Encontrar vida en otros planetas, un desafío casi imposible

Encontrar vida en otros planetas, un desafío casi imposible
13 de diciembre, 2017

Es uno de los objetivos más importantes de la exploración espacial pero por desgracia también es uno de los más complicados. Encontrar vida en otros planetas se convierte en una odisea cuando no sólo no podemos llegar a ellos, sino que además tampoco podemos verlos con detalle y de forma directa.

Esto hace que los expertos se hayan alejado de la idea tradicional de encontrar vida en otros planetas y se hayan limitado a buscar soluciones combinadas que permitan delimitar categorías de planetas y exoplanetas que puedan ser habitables, es decir que reúnan las condiciones necesarias para albergar formas de vida similares a las que podemos encontrar en nuestro planeta.

No hay duda de que este enfoque nos lleva a una perspectiva de vida relativamente “frágil” por todos los requisitos que implica, pero al mismo tiempo tiene un lado positivo y es que permite excluir una gran cantidad de exoplanetas y delimita esa búsqueda a candidatos concretos.

En este sentido una de las técnicas más utilizadas por los expertos es la simulación de las condiciones de exoplanetas que resultan similares a la Tierra, como por ejemplo KEPLER-186F, que se encuentra en lo que los expertos consideran como la zona habitable de su estrella.

Esas simulaciones permiten teorizar con diferentes aspectos del planeta y dar forma a unos conocimientos básicos con los que empezar a trabajar, una idea que Giada Arney, astrobióloga de la NASA, nos explica de la siguiente manera:

“En nuestra búsqueda de vida en otros mundos es importante que los científicos consideren los exoplanetas desde un sentido holístico, es decir, desde la perspectiva de múltiples disciplinas. Necesitamos estos estudios multidisciplinarios para examinar exoplanetas como los complejos mundos formados por diversos procesos astrofísicos, planetarios y estelares, en lugar contemplarlos como puntos distantes en el cielo”.

Todavía falta mucho para que seamos capaces de explorar exoplanetas de forma eficiente, así que esta forma de trabajo es lo único que tenemos hoy por hoy para ir construyendo teorías sobre esos mundos lejanos que podrían albergar vida. No es perfecto, pero es mejor que nada.

Más información: EurekAlert.

  • Share This