Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

Publicado el
Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

Tras unas cuantas horas dedicadas a Empire of Sin, tengo la sensación de que Romero Games ha sabido encontrar un nicho particularmente interesante dentro de la temática de la mafia. A lo largo de los años hemos visto centenares de títulos dedicados al mundo del hampa, tanto en el presente como, sobre todo, en el pasado, y la inmensa mayoría de ellos han sido títulos de acción (como la saga Mafia) o simuladores de gestión en los que tenías que dirigir todos los aspectos de tu imperio clandestino.

Empire of Sin, sin embargo, nos plantea una mecánica de juego muy distinta, que a los jugadores de XCom les resultará bastante familiar, puesto que nos encontramos con una más que interesante fusión de estrategia por turnos, gestión y RPG. Una combinación que de primeras puede parecer un tanto compleja, pero que a medida que vas avanzando en el desarrollo del juego descubres que encaja bastante bien, y que (entre otras ventajas) puede proporcionar muchas horas de juego.

Forja tu propio imperio del mal

En Empire of Sin adoptas el rol de un jefe mafioso que, prácticamente desde la nada, tendrá que medrar hasta construir su propio imperio. Dado que el juego se ambienta en el Chicago de los años 20 del siglo pasado, no tardarás en imaginar los elementos en los que se sostendrá dicho imperio: casinos, armas, burdeles y alcohol, mucho alcohol (recuerda que hablamos de los años de la ley seca). Obviamente, no estarás solo en tu cometido. Para bien, porque podrás contar con aliados y esbirros, y para mal, porque no eres la única persona que anhela hacerse con el control de los bajos fondos de la ciudad del viento.

Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

Nada más empezar tendrás que hacer la primera elección: qué líder quieres ser. Para tal fin, Empire of Sin pone a tu disposición 14 personajes, algunos de ficción y otros reales, como es el destacable caso del Alphonse ‘Al’ Capone, toda una leyenda del mundo del hampa e inspiración de películas, libros, juegos, etcétera. Cada personaje, como ya podrás imaginar, tiene sus propias características, y lo interesante es que éstas están lo suficientemente marcadas como para que la experiencia de juego varíe de uno a otro, lo que permite volver a jugarlo bastantes veces y que la experiencia sea distinta en cada partida.

Una vez hecha esa elección, ya con tus pies en las calles de Chicago, Empire of Sin te propondrá un tutorial. Esta ayuda es opcional y si simplemente se tratara de un juego de estrategia por turnos, no habría demasiado problema en saltárselo. Sin embargo, como ya comentaba antes, Empire of Sin también te pone al mando de las operaciones de tu imperio, y como ya puedes imaginar, esto no es tarea fácil, por lo que una ayuda para entender todos los elementos a gestionar es muy de agradecer.

Y reconozco que me sorprende decir esto, puesto que siempre he tenido preferencia por las experiencias de juego sin asistentes y tutoriales, pero en este caso hice una primera prueba sin contar con dichas ayudas, solo para descubrir que para la inmensa mayoría de los casos es mejor dedicarle unos minutos al tutorial completo. Empire of Sin puede parecer sencillo en un primer vistazo, pero que eso no te llame a error, en realidad ofrece un nivel de complejidad más alto de lo aparente, lo que hace que la experiencia de juego termine por resultar mucho más gratificante.

Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

¿Cuál es la propuesta de juego de Empire of Sin?

¿Y a qué te enfrentarás en Empire of Sin? ¿Qué es lo que tienes que hacer en este juego? Pues como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes. En primer lugar (por empezar por uno de los puntos, porque en realidad todos tienen mucho peso en la propuesta del juego) hablemos de los combates. Como ya he mencionado antes, hablamos de combate por turnos. Puedes olvidarte de la acción frenética del tiempo real, aquí tendrás tiempo para planificar tus movimientos, pero es importante que los calcules a la perfección.

Por ejemplo, un aspecto básico de los mismos es la cobertura, tendrás que dedicar más de un punto de acción a resguardarte para evitar que un disparo enemigo acabe contigo y con tu incipiente imperio. También tendrás que llevar la cuenta de la munición que te queda en el cargador, pues de lo contrario puedes plantarte frente a tu enemigo con la intención de acribillarlo, solo para descubrir que tendrías que haber recargado tu arma previamente.

Algo que me ha gustado bastante de Empire of Sin es la riqueza en las acciones tanto del mafioso al que encarnas como de sus acompañantes en cada enfrentamiento. Cada uno, al igual que ocurre con los jefes que puedes elegir al inicio, tiene sus particularidades, así que es recomendable que dediques un tiempo a explorar qué te ofrece cada uno de ellos, y cuál es la mejor manera de emplearlos al entrar en combate.

Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

La estrategia de ser un mafioso

Si el combate es importante en Empire of Sin, la gestión no lo es menos. De nada sirve ir recorriendo Chicago y acabando con tus enemigos a punta de pistola si, por el camino, no vas haciendo crecer y consolidando tu imperio. Ya sea con la cartera o con la pistola por delante, tu objetivo es hacerte con el control de tantos negocios como sea posible. Puedes comprarlos o puedes robárselos a tus rivales (en tal caso, obviamente, prepárate para las consecuencias).

Cada vez que te hagas con un local en Empire of Sin, sea del tipo que sea, tendrás que preocuparte de su funcionamiento y esto incluye varios aspectos, desde la seguridad hasta la calidad de los servicios que ofrece. Esto, claro, no es gratis, así que tendrás que realizar una buena planificación del gasto, pues de lo contrario te puedes encontrar con que uno de tus locales está siendo atacado y no cuentas con los recursos necesarios para protegerlo.

A este respecto, y especialmente si no estás acostumbrado a los simuladores de gestión, es posible que algunas pantallas te recuerden más a un documento de Excel del trabajo que a un juego. Mi consejo es que no te dejes impresionar por toda esa cantidad de datos, que al principio puede resultar un poco confusa. Con la ayuda del tutorial y, sobre todo, a medida que vayas avanzando en el juego, todo irá encajando y serás capaz de encontrar rápidamente la información que buscas. Y, lo que es aún más interesante, de extraer valiosas conclusiones de dicha información.

Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

No hay dos partidas iguales

Algo que me ha gustado mucho de Empire of Sin y que ya he mencionado anteriormente es que ofrece una rejugabilidad muy, muy alta, y esto es así por varios factores. El primero es que los capos que puedes elegir al principio de cada partida son bastante diferentes entre sí, lo que resultará un factor determinante en el desarrollo de cada partida. Pero es que, además, ocurre lo mismo con el resto de personajes de la historia. Que un secuaz sea el ejemplo de la obediencia en una partida, no significa que vaya a mostrar ese mismo comportamiento en la siguiente.

Tampoco encontrarás los mismos negocios y lugares en las mismas ubicaciones del mapa. Para cada partida Empire of Sin genera un mapa único al que tendrás que adaptarte y que supone otra variación más a las que ya he mencionado antes. A diferencia de muchos títulos de acción, no podrás aprenderte las ubicaciones de una partida a la siguiente, porque te llevarás un enorme chasco al abrir el mapa en la nueva partida.

Analizamos Empire of Sin: ponte en la piel de Al Capone

Empire of Sin, hardware

C0mo puedes comprobar en la lista inferior, Empire of Sin es muy poco exigente en lo referido al hardware necesario para poder jugarlo, hasta el punto de que un ordenador con 10 años es capaz de moverlo sin acabar en llamas. Obviamente, cualquier mejor sobre la configuración mínima se traducirá en una experiencia de juego más fluida y en la que podrás disfrutar mejor de la excelente ambientación, un punto fuerte de este juego.

Mínimos:

  • Procesador:Intel Core i3-530 / AMD Phenom II X3 720
  • Memoria: 4 GB de RAM
  • Gráficos: NVIDIA GeForce GTX 460 (1GB) / AMD Radeon R7 250 (2GB)
  • DirectX: Versión 11
  • Almacenamiento: 10 GB de espacio disponible
  • S.O: Windows 8.1/10 de 64 bits / MacOS X 10.13.6 Big Sierra

Recomendados:

  • Procesador: Intel Core i5-4460 / AMD Ryzen 5 3400G
  • Memoria: 8 GB de RAM
  • Gráficos: NVIDIA GeForce GTX 770 (2GB) / AMD® Radeon™ RX 470 (4GB)
  • DirectX: Versión 11
  • Almacenamiento: 10 GB de espacio disponible
  • S.O: Windows 10 de 64 bits

Durante las pruebas su rendimiento ha sido bueno, si bien hay algunos aspectos que pueden pulirse (y que a buen seguro lo harán) con los primeros parches. Solo hay, en el lado malo, un punto que sí que necesita de una cierta mejora, y es la IA que controla a los enemigos. Y es que, aunque en la mayoría de los casos ha respondido adecuadamente, en dos o tres ocasiones me he encontrado con comportamientos incomprensibles durante el combate.

Empire of Sin está disponible en Steam para Windows y MacOS X por un precio de 39,99 euros en su versión base, un precio que asciende hasta los 69,99 euros de la versión premium.

Valoración final
8.3 NOTA
NOS GUSTA
Propuesta de juego muy original
Enorme rejugabilidad
Muy buena ambientación
Requisitos técnicos bajos
A MEJORAR
IA de los enemigos un tanto errática
RESUMEN
Empire of Sin es una propuesta original e innovadora que sirve para darle una vuelta de tuerca a los títulos basados en el crimen organizado. No es un juego sencillo, tendrás que dedicar un tiempo a conocer sus personajes, estudiar sus funciones, entender sus datos, pero es una dedicación que merece la pena, pues la propuesta de juego es muy, muy divertida.
Gráficos y sonido7.5
Jugabilidad8.5
Rendimiento9
Características/Precio8

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído