Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Windows 10 sufre pantallazos azules tras la última actualización

Publicado el
mejores contenidos MC CLI

Microsoft arrastra una temporada complicada en lo que respecta a Windows 10 y las actualizaciones de dicho sistema operativo. Como sabrá la mayoría de nuestros lectores la llegada de aquél supuso una transición importante, en la que el gigante de Redmond pasó de un modelo de “Windows como producto”, seguido en Windows 7 y Windows 8.1, a un modelo de “Windows como servicio”.

Esto tiene una consecuencia muy importante para el usuario, y es que ya no hay un sucesor de dicho sistema operativo, al menos en el sentido tradicional. En su lugar Microsoft mantiene una política de parches semestrales que elevan el número de versión y que no se limitan a introducir correcciones de errores y mejoras de seguridad y de rendimiento, sino que además traen novedades funcionales para poner al día el sistema operativo y hacer que siga siendo competitivo.

En efecto, este enfoque es el mismo que sigue por ejemplo Apple con macOS, aunque a diferencia de Microsoft la compañía de la manzana opta por lanzar una única actualización anual en lugar de una cada seis meses. Puede parecer un tema poco importante, pero lo cierto es que el enfoque del gigante de Cupertino es menos arriesgado, ya que dispone de un periodo de tiempo mayor para pulir la actualización y comprobar que no hay problemas importantes.

Tras los fallos que han dado las últimas actualizaciones de Windows 10 tanto analistas como periodistas, y también los propios usuarios, han puesto en entredicho el ritmo de actualizaciones que sigue Microsoft, y han comentado que quizá deberían pasar a unificar las dos actualizaciones semestrales en una única actualización anual. Tiene sentido, pero de momento parece que el gigante de Redmond no va a cambiar de estrategia.

Microsoft había prometido mejorar la calidad de las actualizaciones tras el desastre vivido con Windows 10 October Update 2018, pero lo cierto es que los últimos lanzamientos no han estado a la altura, y eso que hablamos de actualizaciones acumulativas y no de parches semestrales. Con la llegada de la actualización KB4482887 se produjeron problemas de pérdida de rendimiento en algunos juegos, y la KB4489894, dirigida a usuarios que utilicen Windows 10 April Update 2018, están produciendo pantallazos azules.

La compañía ha explicado que los pantallazos azules se producen por la activación de fuentes de caracteres definidos para el usuario final (EUDC), una característica que no es muy utilizada en occidente, y se soluciona de una manera muy sencilla: desactivándola. Obviamente no es una solución definitiva, pero de momento es la única que funciona, salvo que optemos por desinstalar la actualización KB4489894. No sabemos cuándo llegará un nuevo parche que ponga fin a este problema, pero en principio todo parece indicar que tendremos que esperar hasta la primera mitad de abril.

Con este panorama no es extraño que Microsoft haya decidido llevar la opción de pausar la instalación de actualizaciones a los usuarios de Windows 10 Home, y tampoco que esté preparando un sistema que será capaz de revertir las actualizaciones instaladas que den problemas graves.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído