Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Intel FreeSync? Intel soportará Adaptive Sync y dejará sola a NVIDIA

Publicado

el

Intel soportará Adaptive Sync

Intel FreeSync (o una denominación parecida) está en camino. Las GPUs de Intel soportarán la tecnología de sincronización de imágenes Adaptive Sync, según confirma Chris Hook, uno de los responsables de gráficas dedicadas y tecnologías visuales de Intel.

Chris Hook fue uno de los primeros empleados incorporados al departamento que dirige Raja Koduri, ex-responsable del grupo Radeon Technologies de AMD y el fichaje estrella para esta división gráfica de Intel que tiene grandes ambiciones incluyendo el lanzamiento de la primera gráfica dedicada en 20 años.

La confirmación del Intel FreeSync es relevante por varios motivos. Adaptive Sync es un estándar para sincronización de imágenes creado por VESA. Es una especificación abierta que se ofrece libre de royalties y es la misma que utiliza AMD para ofrecer funciones de sincronización entre sus tarjetas gráficas y los monitores, solo que con el nombre comercial AMD FreeSync.

Frente a ella, NVIDIA ofrece G-Sync, una característica que funciona con un módulo patentado incluido en los monitores soportados. El gigante verde mantiene cerrada la tecnología y además, cobra royalties por ella. Por ello, verás que los monitores con G-Sync son bastante más caros que los equipados con Adaptive Sync. La incompatibilidad de ambas (aunque existan técnicas para habilitarlas) es un problema para la industria y el consumidor.

FreeSync sobre una GPU NVIDIA

Intel FreeSync: un problema para NVIDIA

El uso por Intel de la misma tecnología que AMD deja sola a NVIDIA. Y veremos las consecuencias porque Intel no es cualquiera. Aunque NVIDIA domina el mercado de gráficas dedicadas, Intel lidera -por mucho- el mercado gráfico global con las integradas que ofrece en sus procesadores.

Intel va a por NVIDIA «de cabeza», preocupada -con razón- por su posición en el mercado gráfico y no solo en consumo, sino por la entrada en centro de datos con las GPGPU. De ahí la sorpresa del lanzamiento del procesador Core con GPU Radeon en alianza con su rival AMD o el anuncio de su primera gráfica dedicada en 20 años con lanzamiento previsto en 2020.

En cuanto a tecnologías de sincronización, un rápido ejercicio de reflexión nos llevaría a apuntar que el G-Sync de NVIDIA puede volverse irrelevante una vez que la industria apoye masivamente a Intel e impulse definitivamente el Adaptive Sync de VESA.

NVIDIA debe ir con cautela. Tiene una posición privilegiada en el mercado gráfico que va a reforzar con las RTX 20, pero nada dura para siempre y el uso de tecnologías propietarias no son del agrado de consumidores e industria.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído