Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado

Publicado el
Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 36

Nunca vas a ser feliz cocinando para otra persona. Inez, (El chef 2014)

Estuvo dando varias vueltas al zoco, al principio con una gran desorientación. Saturado por el ruido atronador de las voces y el sonido de los artesanos y las furgonetas que pasaban a velocidad absurda entre la multitud que se agolpaba en cualquier espacio libre del suelo. La gran masa de gente se desplazaba como una marea que siempre parecía ir en contra de hacia donde él había decidido transitar. Así que al poco tiempo, agotado por el esfuerzo, se dejó arrastrar por la corriente humana y transformó su desconcierto en resignación. Había viajado con la esperanza de relajarse y descansar pero la verdad es que se sentía agotado por todas las cosas que se suponía que tenía que ver. Despertarse pronto, acostarse tarde y mientras tanto las obligadas y agotadoras peregrinaciones culturales.

Comenzó a notar que se iba acostumbrando al ruido del zoco que antes le había parecido atronador, se había convertido casi en una música relajante. La presión y el calor del resto de los cuerpos entre los que transitaba terminó por sumirle en una especie de trance y se dejó llevar por la marea humana. Con los ojos cerrados se dio cuenta que incluso se le había pegado el olor del zoco, un olor mareante que completó la ensoñación en la que se encontraba y sobre la que seguía moviéndose a pesar de no tener conciencia de ello. De repente el olor cambió y el ruido se amortiguó, notó que la presión y el calor del roce de los cuerpos había desaparecido. Abrió los ojos. Se encontraba en una especie de tienda pobremente iluminada con el suelo cubierto de alfombras y el ambiente cargado de un intenso y punzante olor a especias. Una voz ronca se escuchó tras una gruesa cortina: «te estaba esperando».

El Mazda3 es la gran novedad del fabricante japonés para intentar discutir a Toyota la oferta de coches híbridos de etiqueta Eco. En este caso Mazda, el contrario de su competidor, ha optado por un sistema de hibridación ligera con un pequeño motor eléctrico de 24 voltios y una también pequeña batería que no son capaces de mover el coche pero que ayudan al funcionamiento del motor.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 38

Ficha técnica del Mazda3

Ya tuvimos la ocasión de probar un modelo de Mazda3 con el motor de 122 caballos llamado Skyactiv-G que nos convenció por suavidad y progresividad pero que se quedaba algo corto de potencia, sobre todo teniendo en cuenta la filosofía del modelo y de la propia marca que tiene como objetivo en el desarrollo de sus modelos el proporcionar ciertas sensaciones deportivas.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 40

Este motor de 179 caballos completa una gama de motores Eco que curiosamente (o quizás no tanto) coincide casi exactamente con la potencia de los dos modelos híbridos que ofrece Toyota con su Corolla. Es un modelo similar en tamaño al Mazda3 pero que ofrece además un modelo llamado Touring Sports con carrocería familiar que Mazda no ofrece.

Más caballos

Ya hemos hablado en el anterior artículo del diseño exterior y el planteamiendo del Mazda3, que responde a una filosofía de coche deportivo moderno que ha ido evolucionando con el tiempo para transmitir dinamismo pero también actualidad en sus líneas. Desde el diseño de los faros, afilados y de gran tamaño, al perfil de la carrocería que restan como apuntábamos algo de visibilidad interior.

Los grupos ópticos traseros tienen un aire de coche italiano deportivo con su diseño alargado pero compuestos por elementos circulares. Completan la estética deportiva un alerón trasero no demasiado grande pero bien visible de color negro y un faldón delantero en el color de la carrocería rematado por una línea negra. En el frontal domina la rejilla de ventilación poligonal que da personalidad e identifica al modelo.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 42

En el interior vale lo que contábamos para la otra motorización, un puesto de conducción muy cuidado con un volante de tres radios tapizado, los indicadores de aguja en los que el del centro (el que mide la velocidad) es en realidad una pantalla digital en la que se muestra además de la velocidad a la que se desplaza el coche otra información adicional.

Estilo deportivo

Esta configuración proporciona una sensación de estilo entre deportivo moderno y estética vintage que está realmente conseguida. Otros elementos que contribuyen al espíritu deportivo es el diseño de los asientos, con una buena sujección lumbar que ayuda a que no nos desplacemos al afrontar curvas a cierta velocidad.

También apuntábamos que tanto el puesto de conducción como el del acompañante son muy cómodos e invitan a hacer kilómetros, mientras que en la parte trasera aunque los asientos son cómodos la visibilidad y la iluminación están algo limitadas. Caben dos personas y una tercera con cierta dificultad y no dispone ni de tomas USB ni de salidas de ventilación para los ocupantes de las plazas de atrás.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 44

El maletero por su parte no es de los más amplios pero es bastante aprovechable. En conjunto los acabados del interior están a la altura de lo que se espera de esta marca, que es bastante y que se llega a percibir como de un coche de categoría superior. Bueno aunque continuista el sistema de información y entretenimiento con la pantalla de siete pulgadas que ya conocíamos de modelos anteriores.

Más caballos

El punto clave de esta prueba es sin duda la conducción y descubrir si con esos casi sesenta caballos más el Mazda3 se transforma en algo más que un coche con aspiraciones. Hay que recordar que en este modelo con Skyactiv-X, tal y como sucede con el Skyactiv-G, Mazda no incorpora turbocompresor (aunque sí un compresor pero que no aumenta la potencia) por lo que el empuje proviene de los cuatro cilindros que suman dos litros de cubicaje sin ninguna sobrealimentación ni ayuda que no sea el pequeño motor de 24 voltios.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 46

Además dada este peculiar concepto de coche híbrido no es necesario que se asocie a un cambio automático, por lo que podemos disfrutar de un cambio manual que potencialmente pude otorgar más control y sensaciones deportivas gracias a que podemos apurar las revoluciones a nuestro antojo (con ciertos límites).

Repasando el concepto de esta motorización se trata de un motor de explosión que utiliza indistintamentes dos sistemas de alimentación según decida el ordenador del mismo. El sistema se denomina ignición por compresión por chispa que significa que en determinadas condiciones la explosión dentro del cilindro se produce por compresión de la mezcla y en otras ocasiones es la chispa de la bujía la que produce la explosión.

Siempre dispuesto

Esto hace que el motor funcione de forma óptima en casi cualquier condición de temperatura y funcionamiento con lo que se consigue un aprovechamiento mayor del combustible y unas emisiones muy bajas para un motor de gasolina de una potencia comparable. Además el motor eléctrico de 24 voltios de algo más de 8 caballos también pone su granito de arena al entrar en juego en el momento de arranque y para asistir al generador.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 48

Por otro lado esta joya de la ingeniería es totalmente transparente, es decir, las sensaciones al conducirla no varían con respecto a un coche equipado con un motor de explosión tradicional. Y eso además manteniendo intactas las aspiraciones deportivas que pretende Mazda con sus 180 caballos y una cifra de par de 224 Nm.

Pero aunque la tecnología es fascinante lo importante es cómo se porta en carretera. Los primeros pasos con esta versión no transmite una diferencia radical con el motor de 122 caballos, que ya arrancaba con mucha soltura. Hay que subir revoluciones y utilizar el cambio para arrancar sensaciones superiores a la versión menos potente.

Progresividad y refinamiento

Lo mejor del motor es la progresividad, falta de vibraciones y el silencio del habitáculo, en definitiva un refinado y muy alto confort de marcha. Es un motor extremamente civilizado por lo que carece de una personalidad especialmente deportiva. Aunque sí se nota diferencia con el motor de 122 caballos a partir de las 6.000 revoluciones, donde ambos alcanzan el régimen de potencia máxima, el motor no estira más (en ambos casos) y no dispondremos de una mayor reserva de potencia.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 50

Si ya con los motores atmosféricos de Mazda hacía falta hacer un uso bastante intensivo del cambio para mantener el empuje del motor, en este caso la necesidad de jugar con las marchas es similar. El motor eléctrico ayuda ligeramente en la fase de puesta en marcha, que es muy rápida, pero no cuando el coche está lanzado.

Eco-deportivo

En definitiva el Skysctiv-X es una motorización que podríamos definir como eco-deportiva. Las sensaciones son mayores que con un coche híbrido tradicional pero tiene un espíritu menos deportivo que un motor de explosión sobrealimentado con una potencia similar pero con respecto a este el consumo y las emisiones son mucho menores.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 52

En cuanto al comportamiento del coche en carreteras viradas volvemos a asistir a un gran trabajo de los ingenieros de la marca japonesa. El coche se pega al asfalto con seguridad y transmite todo lo que necesitamos al volante para entrar con seguridad en la curva o rectificar si es necesario. Son reacciones nobles y muy asentadas que admitirían una motorización más alegra sin ningún tipo de problema.

Conclusiones

Nos ha gustado mucho el Mazda3 y el despliegue de ingeniería con este motor en particular, el llamado Skyactiv-X, es impresionante. No solamente han sido capaces de solucionar problemas técnicos muy importantes para hacerlo funcionar sino que han conseguido aunar una extremada suavidad de funcionamiento con unas cifras de emisiones y consumos muy bajas para su nivel de potencia.

Mazda3 2019 Skyactiv X, especiado 54

El único pero es que para conseguirlo han tenido que sacrificar algo del espíritu deportivo que parecen prometer los 180 caballos de su ficha técnica. Acostumbrados a motores sobrealimentados que suben de vueltas con rabia este Mazda3 parece menos, pero en realidad disponemos de potencia y par más que de sobra para conducir a cualquier ritmo… pero con algo menos de sensaciones de lo que se espera. Es un coche increíble y una compra muy recomendable siempre que no se espere lo que no puede ofrecer.

Valoración Final
8.5 NOTA
NOS GUSTA
Motor progresivo y refinado
Excelentes acabados
Diseño deportivo
Bajo consumo y emisiones
A MEJORAR
Menos deportivo y nervioso de lo esperado
Falta de visibilidad lateral en plazas traseras
RESUMEN
Un coche excelente si no se busca un comportamiento muy deportivo. Buenas cifras de consumo y de emisiones para un coche con sistema de hibridación ligera
Prestaciones9
Diseño9.5
Consumo8
Confort8
Sistema de infoentretenimiento8

Lo más leído