Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

NASA confirma que el James Webb tiene una visión perfecta

Publicado

el

James Webb

El telescopio espacial James Webb ha completado otro hito crítico confirmando la alineación final de los cuatro principales instrumentos científicos que lleva a bordo. El telescopio tiene una visión perfecta y los astrónomos anticipan que facilitará una era dorada en nuestra comprensión del cosmos, proporcionando instantáneas nunca antes vistas del espacio a miles de millones de años luz de distancia.

El rendimiento de la óptica marca el nivel de un telescopio y el del James Webb está superando las mejores expectativas de los equipos de ingeniería desde el principio. Todo lo contrario a su predecesor Hubble, que con un problema de origen en el pulido del espejo principal a punto estuvo de convertirlo en un fiasco histórico. Afortunadamente, un programa de reparación en el espacio usando los transbordadores y el mantenimiento posterior consiguieron mantenerlo en plena forma y regalarnos unas imágenes preciosas del Cosmos.

James Webb: visión perfecta

Según la NASA, al completar las pruebas de alineación de todos los instrumentos han comprobado que la nitidez de las imágenes es «tan buena como es físicamente posible dado el tamaño del telescopio». A partir de ahora, los únicos cambios serán ajustes periódicos muy pequeños en los segmentos del espejo principal.

Para la prueba de alineamiento final el telescopio apuntó a una parte de la Gran Nube de Magallanes, la pequeña galaxia satélite de la Vía Láctea, que reveló un campo profundo y denso de cientos de miles de estrellas registradas en todos los sensores del observatorio. Aunque las imágenes de los telescopios espaciales a veces recrean el color de la forma en que los perciben los ojos de las personas, otras veces se seleccionan para resaltar características específicas. Los ingenieros eligieron la paleta escarlata para enfatizar el contraste.

James Webb

Por las pruebas realizadas hasta ahora, los cuatro instrumentos principales (NIRCam , NIRISS , MIRI y NIRSpec) están funcionando a la perfección y es clave como un conjunto complejo de detectores con lentes, máscaras, filtros y equipos personalizados que son la clave del James Webb. Las características especializadas de estos instrumentos se configurarán y operarán en diferentes combinaciones para la puesta en marcha oficial que espera realizarse dentro de un par de meses.

Parte de ese proceso implicará apuntar el telescopio a diferentes áreas del cielo donde la cantidad total de radiación solar que incide en el observatorio variará para confirmar que su temperatura se mantiene estable mientras cambia de objetivo. Los espejos también se revisarán regularmente para garantizar que hayan mantenido el alineamiento. NASA publicará en junio una selección de fotografías «alucinantes» con resolución completa y los datos científicos que las acompañan. La agencia no ha revelado qué objetivos celestiales estarán en esa selección que nos permitirá adelantar lo que nos espera.

Ya sabes que el telescopio ha sido construido y será operado conjuntamente por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense bajo un proyecto que comenzó hace treinta años, poco después del lanzamiento del Hubble. Su sobrecoste se ha disparado y la inversión se elevará a cifras cercanas a los 10.000 millones de dólares. En poco tiempo comprobaremos si ha merecido la pena.

Los aficionados a la astronomía esperamos con entusiasmo si este gigante cumplirá sus objetivos: estudiar las primeras estrellas y galaxias que se formaron en el universo temprano tras el Big Bang; descubrir cómo evolucionaron las galaxias en los primeros tiempos; cómo las estrellas y sistemas planetarios nacen en las nubes polvorientas y la búsqueda de huellas químicas de vida en satélites como Encelado y la composición de las atmósferas de los exoplanetas, que podrían revelar biofirmas de vida extraterrestre.

Y tendrá que hacerlo en solo unos diez años, menos de un tercio de la vida útil del Hubble. Después, se quedará sin combustible y no podrá mantenerse en su posición actual. No hay tiempo que perder. 

Lo más leído