Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Volkswagen Taigo, nubes

Publicado el
Volkswagen Taigo

Yo soy las sombras. Batman (The Batman, 2022)

No hay yogures. ¿Cómo es posible que no haya yogures? Estoy en el supermercado delante de los lácteos mesmerizado por el zumbido del compresor y observo el hueco en el que aparece el precio de MIS yogures pero NO los yogures. Un espacio vacío que no deja terreno para ninguna clase de esperanza. Porque no solamente no hay yogures del sabor o de la marca que me gusta, no hay yogures de ningún tipo. Ni siquiera de esos que se beben, que no soporto, no hay yogures griegos, ni con bífidus, ni con calcio, ni de esos que hacen desaparecer el colesterol por arte de magia. Nada de nada. Una nevera vacía que observo como el que se ha perdido en el desierto, supera una duna con gran esfuerzo y al otro lado encuentra mucho más desierto.  No soy de los que prefieren hacer la compra desde casa con la app o a golpe de ratón. No me importa salir con mi bolsa de tela y patearme unas cuantas manzanas para llegar al pequeño super de mi barrio. Pero esto acaba con cualquiera. Porque en mi nevera el panorama yoguril es igualmente desolador. ¿Qué postre compro? El yogur daba a mi dieta una pátina healthy que me resultaba agradable.

Una excusa para meter algo de sabor ultraprocesado con la coartada de la flora intestinal, la digestion y el cuidado otros tractos más prosaicos. Pero la ausencia de yogures desmonta cualquier montaje y mis ojos se posan en la sección donde las natillas de sabores lucen en envases sinuosos y sugerentes, algunas mostrando un engañoso «0%» en la etiqueta, otras traicionando el sabor tradicional con una promesa de chocolate. Todo el mundo lo ha visto, incluso desde la cámara de seguridad a la que miro y me encojo de hombros. Me he visto obligado. No hay yogures. Es un complot contra mi salud. Así que me decido por la más chocolatosa de las natillas, la que menos sana e inofensiva me ha parecido. La que sin lugar a dudas acortará mi estancia en este lado de la laguna Estigia en un buen puñado de horas. Me dirijo a la caja como un ladrón, procurando ocultar el contenido de mi cesta. Entonces me para el de seguridad: «¿Qué lleva ahí?» me dice algo azorado. Me rindo a la autoridad y confieso «De acuerdo. Son natillas de chocolate…» «No» replica él con voz temblorosa «me refiero a… la pistola.» Miro mi mano derecha que efectivamente empuña un arma. Y entonces me acuerdo… es verdad, no solamente venía a por yogures.

El mundo de los SUV se ha ido ensanchando a medida que el éxito de estos vehículos ha ido conquistando el mercado y los compradores han adoptado esa nueva forma de movilidad. Aprovechando el chasis destinados a los turismos han ido apareciendo versiones con carrocería inspirada en todoterrenos ya de todos los tamaños, con algunas soluciones interesantes como es el caso de los SUV más compactos que últimamente se están popularizando más.

Volkswagen Taigo

Modelo analizado Volkswagen Taigo
Motor y acabado R-Line 1.5 TSI 150 CV DSG
Potencia 150 CV
Velocidad máxima 212 Kmh
Aceleración o-100 8,3 s
Largo/ancho/alto 4266/1757/1515 mm
Potencia máxima RPM 150 CV
Par máximo Nm/RPM 250 Nm
Caja de cambios Automática
Web https://www.volkswagen.es/
Precio 31.820 euros

Decimos que resulta interesante porque una de las limitaciones que tienen los coches más compactos es el espacio con lo que una carrocería más capaz no deja de ser un aumento de versatilidad que puede ser muy práctica, sin necesidad de aumentar el tamaño del coche manteniendo así su agilidad y utilidad en ciudad. En nuestro caso nos hemos acercado a uno de los últimos SUV Compactos llegados al mercado: el Volkswagen Taigo, que está basado en el modelo Polo.

Familia poblada

En realidad el Taigo también comparte plataforma con el T-Cross, que ya pudimos probar, pero tiene una orientación más dinámica y en realidad en logitud es incluso mayor que el T-Roc (que también probamos), basado en el Golf. En definitiva dentro de la gama de Volkswagen encontramos tres SUV compactos con un tamaño parecido que por otro lado están destinados a cubrir las necesidades de compradores con gustos distintos.

