Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Apple aclara el futuro de Touch ID, Face ID y la polémica muesca

Publicado el
Apple aclara el futuro de Touch ID, Face ID y la polémica muesca 32

Con la llegada del iPhone 5s Apple apostó por Touch ID, un lector de huellas dactilares como sistema de autenticación biométrica. No era una tecnología nueva, de hecho la firma de Cupertino ni siquiera fue la primera en utilizar dicho componente en un smartphone (ese honor corresponde al Pantech GI100), pero debemos reconocer que empezó a marcar tendencia.

No lo dicho sin motivo. Pensad, por un momento, en la cantidad de smartphones anteriores al iPhone 5s que utilizaron un lector de huellas dactilares, y todos los que empezaron a optar por dicha tecnología después del lanzamiento de dicho. ¿No lo tienes claro? Pues deberías, ya que ningún tope de gama de los principales jugadores del sector smartphone apostó por dicha tecnología antes del iPhone 5s. Samsung, por ejemplo, introdujo el lector de huellas dactilares con el Galaxy S5, un terminal que llegó unos meses después (principios de 2014). El Galaxy S4, que llegó en 2013 (mismo año que el iPhone 5s), no tenía lector de huellas dactilares.

El impacto que tuvo en el sector smartphone la llegada de Touch ID fue muy grande. Todos los grandes del mercado empezaron a implementar lectores de huellas dactilares en sus smartphones, un componente que todavía hoy se mantiene como la gran estrella del mundillo si hablamos de autenticación biométrica.

Con el anuncio del iPhone X se produjo un nuevo punto de inflexión. Apple desechó Touch ID a favor de Face ID, un sistema de reconocimiento facial 3D que cuenta con un complejo conjunto de sensores que proyectan un haz de puntos láser sobre el rostro para crear un modelo tridimensional de alta calidad.

Esta definición nos permite entender que Face ID no es un sistema de reconocimiento facial cualquiera. No podemos engañarlo con fotos o vídeos de la cara del usuario, lo que lo convierte en una solución segura y viable para sustituir a Touch ID, pero al mismo tiempo resulta más cara y más complicada de integrar.

Hasta ahora Touch ID y Face ID han coexistido en el ecosistema de productos de Apple, ¿pero qué dirección va a tomar la compañía de la manzana en los próximos meses? Es una buena pregunta, y Greg Joswiak, vicepresidente de Marketing de Producto de Apple, ha confirmado en una reciente entrevista que ambas seguirán teniendo una importante presencia en los dispositivos de la compañía, aunque con un matiz muy interesante.

Greg Joswiak confirma que Apple no abandonará Touch ID, pero al mismo tiempo lo concibe como una alternativa secundaria que quedará reservada, sobre todo, a la línea iPad de la compañía de la manzana. No podemos descartar que dicha tecnología se aplique, además, a nuevos iPhone con diseños diferenciados y dirigidos a cubrir el sector «económico» (productos que sigan la idea del iPhone SE).

Apple aclara el futuro de Touch ID, Face ID y la polémica muesca 34

Apple, Touch ID, Face ID y la polémica muesca

Sabemos que el lector de huellas dactilares seguirá jugando un rol importante en Apple, pero Greg Joswiak ha querido ir más allá y ha profundizado en el papel que esta tecnología, unida a Face ID, juega cuando hablamos del iPhone y la polémica muesca.

No es un secreto, muchas voces han cuestionado a la compañía de la manzana por mantener durante dos años consecutivos un diseño con una muesca superior muy marcada que desentona si la comparamos con los acabados todo pantalla de los últimos terminales Android, pero tiene una explicación.

El ejecutivo de Apple ha confirmado que el sistema de sensores y componentes que utiliza Face ID es tan complejo y tan costoso que no es viable sin esa muesca, ya que en ella se «esconden» todos los elementos que necesita para funcionar. Esto sugiere que un iPhone sin muesca tendría, a día de hoy, que sacrificar Face ID.

Como alguno de nuestros lectores habrá anticipado esto nos lleva a pensar en un concepto de iPhone con cámara frontal de tipo periscopio, un diseño que Greg Joswiak descarta por completo no solo por cuestiones estéticas, sino también funcionales, ya que cree que este tipo de acabados ofrecen una menor vida útil.

Apple presentará mañana el esperado iPhone 11, un terminal que llegará en tres versiones con un precio claramente diferenciado y que mantendrá el diseño base de la generación actual, así como Face ID y el acabado en metal y cristal. Seguiremos el evento en directo para contaros todas las novedades, así que estad atentos.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

1 comentario
  • Zizou

    Supongo que habrá gente a la que le horrorizará, pero a mí no me disgusta la muesca.

    Más que lamentar la parte de pantalla que «se pierde» con los sensores, aprecio que hayan sabido ganar a ambos lados de la muesca espacio para pantalla, que queda muy bien para mostrar los iconos de cobertura, batería, etc. dejando de ahí para abajo espacio para los contenidos como tales.

Lo más leído