Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Skoda Kodiaq RS, garra

Publicado el
Skoda Kodiaq RS, garra 30

You make me feel like I can fly So high Elevation U2 (Elevation 2.000)

Están borrachos, apenas se sujetan en pie y aún así quieren entrar. Pienso en inventarme una excusa como que el aforo está completo, aunque la noche no ha ido nada bien en realidad, pero al final pienso que lo mejor es ir al grano: “no podéis entrar en este estado” les suelto junto con mi sonrisa de las tres de la mañana, algo cansada ya. No les gusta y al principio pienso que tendré problemas, pero van realmente borrachos y se convencen de que no vale la pena, quizás haya quedado algo de sensatez flotando sobre tanto alcohol. Así que se van a trompicones y me dejan solo con la luna.

Unos preciosos minutos en los que el aire frío y la luz azulada y tenue del satélite nocturno se ven acunados por el sonido lejano de la música del local atenuada por la gruesa puerta que guardo. Entonces la música arrolla mi placidez y alguien me coge del hombro. “Entra” dice la voz de uno de los socios del bar “te necesitamos”. La música se apaga mientras entramos en el local. Alguien enciende la luz y cientos de pares de ojos parpadean ante esa apabullante claridad. En el escenario veo un tipo disfrazado, es un disfraz demasiado bueno como un pulpo verde y viscoso con tentáculos y algo que parece un arma sujeto por uno de ellos. Con una voz estridente nos conmina: “llevadme ante vuestro líder”. Otra vez no.

Ya tuvimos la ocasión de probar el Skoda Kodiaq, una apuesta muy interesante del fabricante checo para competir en el mercado de los SUV de tamaño mediano o grande con muchos puntos a favor gracias a las aportaciones de la filosofía práctica de Skoda. En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de probar la versión RS de este SUV talentoso y práctico.

Skoda Kodiaq RS, garra 32

Ficha técnica del Skoda Kodiaq RS

Estas letras significan “Rally Sport” para indicar las versiones del fabricante con prestaciones y estética más deportiva. En su momento probamos la versión RS del Skoda Octavia que convertía un apacible y práctico sedán en un deportivo muy divertido aunque algo falto de caballos con una estética agresiva y buen comportamiento en carretera.

Poco diferentes

En el caso del Skoda Kodiaq RS el primer vistazo las diferencias estéticas frente a la versión estándar son pocas pero significativas. En el frontal podemos ver que en la parte del spoiler la toma de aire está dividida en dos con una moldura de plástico. Las llantas deportivas de 20 pulgadas dejan ver las pinzas de color rojo para dar una pincelada adicional de dinamismo al aspecto del coche. También se ha cambiado el aspecto de los retrovisores.

Skoda Kodiaq RS, garra 34

En la parte trasera el parachoques dispone de una franja reflectante que no encontramos en el Kodiaq de serie. Finalmente y a diferencia con las otras versiones de este modelo, los tubos de escape cromados están bien a la vista a los dos lados del parachoques. Obviamente también distinguiremos la versión por los logotipos RS que encontraremos en distintas partes de la carrocería para identificar la versión.

En el interior, igual de amplio y cómodo que el Kodiaq de serie, lo que más llama la atención son los asientos deportivos imitación de baquet. En esta versión el material de los mismos es una combinación de piel sintética y Alcántara de un tacto muy agradable. Disponen de reposacabezas fijos de tipo deportivo, con una generosa sujeción lateral y decorados con pespuntes rojos y el logo de la versión RS marcando el respaldo.

Detalles Sport en el Skoda Kodiaq RS

El volante también está decorado con el logotipo de la versión y tiene una forma especial, achatada en la parte inferior, que permite una conducción más deportiva al facilitar las maniobras rápidas. Está recubierto de cuero y también decorado con las costuras rojas que encontramos tanto en los asientos como en otros detalles del interior como el fuelle de protección de la palanca de cambios.

Skoda Kodiaq RS, garra 36

El salpicadero está cubierto en su parte central por un embellecedor de un material que imita la fibra de carbono. En el modelo que hemos probado la instrumentación es totalmente digital a través de una pantalla digital en el que podemos visualizar todo tipo de información incluido el mapa del navegador, tal y como es posible en otros modelos del grupo Volkswagen que hacen uso de este mismo sistema.

La habitabilidad de este Kodiaq es idéntica a la de otras versiones con la única diferencia de los mencionados asientos que no restan demasiado a la comodidad de acceso ni al confort de marcha. La única limitación es que el reposacabezas es fijo por lo que no es posible regular la altura del mismo, pero es un sacrificio menor para obtener una mayor sujección lateral que se comporta excelentemente bien en curvas.

Skoda Kodiaq RS: Siete plazas

La tercera fila de asientos tiene un acceso algo complicado pero se trata de plazas adicionales no demasiado grandes y que se supone que no van a ser utilizadas diariamente. Se depliegan y se pliegan de forma muy sencilla y aunque dejan poco espacio para las piernas es posible que viajen en ellas incluso adultos.

Skoda Kodiaq RS, garra 38

El maletero del Kodiaq es, como ya comentamos, uno de sus puntos fuertes de este modelo y la versión RS no es una excepción aunque pierde algo de capacidad de carga: 1.950 frente a 2005 litros. A primera vista no hemos podido ver la diferencia aunque es posible que el suelo de la versión RS sea algo más alto, quizás para dejar espacio a los amortiguadores de dureza variable que equipa esta versión.

Skoda Kodiaq RS: Un coche de altura

Curiosamente esto hace que el RS sea algo más alto que la versión básica de este modelo con una altura libre desde el suelo de 188 milímetros frente a los 187 de ésta lo que no resta facultades en este sentido para afrontar trayectos fuera de la carretera. El RS dispone de unas llantas de 20 pulgadas de diseño deportivo. Otra diferencia del RS es su peso ya que supera a otras versiones en unos 100 kilogramos.

Skoda Kodiaq RS, garra 40

Para la prueba dinámica nos fijamos como siempre primero en el motor. Curiosamente para esta versión, el fabricante checo ha optado por un motor diésel de 4 cilindros sobrealimentado que proporciona unos respetables 239 caballos y unos más respetables aún 500 Nm como cifra de par. La elección parece lógica ya que el coche no solamente está pensado para una conducción dinámica sino que gracias a esa buena cifra de par y la tracción integral puede superar obstáculos complejos sin problemas.

DSG para el Skoda Kodiaq RS

El cambio automático es el habitual DSG del grupo VAG adaptado a la motorización más potente. La tracción total también es la habitual y es capaz de distribuir el empuje a cada eje según las necesidades de conducción. Podemos modificar el comportamiento de distintos elementos del coche como el cambio, la amortiguación, el motor o la dirección seleccionando distintos modos como Eco, Comfort, Normal, Sport y Snow.

Skoda Kodiaq RS, garra 42

Al volante del RS enseguida se nota que a pesar de la buena insonorización del coche que ya notamos al probar otras versiones, el sonido del propulsor se filtra algo en el habitáculo, aunque más que molesto es necesario para transmitir qué tipo de coche estamos conduciendo. Gracias a su generosa cifra de par y de potencia el motor es muy flexible y permite acelerar en cualquier circunstancia sin perder empuje en ninguna de las zonas del cuentarrevoluciones.

Skoda Kodiaq RS: Divertido y práctico

El resultado es que el coche es muy divertido en conducción deportiva, confortable en largos viajes por autopista e incluso bastante eficaz fuera del asfalto. Es uno de los SUV más equilibrados que hemos probado en este sentido ya que no decepciona en ninguno de los terrenos ni situaciones en los que hemos probado el Kodiaq. Mérito sobre todo de las prestaciones del motor y de la excelente transmisión 4×4.

Skoda Kodiaq RS, garra 44

No es un coche que pueda equipararse a una berlina deportiva en terrenos virados ya que su altura limita la agilidad en curva, pero sí reacciones suficientemente estables como para conducir a buena velocidad sin presentar problemas. Incluso en modo Sport con la amortiguación más dura los viajes largos son muy confortables. Y fuera del asfalto no está falto de talento, aunque las llantas y los neumáticos no son los ideales para afrontar terrenos resbaladizos el control de tracción y el sistema 4X4 resuelven con soltura casi cualquier situación.

Conclusión

Estamos ante otra de las apuestas equilibradas de Skoda en este ocasión con tintes deportivos pero sin renunciar a la practicidad, habitabilidad y confort que está sabiendo proporcionar a sus propuestas para el boyante mercado de los SUV. Un diseño con los toques justos de deportividad y una motorización interesante que permite afrontar todo tipo de situaciones a la vez que otorga sensaciones deportivas. Por si fuera poco su consumo no es demasiado alto.

Skoda Kodiaq RS, garra 46

Por si fuera poco llevado fuera del asfalto este Kodiaq no se porta nada mal, a diferencia de algunos de sus hermanos, por lo que nos hemos topado con uno de los coches más versátiles que hemos tenido la ocasión de probar. Si el precio fuera un poco más ajustado como consiguió Skoda por ejemplo con la versión RS del Octavia este Kodiaq sería un superventas.

Valoración final
8.2 NOTA
NOS GUSTA
Racional y confortable a pesar de la suspensión deportiva
Buen motor con una gran cifra de par
Buen maletero
A MEJORAR
Estabilidad en curva mejorable
Precio
RESUMEN
Uno de los escasos modelos en los que la deportividad y la practicidad están presentes en dosis generosas sin llegar a demasiados compromisos.
Prestaciones9
Diseño8
Consumo7.5
Confort8.5
Sistema de infoentretenimiento8

Lo más leído