Volkswagen Taigo, nubes 30

La primera impresión al observar el diseño exterior del Taigo es que los ingenieros de Volkswagen han querido dar una personalidad parecida a la de sus hermanos mayores con detalles muy concretos como la configuración de los grupos ópticos anteriores con una tira de luz tipo led que une los faros o las rejillas en color negro que destacan en el morro y en los laterales del paragolpes los huecos en los que se sitúan las luces de posición integrados en una moltura negra que engloba la rejilla inferior y dichas luces.

El lateral tiene un perfil más deportivo que el de sus hermanos con una línea ascendente en la parte de las lunas y unas barras del techo en color negro se combinan con unas llantas de diseño deportivo, unos pasos de rueda con molduras en color negro y un spoiler trasero en el color de la carrocería bastante pronunciado. Hay que decir que hemos elegido el acabado R de este modelo que equipa una serie de detalles estéticos con inspiración deportiva que subrayan este diseño más dinámico del Taigo como unas llantas de 17 pulgadas en vez de 16 y un diseño distinto del paragolpes.

Trasera agresiva

La parte de atrás tiene un diseño aún más original con unos grandes grupos ópticos unidos por una pieza de plástico transparente sobre el portón del maletero donde se coloca el escudo de la marca. La luna del maletero tiene una inclinación grande y también luce otros detalles deportivos como una pieza en color negro encastrada en el parachoques trasero que también alberga el doble escape con un diseño alargado y acabado plateado.

Volkswagen Taigo, nubes 32

En general el aspecto es mucho más deportivo y estilizado que el de sus compañeros de categoría de la marca y queda un poco más cerca del diseño de un turismo deportivo que el de un SUV. Incluso se podría decir que el aspecto de este Taigo le da un aire de familia pero que le acerca casi más a las líneas de un Touareg que a las de los mencionados T-Roc y T-Cross que aunque también tienen algún guiño a la estética deportiva tienen más aspecto de coche familiar tranquilo.

En el interior y como es costumbre en los diseñadores de Volkswagen, el espacio está muy bien aprovechado. Un detalle curioso es que cuando nos sentamos en el asiento del conductor la posición no es tan erguida como en otros SUV, incluso de la misma marca, por lo que la postura es la misma que en un Golf u otro turismo por lo que llevaremos las piernas menos flexionadas y tenderemos a acercar más el asiento al volante. Los asientos con cómodos y envolventes, tanto en los laterales como en la parte inferior y con un diseño específico con una tela con estampado de rombos propia del acabado R.

Interior buenos acabados

En cuanto a la instrumentación corresponde a la de los modelos de Volkswagen que disponen de pantallas para la información y el control de las funciones del coche. La instrumentación tras el volante se visualiza mediante una pantalla de 10,2 pulgadas con una excelente calidad de imagen, tal y como hemos visto en otros modelos de la marca alemana. Podemos elegir una gráfica de diales para sentir que estamos conduciendo un coche con la instrumentación adicional sin perder todo el resto de los datos que puede mostrar el sistema.

Volkswagen Taigo, nubes 34

También el sistema de información y entretenimiento es el mismo que incorpora Volkswagen en sus últimos modelos, con una pantalla de 9,2 pulgadas, también con buena visibilidad y calidad de gráficos, desde la que podemos acceder a información y funciones del coche así como al sistema de navegación. El sistema es compatible con Android Auto y Apple Car play, pero hay que tener en cuenta que la conexión se hace mediante cable USB-C o de forma inalámbrica.

Una novedad es la de los controles del sistema de climatización, que en este modelo son táctiles, aunque tienen una funcionalidad muy parecida a los que disponen de botones y diales físicos y permiten regular su funcionamiento sin necesidad de acceder al sistema de información y entretenimiento. El espacio para los objetos es abundante, aunque algunos huecos son algo pequeños como los destinados al teléfono móvil, que va creciendo en tamaño pero los fabricantes de automóviles no parecen seguir el paso en este sentido.

Comodidad

En la parte trasera los asientos también son cómodos, aunque hay algo menos espacio para las piernas pero hay espacio de sobra a lo alto a pesar de que el diseño de la carrocería desciende más que con el T-Cross por ejemplo, que dispone de algo más de espacio para los ocupantes de la fila de atrás. En cualquier caso dos personas pueden acomodarse de forma confortable incluso si tienen cierta altura y una tercera mucho más ajustada como suele ser habitual en vehículos de este tamaño.

Volkswagen Taigo, nubes 36

El maletero es uno de los puntos fuertes del Taigo, que en capacidad puede presumir de 440 litros y dispone de un suelo que puede colocarse a dos alturas para dejar más espacio o menos y un hueco para objetos que permanecen ocultos en la parte inferior. Pueden abatirse los asientos en dos partes para dejar mayor espacio para la carga y el portón es amplio y facilita mucho la tarea de introducir objetos en la zona de carga, incluso si son voluminosos.

En lo que respecta a la conducción lo primero apuntar las características del propulsor del Taigo. En este caso elegimos un motor de 1,5 litros de gasolina con turbocompresor que rinde 150 caballos, que para un coche del peso y el tamaño del Taigo es una cifra muy respetable. De hecho las cifras de aceleración que proporciona el fabricante son buenas ya que sobre el papel es capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora desde parado en 8,3 segundos.

Conducción agradable

Nos ha gustado mucho el tacto del Taigo en conducción urbana. Manteniendo un régimen bajo de revoluciones apenas oiremos el motor y tendremos potencia suficiente para salir en los semáforos con brío. Es un coche muy manejable y con un tamaño que nos ha parecido ideal tanto para desenvolvernos por las calles como para realizar maniobras de aparcamiento. La buena elasticidad del motor nos asegura que el cambio automático no tenga que trabajar demasiado.

Volkswagen Taigo, nubes 38

En autopista y carreteras rectas el Taigo se muestra muy confortable, con una suspensión que amortigua con eficacia y que transmite una excelente sensación de confort propia de «coche grande». Con el coche lanzado y las revoluciones bajas con la modalidad no Sport la velocidad de crucero es más que suficiente y no se notan ni ruidos ni vibraciones del motor y el ruido aerodinámico esta bien filtrado, por lo que es un coche con el que se puede viajar tranquilo.

En carreteras más viradas podemos sacar algo de la personalidad deportiva del Taigo, que en cualquier caso no es demasiado acusada. Tiene un DSG que en modo Sport tiene bastante brío y que apura algo más las marchas. No se trata de un coche nervioso en curvas sino más bien tranquilo, aunque siempre con una trayectoria honesta y corregible y ua buena velocidad de salida de las mismas. A pesar de eso es posible viajar a buen ritmo siempre en la modalidad Sport que le da una personalidad más deportiva.

Conclusiones Volkswagen Taigo

El Taigo es toda una sorpresa en la gama de SUV de Volkswagen que ya es bastante completa, pues ocupa un sitio que prácticamente ha inventado el fabricante alemán. Con la llegada del Taigo podemos adquirir un SUV compacto con buena habitabilidad, buen confort y dinamismo con motores más que probados con una estética algo más deportiva y detalles como un maletero capaz y versátil y algunos retoques en el diseño interior.

Volkswagen Taigo, nubes 40

No supone ni mucho menos una revolución pero sí puede cubrir el espacio de compradores que busquen una estética con guiños deportivos sin perder practicidad. No se trata de un coche deportivo ni por prestaciones ni por comportamiento sino más bien equilibrado y bastante austero en cuanto consumos, aunque si lo necesitamos y tras adaptarnos al funcionamiento del cambio automático sí podemos sacarle más partido en trayectos más divertidos. Muy equilibrado y con grandes posibilidades…

Valoración final
8.2 NOTA
NOS GUSTA
Buen confort de marcha
Habitabilidad para su tamaño
Buen maletero
A MEJORAR
Tacto poco deportivo
RESUMEN
El Volkswagen Taigo es un SUV compacto con una buena habitabilidad y confort con toques estéticos de inspiración deportiva.
Prestaciones8.5
Diseño8.5
Consumo7.5
Confort8
Sistema de infoentretenimiento8.5

 

Lo más leído