 Ti puede mover DOOM Eternal con trazado de rayos en 4K con medias de más de 50 FPS trabajando con resolución nativa, pero si activamos el DLSS 2.0 en modo rendimiento dicha cifra sube hasta superar los 100 FPS. Impresionante, sin duda.

DOOM Eternal con resolución nativa

DOOM Eternal con DLSS en modo calidad

DOOM Eternal con DLSS en modo equilibrado

DOOM Eternal con DLSS en modo rendimiento

Por lo que respecta a la calidad de imagen al activar el DLSS 2.0, debo decir que no he apreciado diferencia alguna entre el modo nativo, el DLSS 2.0 en modo calidad y el modo rendimiento. Al activar el DLSS 2.0 en modo rendimiento sí que se produce una pequeña pérdida de nitidez, pero no concurren ningún tipo de fallos gráficos, y solo se aprecia esa pérdida de calidad cuando nos paramos a mirar con cuidado los elementos más lejanos del mapa.

DOOM Eternal con resolución nativa

DOOM Eternal con DLSS en modo rendimiento

En las imágenes adjuntas, que podéis ampliar haciendo clic en ellas, tenéis recreada la misma escena con diferentes configuraciones de DLSS 2.0, y también con DOOM Eternal funcionando con dicha tecnología desactivada. El consumo de memoria gráfica se reduce en intervalos de 50 MB al activar el DLSS 2.0, lo que significa que, si activamos el modo calidad, consumirá 50 MB menos, y con el modo rendimiento el consumo se reducirá en 150 MB.

Podéis encontrar más información en la web oficial de NVIDIA.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído