Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

SpaceX llevará publicidad al espacio

Publicado el
SpaceX llevará publicidad al espacio

Que SpaceX es una empresa clave en esta nueva edad dorada de la exploración espacial es algo indudable. Tuvimos una muestra clara de ello el año pasado, con los primeros vuelos tripulados de la Crew Dragon, un éxito que permitió a la NASA, por primera vez desde hace muchos años, llevar a cabo un cambio de tripulación en la Estación Espacial Internacional sin tener que contar para ello con la colaboración de Rusia.

También estamos viendo grandes avances por parte de SpaceX en lo relacionado con ir más allá. El programa Artemis de la agencia espacial estadounidense, con el que el ser humano volverá a la Luna en esta década y pisará Marte por primera vez en la siguiente, se apoya de una manera importante en SpaceX. Empiezo mencionando estos puntos porque creo, sinceramente, que las aportaciones de esta compañía a la exploración espacial son destacables y muy positivas.

Ahora bien, del mismo modo en el que no tengo problema en reconocer los méritos de la compañía, tampoco me tiembla el pulso si tengo que escribir sobre sus sandeces, y desgraciadamente también las hay. El primer ejemplo lo tuvimos, claro, con el lanzamiento al espacio de un Tesla Roadster. Tamaño absurdo se llevó a cabo como prueba del Falcon Heavy y, desde entonces, un objeto recorre innecesariamente el espacio, demostrando que nuestra capacidad contaminante va más allá de nuestro planeta.

Luego está el tema del turismo espacial. Es cierto que en este punto SpaceX todavía no ha hecho nada, frente a Virgin Galactic y Blue Origin, que ya hicieron sus primeros vuelos en este sentido hace unas semanas. Ahora bien, esta inacción no se debe a que tengan dudas al respecto, sino a que su oferta pretende ser mucho más premium que la de ambas compañías, ofreciendo vuelos espaciales «de verdad», con algunas órbitas a nuestro planeta y, quien sabe, quizá en el futuro viajes de ida y vuelta a la Luna.

SpaceX llevará publicidad al espacio

Otro problema, también relacionado con SpaceX, es el de los problemas que la constelación de satélites de Starlink ocasiona a los astrónomos. La observación espacial es una actividad muy importante para multitud de actividades. Es cierto que tras los primeros lanzamientos, la compañía está estudiando diversas medidas para mitigar parte de este impacto, pero es algo que tendría que haber contemplado antes de empezar a lanzar satélites como si fuera el fin del mundo.

Y ahora sabemos, por Business Insider, de otra aventura más en la que se ha embarcado, y que personalmente me parece una tomadura de pelo, una falta de respeto enorme y una muestra clara de que la compañía es capaz de lo mejor, sí, pero también de lo peor. Y es que, en colaboración con la startup canadiense Geometric Energy Corporation, pondrá en órbita un satélite que mostrará publicidad. Sí, has leído bien, publicidad en el espacio.

El concepto en el que trabajan Geometric Energy Corporation y SpaceX es un pequeño satélite con una pantalla, cuyo contenido será capturado mediante una cámara que apunta a la misma, y retransmite su señal a la Tierra, desde donde podrá ser observada a través de Internet. ¿Y cómo se podrá contratar esta publicidad? Creo que en lo más profundo de ti ya lo has imaginado: con criptomonedas, más concretamente con Dogecoin.

Es cierto que hablamos de un pequeño satélite, sí, que será totalmente inapreciable desde la Tierra, pero no es menos cierto que SpaceX ya va a generar una enorme congestión de satélites alrededor de la Tierra con Starlink, y que añadir, aunque solo sea uno más, con un fin tan absurdo como éste, me parece una declaración de intenciones sobre la poca, por no decir nula, preocupación por parte de la compañía y de su CEO, Elon Musk, con hacer un uso racional del espacio.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

4 comentarios
  • Gregorio Ros

    Se aproxima la mayor pesadilla de cualquier aficionado a la astronomía, mirar una noche clara al cielo y ver el logo de CocaCola en la Luna.

  • doc

    Ya se que el espacio es un mayormente un gran vacio, pero ¿hacía falta empezar a llenarlo así?.
    La verdad es que si la actividad privada en la exploración espacial empieza con estas ofertas -publicidad, turismo para ricos, satélites al pedo- prefiero un poco mas de retraso y pensar mejor las cosas. Sería mejor que saliéramos a explorarlo como humanidad y no como empresa, en ambos casos buscaríamos beneficios pero ¿se entiende la diferencia?.

  • Benito Camelas

    Ayer fui a ver las Perseidas, hacía tiempo que no las veía (conseguí ver unas cuantas estrellas fugaces de manual, increíble n.n) pero de mientras, madre mía… había una llena de satélites que se veían a simple vista, conté 7 y paré por que me ponía malo ver toda esa contaminación visual, que aún es «justificable» si se trata de hacer llegar internet a zonas remotas de África o similares (que lo dudo por su precio), pero era lo que faltaba, que metieran más cachivaches en el cielo de la humanidad para llenar de publicidad un espacio natural y universal como lo es el cielo nocturno.

    Creo que la ONU o un organismo global debería marcar una legislación, para recoger una obviedad, que no, que el cielo nocturno no se toca, es un derecho de todos poder contemplar el espacio si nos viene en gana y por mucho que tu dinero y tecnología te lo puedan permitir, sería un error de siglo XX llevar a cabo tales caprichos. Hoy es solo el señor Musk, pero mañana otros podrán permitirse llenar de trastos el cielo para sus motivos privados o de negocio, quizás se deba calcular cuantos satélites serían «tolerables» y cobrarles una cuota que se han de repartir entre todos, y hasta que no se retire un satélite no podrán mandar otro y pobre de ellos que quede abandonado ahí arriba, pues tendrían que pagar igualmente el «alquiler», no sé como regularía esto, solo sé que estamos llegando al absurdo de que haga falta algún tipo de ley, para evitar estas estupideces de ricos.

    Si algún día llegan a modificar el como se ve el espacio desde la tierra, podrían afectar a poblaciones indígenas de esas que «mantenemos a salvo» del contacto con la humanidad, que a saber como pueden interpretar que el cielo nocturno cambie tan drásticamente, igual nos llegamos a encontrar con suicidios colectivos en esas poblaciones.

    Para mí hay un elemento inmoral en todo esto, no sabría definirlo con palabras, pero espero que científicos y gente experta en la materia puedan llevar a cabo una legislación para la protección de ese paisaje nocturno que tanto nos ha inspirado desde los albores de la civilización e incluso antes.

  • Jose Lacan

    Si lo hace una companía habilita a que las demás lo hagan también.
    Malísimo precedente.

Lo más leído