Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Terry Myerson intenta explicar el desastre de Windows Phone

Publicado

el

La salida de Terry Myerson de Microsoft como parte de la mayor reorganización del grupo de dirección de la compañía desde la llegada de Satya Nadella al frente del ejecutivo, ha sido la noticia empresarial del fin de semana.

Y tendrá consecuencias una vez que Microsoft cierra oficialmente la era de Windows y llega lo que denomina el “Cloud inteligente” bajo el argumento que “la plataforma no es Windows, la plataforma es ahora la nube”. El ascenso como el segundo al mando del vicepresidente ejecutivo Rajesh Jha al frente de una nueva unidad denominada “Experiences & Devices” no es casual y teniendo en cuenta que es el actual responsable de productos de Microsoft Office ya puedes suponer por dónde van a ir los tiros. ¿Windows Cloud a medio plazo?

Tendremos tiempo de analizarlo porque hoy es el turno de Terry Myerson. Como cualquier ejecutivo que sale de una compañía después de 21 años de servicios y después de pasar por múltiples responsabilidades (el último al frente del cancelado grupo de Windows and Devices Group) lo hace con luces y sombras y con una declaración de despedida donde ha explicado los motivos que a su juicio estuvieron detrás del desastre de Windows Phone, un fiasco que -incomprensiblemente- ha dejado fuera de juego de móviles inteligentes al mayor productor mundial de software.

Windows CE, iPhone y Android

Básicamente, Myerson lo explica por la decisión de construir Windows Phone sobre una plataforma como Windows CE. Creada originalmente para sistemas embebidos como cajeros automáticos y aunque era usada por algunos fabricantes para dispositivos móviles, no estaba preparada para la nueva era de la movilidad y «no nos permitió ponernos al día».

La presentación del primer iPhone por Apple sorprendió a todo el mundo incluyendo a Microsoft. Su interfaz, diseño, funcionamiento con dedos en lugar de un lápiz, su navegador web avanzado y otras características, hacían que Windows Phone pareciera obsoleto. Y lo peor estaba por llegar, porque poco después se lanzó el primer Android y un sistema de distribución que provocó «una enorme disrupción en el modelo comercial».

Microsoft se apresuró a ponerse al día con una nueva plataforma Windows Mobile, sin éxito. Mientras el Android de Google fue capaz de duplicar las funciones y experiencias del iPhone, Microsoft tardó muchísimo en conseguirlo y cuando lo hizo ya era tarde. Apple tenía su cuota y Android ya dominaba el mercado gracias a su modelo de distribución de código abierto y libre de royalties que fue capaz de atraer a un gran número de fabricantes, operadoras y desarrolladores.

Nokia, hacia el hundimiento final

Myerson no ha mencionado la problemática adquisición de Nokia, otra decisión errónea que no aportó ningún beneficio a Microsoft. Con la compra de la división el gigante del software sumó 25.000 empleados a su plantilla. Una gran carga imposible de mantener cuando Nokia seguía perdiendo cuota de mercado. Apple arrasaba con los iPhones y la explosión de ventas de Android y la supremacía de Samsung estaba en ciernes.

Microsoft pone fin a la etapa Nokia ¿Hay futuro para Windows Mobile?

En ese contexto los socios de Microsoft abandonaron el barco. Una Nokia en Microsoft asustó al resto de fabricantes e impidió su unión a la plataforma como criticó en su día el responsable de marketing de Huawei, resumiendo el sentir general entre los antiguos aliados de Microsoft que hablaban de Windows Phone como “un entorno cerrado que beneficiaba a Nokia”La suerte estaba echada y fue el principio del fin.

Solo un año después de la compra de la división móvil de Nokia Microsoft despidió a 18.000 empleados. El nuevo CEO, Satya Nadella, abandonó la estrategia de dispositivos de Ballmer y explicó que la compañía debía estar preparada “para tomar decisiones difíciles en áreas que no estaban funcionando”. 

Windows Phone/Mobile finalmente fue rebautizado como Windows 10 para Phones en 2015. El sistema sí estaba preparado, pero ya era tarde, con Nokia KO, sin socios de hardware que fabricaran terminales, sin operadoras que lo apoyaran y sin desarrolladores que años antes se pasaron a iOS y Android.

El final es conocido. Microsoft anunció en el otoño de 2017 que el desarrollo de la plataforma estaba terminado lo que supuso la salida oficial del segmento de móviles inteligentes que no de la movilidad, ya que la firma sigue haciendo caja con cada dispositivo Android que se vende y continúa lanzando apps y servicios para Android e iOS. El Windows 10 sobre ARM es otro de los pilares de la nueva estrategia, aunque está por ver su extensión final y para el futuro se apunta ‘Andromeda’ como un sistema para dispositivos de nuevos factores de forma como Surface Phone.

Lo más leído