real
time web analytics
SSD » MuyComputer
[ SSD ]
A la venta la mayor SSD mundial ¡50 TB!

A la venta la mayor SSD mundial ¡50 TB!

Para los que se han venido quejando de la baja capacidad de las unidades de estado sólido respecto a los discos duros, atención a las SSD que ha comenzado a comercializar Viking Technology, con 25 y 50 Tbytes de capacidad, la mayor de la industria y muy superior a los mayores modelos comerciales de discos duros. Realmente, las posibilidades de aumentar la densidad de SSDs y con ella la capacidad de almacenamiento es muy superior a la de los discos duros. El problema es el vil metal. El coste por GB (y la resistencia en algunos segmentos como el corporativo) es el único parámetro donde todavía vence el disco duro. Ello ha obligado al usuario a hacer convivir en sus equipos los dos tipos de unidades para obtener las ventajas de ambos. Las SSDs de Viking Technology no están destinadas al mercado de consumo (un usuario común no necesita tanta capacidad), sino al sector de grandes servidores en centros de datos. Se entregan en formatos de 3,5 pulgadas bajo una interfaz de doble puerto SAS de 6 Gbps. Utilizan memorias Planar MLC de Hynix y ofrecen velocidades de transferencia de datos secuenciales de 500/350 Mbytes por segundo y aleatorias 4K de 60.000 / 15.000 IOPS. No son las más rápidas del mercado pero ofrecen el suficiente rendimiento en servidores, unido a una resistencia por encima de la media y una capacidad enorme. No se ha facilitado el precio de venta de estas SSD de 50 TB, pero debe ser bastante elevado. Ya nos conformaríamos con SSD de 1 o 2 Tbytes para el mercado de consumo a precio razonable. ¿Cierto?
1 comentario80 shares
17/07/2017Juan Ranchal
Apacer sorprende con el nuevo SSD PCIE PT920 Commando

Apacer sorprende con el nuevo SSD PCIE PT920 Commando

La firma Apacer ha anunciado oficialmente el PT920 Commando, un SSD PCIE de alto rendimiento que sorprende por el particular diseño que incorpora en su carcasa, ya que como podemos ver en las imágenes emula a un rifle de asalto M16 en color dorado. Dicha carcasa está terminada en plástico y da cobijo a todos los elementos clave del SSD, que como hemos indicado arriba utiliza una ranura PCIE x4 y tiene un acabado monoslot, lo que quiere decir que no ocupa más espacio del necesario. A nivel de especificaciones utiliza el protocolo NVMe 1.2 pero Apacer no ha revelado el tipo de controladora ni de memoria NAND Flash que ha utilizado en el PT920 Commando, así que no podemos concretar todavía nada en ese sentido. Por lo que respecta al rendimiento bruto nos encontramos con unas especificaciones que varían en función de la capacidad de cada modelo: Versión de 480 GB: Hasta 2.500 MB/s en lectura secuencial y 1.300 MB/s en escritura secuencial. Versión de 240 GB: Hasta 2.500 MB/s en lectura secuencial y 860 MB/s en escritura secuencial. Ambas unidades vienen con todas las tecnologías y avances clave de la industria para asegurar un buen funcionamiento y una larga vida útil, incluyendo ECC, NCQ y TRIM. No tenemos detalles sobre el precio pero estamos ante una solución de alto rendimiento que además cuenta con un diseño único. Puede que nos guste más o menos, eso ya depende de cada cual, pero es algo que obviamente se paga así que lo más probable es que sea más caro que los modelos con acabados "tradicionales". Más información: TechPowerUP!
11 comentarios72 shares
03/07/2017Isidro Ros
SSD Samsung 850 Pro de 256 GB “muere” tras 9,1 PB de escritura

SSD Samsung 850 Pro de 256 GB “muere” tras 9,1 PB de escritura

Una prueba de resistencia a ciclos continuados de escritura realizada con los SSDs OCZ TR150, Crucial BX 200, Samsung 750 Evo, Samsung 850 Pro, SanDisk Extreme Pro y SanDisk Ultra II nos ha dado una sorpresa enorme, ya que el antepenúltimo se ha convertido en el ganador indiscutible, y de qué manera. El SSD Samsung 850 Pro de 256 GB que utilizaron tiene una vida útil de 150 TB en las especificaciones oficiales que lista el gigante coreano. Esto quiere decir que en teoría la unidad es capaz de grabar datos hasta alcanzar dicha cifra sin mostrar errores o fallos críticos. Hasta aquí todo normal, pero como adelantamos en el título dicho SSD ha sido capaz de mantenerse sin problemas hasta llegar a los 9.100 TB escritos, lo que equivale a 9,1 PB (petabytes) o 9.100.000 GB (gigabytes). Es una cifra tan impresionante que en teoría ha batido todos los récords de durabilidad y resistencia que se han realizado hasta la fecha con este tipo de dispositivos. Por si todavía no termináis de entender lo que supone os diré que el Crucial BX 200 dejó de funcionar tras 187 TB escritos (el fabricante lista 80 TB) y que incluso el SanDisk Extreme Pro no logró superar los 2.200 TB. Más allá de los buenos resultados logrados por el Samsung 850 Pro podemos sacar en claro una conclusión muy interesante, y es que la mayoría de los SSDs que se fabrican actualmente presentan un ciclo de vida superior al que listan los fabricantes, siempre que los tengamos debidamente protegidos de fallos eléctricos y subidas y bajas de tensión. En este sentido contar con un SAI (sistema de alimentación ininterrumpida) puede ser un auténtico salvavidas, y no sólo para el SSD sino también para nuestro equipo. Más información: TechPowerUP!
8 comentarios121 shares
28/06/2017Isidro Ros
Publican NVMe 1.3: mejores SSD para el futuro

Publican NVMe 1.3: mejores SSD para el futuro

NVMe 1.3 es la nueva versión del protocolo NVM Express, diseñado desde cero aprovechando la baja latencia y el paralelismo de los SSD PCI Express para ofrecer un rendimiento espectacular en soluciones de almacenamiento basadas en memorias flash como SSD y convertir la unidad en arrancable, permitiendo prescindir completamente de otras unidades de almacenamiento como los discos duros. NVMe 1.3 es la actualización más importante de la especificación desde el lanzamiento de la 1.2 en 2014 y ofrece mejoras importantes en varios apartados. Una de ellas es una función de auto-examen para comprobar la integridad de los datos. Es similar a la utilizada por SMART y puede efectuarse sin tener que montar volúmenes y exponer su contenido a los servicios basados en el sistema operativo. El protocolo también añade un soporte muy necesario para particiones de arranque, sin necesidad de que el firmware de las placas base tengan que almacenarlo. La implementación actual de las placas base con soporte para arranque NVMe implica almacenar una pequeña partición con el gestor de arranque en el chip que maneja el firmware UEFI. Ello se evitará en el futuro. Otra de las novedades de NVMe 1.3 es el nuevo comando "desinfectar", que realiza un borrado seguro a nivel de hardware, eliminado no sólo los datos del usuario en el área de memoria flash NAND, sino también en el búfer de memoria del controlador o en la caché DRAM, garantizando un borrado de datos más fiables. La especificación también añade soporte Root I / O para el protocolo de virtualización (SRIO-V). En cuanto a rendimiento, qué decirte que no sepas. Utilizar el bus PCIe (como hace NVMe) nos permite (teóricamente) alcanzar hasta 32 GB/s bidireccionales usando una ranura PCIe 3.0 x16. Las soluciones actuales ni se acercan al máximo teórico de la norma porque utilizan normalmente una ranura x4, pero aún así, multiplican por cinco el rendimiento en transferencia de datos en lectura (de 3 a 4 veces en escritura) que ofrece una SSD SATA: de 500 MBps a 2.500 MBps de media. La nueva norma PCI-Express 4.0 duplicará el ancho de banda de la v 3.0 actual y seguramente las NVMe 1.3 podrán aprovechar la mejora de rendimiento. Se espera que NVMe 1.3 se implemente en placas base, SSD y otras soluciones a finales de este año o comienzos de 2018.
1 comentario14 shares
26/05/2017Juan Ranchal
Guía SSD: todo lo que debes saber, modelos y precios (Junio 2017)

Guía SSD: todo lo que debes saber, modelos y precios (Junio 2017)

[Última actualización] Junio 2017 SSD es uno de los componentes más interesantes que hoy en día un usuario debe valorar en la compra de un equipo informático nuevo o en la actualización de un equipo existente, sea reemplazando el disco duro en un portátil o instalando una SSD junto a él en un ordenador de sobremesa. Las ventajas de estas unidades de estado sólido sobre los discos duros son variadas, especialmente un rendimiento muy superior en tiempos de acceso, arranque del sistema operativo, en la apertura de aplicaciones o en transferencia de datos. Basadas en memorias NAND flash, la ausencia de partes móviles de una SSD también le otorgan otras ventajas, en ruido, emisión calorífica o consumo. La mejora de su robustez y resistencia a fallos ha sido otra constante y las últimas generaciones se acercan al tiempo medio entre fallos (MTBF) que ofrece un disco duro de consumo. La llegada al mercado de nuevos formatos aún más interesantes que los clásicos conectados a la interfaz SATA y la rebaja de precio constante que ha venido registrando el sector hasta 2016, ha añadido atractivos adicionales para convertir a SSD en el componente recomendado para almacenamiento masivo. Hoy repasamos todo lo que un usuario debería conocer de estas unidades y actualizamos la guía de compra con los modelos más interesantes en rendimiento/precio. Formatos El formato más popular y versátil es el que utiliza el estándar de 2,5 pulgadas (igual que los discos duros). Si lo vas a montar en un ordenador portátil solo tienes que asegurarte que su altura sea soportada, porque existen unidades de 9,5 mm y 7 mm. Para ordenadores de sobremesa, te sirven todos los existentes. Puedes utilizarlos tal y como se entregan aunque lo ideal es comprar un adaptador a 3,5 pulgadas para un mejor montaje en una torre de PC. El segundo formato más importante a valorar es el denominado M.2. Destinado a sustituir a los mSATA, sus ventajas en tamaño, peso y consumo sobre los que usan el estándar de 2,5 pulgadas, son enormes y se pueden utilizar en portátiles o sobremesa. También mejora en rendimiento dependiendo de la interfaz utilizada como luego veremos. Entre sus desventajas, podemos citar un mayor coste y menos versatilidad ya que no todas las placas base lo soportan. Un tercer formato que podemos encontrar para equipos de sobremesa es el de tipo tarjeta pinchada directamente en un slot PCI de la placa base. En este formato se incluyen las unidades que montan sus chips directamente en la tarjeta o si ésta se utiliza como accesorios para poder montar las M.2 anteriores en placas que no tengan un conector especializado. Rendimiento – Buses de conexión Otro elemento distintivo a la hora de comprar una SSD es su bus de conexión. Las unidades de 2.5 pulgadas se conectan a la interfaz SATA (no compres nada que no soporte SATA-III – 6 Gbps), mientras que M.2 se pueden conectar a SATA o a PCIe. Son éstas últimas las más extendidas y las que marcan la diferencia en rendimiento. La interfaz utilizada termina redundando en un mayor rendimiento y es una de las principales ventajas de las SSD. Cuando reemplaces un disco duro verás como tu portátil “vuelve a la vida” en tiempos de arranque, apertura de aplicaciones, transferencia de archivos y en rendimiento general de la máquina. Sin embargo, no todas las SSD ofrecen el mismo rendimiento incluso bajo el mismo bus de conexión, derivado de las memorias utilizadas y especialmente de su controlador. El usuario que compre hoy un SSD, no debería conformarse con menos de una unidad que no alcance los 500 Mbytes por segundo sobre SATA en velocidades de transferencia de datos tanto en lectura como en escritura. Hay SSDs muy baratas que rebajan este dato especialmente en escritura. Evítalas, no merecen la pena. Las M.2 que utilizan PCIe son las unidades más rápidas que vas a encontrar en almacenamiento sólido de consumo. Utilizan la interfaz nativa PCI-e para disparar su rendimiento hasta un máximo teórico que llega a multiplicar por cinco el de las unidades de estado sólido conectadas a SATA. Aunque en sus inicios su precio era prohibitivo para el gran consumo, las distancias frente a SATA se están reduciendo y por ellas pasan el futuro del almacenamiento en PC. A destacar que las nuevas generaciones de SSD M.2 PCIe soportan el estándar NVM Express, diseñada desde cero aprovechando la baja latencia y el paralelismo de los SSD PCI Express, ofrecen un rendimiento espectacular, convierten la unidad en arrancable, permitiendo prescindir completamente de otras unidades de almacenamiento, como los discos duros. Si vas a comprar este tipo de SSDs para reemplazar por completo disco duros, asegúrate que tu placa soporta o puede ser actualizada para soportar el protocolo NVM y convertir la unidad en arrancable. De lo contrario, no podrás utilizarla como unidad principal para instalar en ella el sistema operativo. Capacidad Hay una diferencia importante entre la forma que manejan los datos una SSD y un HDD. Una SSD escribe datos en trozos llamadas “páginas”. Un grupo de páginas se denomina un bloque y con el fin de escribir nuevos datos en un bloque ocupado, todo el bloque tiene que ser borrado primero. Para evitar la pérdida de datos, toda la información que existe en el bloque primero debe ser trasladado a otro lugar antes de que el bloque se puede borrar. Una vez que los datos se mueven y el bloque se borra, sólo entonces se pueden escribir. Este proceso es casi instantáneo pero requiere espacio libre vacío para que funcione correctamente. Si no hay suficiente espacio libre el proceso pierde eficiencia y se ralentiza. Comentamos este apartado técnico porque afecta a la capacidad cuando realizamos la compra de una SSD. Para lograr su máxima eficiencia deberíamos dejar libre aproximadamente un 20 por ciento de la unidad. De ahí que -actualmente- recomendemos la compra de una unidad de al menos 250 Gbytes si la queremos instalar en un ordenador portátil para reemplazar el disco duro instalado. Evitaríamos las unidades de 128 y 64 Gbytes, exceptuando si el presupuesto es crítico. En un PC de sobremesa las necesidades de capacidad de almacenamiento son mayores tanto si reemplazamos todos los discos duros (caro pero más efectivo) como si hacemos convivir la SSD (como primera unidad de arranque para el sistema y aplicaciones) con el/los discos duros instalados. Montar una SSD de baja capacidad y precio que funcione junto al disco duro es una buena opción para no gastar demasiado. Si tu presupuesto es más amplio y quieres lo mejor, puedes apostar totalmente por SSD. Unidades con 1, 2 y 4 Tbytes son ya comunes; Fixstars tiene a la venta modelos con 6 Tbytes; SanDisk o Samsung comercializarán unidades de 8 Tbytes este año, lo mismo que Intel de la mano de Micron ofertará modelos con 10 Tbytes. Resistencia y Longevidad A pesar de sus componentes mecánicos, los discos duros siguen siendo “norma y seña” en cuanto a resistencia de unidades de almacenamiento y de ahí su uso masivo en servidores y centros de datos 24/7 donde prima la fiabilidad por encima de todo. Además, requieren pruebas y certificaciones que pueden durar meses y por ello la entrada de SSDs ha sido hasta ahora tímida. A diferencia de los discos duros, las SSD no tienen partes móviles lo que les otorgan una gran ventaja en cuanto a imposibilidad de fallo mecánico. Por contra, los SSD son más propensos a fallos de energía eléctrica mientras que la unidad esté en funcionamiento, provocando corrupción de datos o incluso el fallo total de los dispositivos. Además, los bloques de memoria en un SSD tienen un número limitado de operaciones de escritura. Afortunadamente, las nuevas generaciones han mejorado muchísimo en fiabilidad. Todas las SSD incluyen células de memoria adicionales libres para cuando las otras fallen no perder capacidad, reasignando sectores dañados. Los fabricantes ofrecen 3, 5 o hasta 10 años de garantía y la vida media oficial de una SSD se estima entre 5 o 7 años. Últimas pruebas de resistencia han confirmado este aumento de fiabilidad con algunas series de unidades sobreviviendo después de soportar una prueba masiva de escritura por encima de los 2 petabytes. Una cantidad de datos enorme que un usuario en condiciones reales (normales de uso) tardaría decenas de años en completar. En las últimas generaciones de SSD, los fabricantes están apostando por las memorias flash NAND TLC, triple nivel por celda. Esta tecnología aumenta la densidad de almacenamiento y rebaja costes, pero reduce la resistencia de formatos anteriores como MLC y especialmente SLC, Single-Layer Cell que solo almacena un bit por celda y que ya no verás en el mercado de consumo. Compra SSD - Modelos y Precios Una vez conocido todo lo anterior (que no es poco) nos vamos de compra. Aunque no es el motivo de esta guía, tendríamos mucho que tratar sobre el controlador utilizado, la caché, el fabricante de la memoria, su tipo o el sistema de fabricación que veíamos en el párrafo anterior. Baste conocer que cualquiera de los grandes fabricantes (Samsung, Kingston, OCZ (Toshiba), SanDisk (WD), Crucial…) nos van a ofrecer modelos interesantes y variados en rendimiento y capacidad. En cuanto al precio, destacar que han subido (en general) respecto a 2016, aunque en el último mes hemos visto que el aumento se ha controlado e incluso algunas series se venden a un precio más económico. Lo habíamos adelantado: el aumento de la demanda de memorias flash ha sido constante y no solo para PC, sino por el aumento en móviles inteligentes y otros segmentos. Con ello, el precio de SSD ha roto una tendencia a la baja que parecía no tener fin, a medida que lo hacía el coste de las memorias flash NAND, el componente base y más caro para fabricar estas unidades de estado sólido. Los analistas creen que los precios seguirán subiendo más hasta finales de año. Hablamos siempre de media del sector porque algunos modelos han bajado de precio. Si estás dispuesto para la compra, te ofrecemos una selección de la oferta actual de unidades de estado sólido, con diferentes capacidades. Los separamos por formatos entre las SATA y M.2-PCIe que hemos visto en el artículo. No te vas a equivocar; hay muchísima oferta de todos los fabricantes. SSD SATA Samsung EVO 850. Es el modelo más vendido del líder del sector de las SSD. La versión de 250 GB es la más rentable en precio por GB y acaba de bajar de precio: 88 euros). La versión de 500 GB cuesta 151 euros, mientras que si necesitas mayor capacidad, la versión de 1 TB cuesta por 323 euros. Tienes también versiones superiores con 2 y 4 Tbytes, aunque en estas capacidades el precio sube bastante. Kingston SSDNow UV400. Serie de otro fabricante de garantía en unidades de estado sólido. Tienes variantes de 240 GB por 85 euros, 480 GB por 154 euros y una versión con 960 GB por 293 euros. SanDisk SSD Plus. Otra de las grandes del sector, adquirida por WD, con una serie de consumo que ofrece versiones de 240 GB por 82 euros, 480 GB por 149 euros y la versión de 960 GB por 307 euros. OCZ TR150. Recuperada con la compra de Toshiba, monta memorias del fabricante japonés (de lo mejor del sector) y ofrece unidades de 480 GB por 168 euros y versión de 960 GB por 288 euros. Crucial MX300. Muestra de integradores que trabajan con memorias externas, en este caso de Micron, ofreciendo unidades en capacidades de 275 GB por 90 euros; 525 GB por 151 euros y de 1 TB por 284 euros. SSD M.2 – PCIe Samsung 960 EVO. Aterrizó hace un par de meses en el mercado, pero va a marcar un antes y un después, al ofrecer un rendimiento desconocido en almacenamiento de consumo: 3.200 Mbytes por segundo en modo lectura. Ha bajado de precio y la unidad de 250 GB se vende por 141 euros, el modelo de 500 GB cuesta 247 euros y la versión de 1 Tbyte, 457 euros. WD Black PCIe SSD. Otra de las novedades este año es una unidad de estado sólido del líder de discos duros con 2050 MB/s en lectura. Con 256 Gbytes cuesta 121 euros y con 512 GB por 221 euros. Toshiba OCZ RD400. Toshiba ofrece un modelo MLC NAND con memorias propias de 15 nanómetros y un rendimiento estratosférico: hasta 2.600 MB / s y 1.600 MB / s. La variante de 256 GB cuesta 193 euros, mientras que la de 512 GB cuesta 303 euros. Kingston HyperX Predator. Otra de las series de M.2 recomendables con velocidades de hasta 1400 MB/s en lectura y 1000 MB/s de escritura. Ofrece un adaptador HHHL opcional para pincharlo en slot PCI si no tiene un conector M.2 dedicado. La versión de 240 Gbytes cuesta 186 euros y la versión de 480 GB tiene un precio de 342 euros. Intel SSD 750 Series - Unidad en formato de tarjeta pinchada a slot PCIe con 400 Gbytes de capacidad (MLC, HHHL AIC, PCIe 3.0 X 4). Más enfocada a estaciones de trabajo cuesta 367 euros. Samsung 960 PRO. Quizá la SSD más avanzada del mercado y la más rápida: 3500 MB/seg en lectura. La unidad de 512 GB ha bajado de precio hasta 323 euros,  mientras que el modelo de 1 TB cuesta 594 euros.
24 comentarios172 shares
30/04/2017Juan Ranchal
Ya está disponible la memoria Intel Optane

Ya está disponible la memoria Intel Optane

El gigante del chip ha anunciado la disponibilidad de Intel Optane, la primera solución para el mercado de consumo basada en la tecnología de memoria 3D X Point, desarrollada desde cero por Intel y Micron, combinando las ventajas de rendimiento, densidad, energía, no volatilidad y coste de todas las tecnologías de memoria disponibles en el mercado. Las primeras Intel Optane para PCs, son dos soluciones de 16 y 32 GB de capacidad de almacenamiento que actúan como unidad de caché rápida entre el almacenamiento y la memoria. Combinadas con un disco duro ofrece alta velocidad y capacidad. Se entregan en un factor de forma M.2 (22 x 80mm), con una interfaz PCIe NVMe 3.0 x2 y un gran rendimiento, con velocidades de transferencia de datos de hasta 1350 / 290 Mbytes por segundo en lectura/escritura secuencial. Aunque el rendimiento puede variar dependiendo del equipo donde se instale, la memoria de Intel podría: Reducir a la mitad el tiempo de arranque del PC Aumentar el rendimiento del almacenamiento hasta 14 veces Aumentar el rendimiento general un 28% Inicio de aplicaciones más rápido (por ejemplo, Outlook puede cargar hasta 6 veces más rápido) La búsqueda de archivos es cuatro veces más rápida Recuerda que para utilizar Optane, necesitas una computadora con procesador Intel® Core™ “Kaby Lake”, sistema operativo Windows 10 de 64 bits. un slot M.2 2280 y una BIOS que soporte la tecnología Intel® Rapid Storage 15.5. Intel ofrece una lista de placas compatibles de todos los fabricantes, incluyendo ASUS, MSI y GIGABYTE. Intel Optane ya está disponible en el canal internacional en módulos de 16 GB por 44 dólares y 32 GB  con un coste de 77 dólares. Intel también anuncia que a lo largo del año llegarán al mercado equipos OEM con este tipo de tecnología instalada de fábrica. Interesantes estas soluciones para acelerar el rendimiento de un PC de sobremesa con disco duro a bajo coste, aprovechando las ventajas de capacidad de éste y el rendimiento de una unidad de estado sólido. Eso sí, recordar que su nicho es limitado y que solo funcionan como caché, no pueden utilizarse para instalar en ellas el sistema operativo. Se espera que Intel y Micron sigan comercializando soluciones con esta tecnología.
9 comentarios101 shares
25/04/2017Juan Ranchal
Nuestros lectores hablan, ¿unidad SSD para almacenamiento o HDD?

Nuestros lectores hablan, ¿unidad SSD para almacenamiento o HDD?

Abrimos el jueves con un nuevo artículo dedicado a vosotros. Hemos hablado de núcleos, de resolución de pantalla y hoy os invitamos a que nos contéis qué tipo de solución o soluciones utilizáis para almacenamiento en vuestro equipo. Con la bajada de precios que experimentaron los SSDs durante los últimos años éstos se convirtieron en una solución muy popular, ya que quedaron al alcance de la mayoría de los usuarios y era posible comprar unidades con una capacidad aceptable a un precio asequible. Sin embargo todavía ofrecen una relación gigabyte-euro demasiado floja en comparación con los discos duros convencionales, así que muchos usuarios siguen apostando por éstos como sistemas para almacenamiento masivo, sobre todo en sistemas donde se instalan aplicaciones pesadas (como juegos) o se almacenan grandes cantidades de contenidos multimedia. Como de costumbre abro el debate con mi configuración. En mi equipo personal tengo un SSD de 500 GB bajo interfaz SATA III como unidad principal y un HDD híbrido de 2 TB con 8 GB de NAND Flash como caché. En el portátil utilizo un SSD de 500 GB también bajo interfaz SATA III como unidad principal y un HDD de 1 TB a 5.400 RPM como unidad secundaria. Tengo claro que tirar de SSD y HDD en configuraciones duales es una buena opción, ya que permite disfrutar de lo mejor de los dos mundos con un coste controlado. Y vosotros, ¿qué configuración utilizáis para almacenamiento?
26 comentarios159 shares
13/04/2017Isidro Ros
ADATA SX7000, SSD PCIe a buen precio

ADATA SX7000, SSD PCIe a buen precio

ADATA SX7000 es la nueva serie de unidades de estado sólido del fabricante chino especializado en memorias y almacenamiento. Muy interesante por su rendimiento y precio ajustado. Las SSD PCIe son las unidades más rápidas disponibles en almacenamiento cliente. Utilizan la interfaz nativa PCI-e para disparar su rendimiento hasta un máximo teórico que llega a multiplicar por cinco el de las unidades de estado sólido conectadas a SATA y por veinte frente a discos duros. Además, aportan otras ventajas como un tamaño muy reducido similar al de una tarjeta de memoria,  y las ventajas generales de SSD, menor ruido, emisión calorífica y consumo. Las ADATA SX7000 son una buena muestra de este tipo de unidades, utilizanndo el formato M.2 2280 con soporte nativo para NVMe 1.2 lo que permite utilizarla como unidad autoarrancable. Usa un controlador de SMI y se conecta directamente a la placa vía interfaz PCI Express 3.0 x4. No se ha comenado pero es probable que usen las nuevas memorias NAND 3D MLC creadas por Intel y Micron. Ofrece velocidades de transferencia secuenciales de hasta 1.800 y 860 Mbytes por segundo en modos lectura/escritura, con 130 K/140K IOPS en lectura/escritura aleatoria 4K. Un nivel de rendimiento medio (comparado con los grandes del sector de las SSD PCIe), aunque muy superior a todas las SATA y con un precio bastante contenido a pesar del aumento de precio que llevamos observando en 2017. ADATA SX7000 se ofrece en capacidades de almacenamiento de 128, 256 y 512 GB. Los precios arrancan en 80 dólares, 140 dólares para el modelo de 256 GB (el más interesante) y 250 dólares para el modelo superior. Ya sabes que puedes usar estas SSD tanto en portátiles como en sobremesas y como unidad única o en un sistema combinado junto a discos duros y otras SSDs SATA.  
6 comentarios5 shares
10/04/2017Juan Ranchal
Seagate cree que en 5 años el 90% de los portátiles utilizarán SSDs

Seagate cree que en 5 años el 90% de los portátiles utilizarán SSDs

La firma Seagate es una de las empresas más populares y conocidas dentro del sector de los discos duros, un mercado que mantiene como principal a pesar de haber reconocido en una predicción que casi la totalidad de los nuevos portátiles (un 90%) utilizarán SSDs en un plazo de cinco años. Dicha predicción viene del vicepresidente de ventas globales de Seagate, quien además se mostró convencido de que en esos cinco años los SSDs seguirán comiendo mercado a los discos duros tradicionales. Tienen sentido, ya que a pesar de que los SSDs han experimentado una subida de precio importante se trata de una situación puntal debida a los problemas de suministro, algo que se resolverá en los próximos meses y que dejará paso a un regreso a esa bajada gradual que seguirá democratizando el acceso del gran público a dichas soluciones de almacenamiento. Por su parte Seagate tiene pensado mantener su inversión en el desarrollo de unidades HDD de alta capacidad, ya que seguirán recibiendo una alta demanda sobre todo en el sector profesional, pero también potenciará su estrategia en el sector SSD. En este sentido una de sus novedades más importantes será un SSD de 60 TB y alto rendimiento, que llegará en algún momento de este año y estará orientado al sector profesional. Sí, es el modelo que vimos en este artículo. Tanto Seagate como WD tardaron un tiempo en decidirse a entrar en el sector del SSD, pero al final se han lanzado a por él y lo han hecho a lo grande, algo que nos beneficia a todos ya que supone una mayor variedad de productos y una mayor competitividad. Más información: DvHardware.
6 comentarios124 shares
01/03/2017Isidro Ros
Kingston anuncia los SSDs DCP-1000, hasta 6.800 MB/s

Kingston anuncia los SSDs DCP-1000, hasta 6.800 MB/s

La firma Kingston ha anunciado oficialmente los nuevos SSDs DCP-1000, unidades de alto rendimiento que se conectan a través del puerto PCI-Express 3.0 x8 y utilizan el protocolo NVMe para conseguir unas velocidades de infarto. Tenemos un total de tres modelos diferenciados por capacidad de almacenamiento; 800 GB, 1,6 TB y 3,2 TB. Todos ellos comparten una velocidad de lectura secuencial de 6.800 MB/s, pero difieren en la velocidad de escritura secuencial. La versión de 800 GB alcanza máximos de 5.000 MB/s y las otras dos llegan a los 6.000 MB/s. Estas cifras son verdaderamente impresionantes y basta comparar con un SSD tradicional (SATA III) para darse cuenta de ello. Por ejemplo mi Samsung 850 EVO de 500 GB llega a máximos de 540 MB/s y 520 MB/s en lectura y escritura secuencial. ¿Y qué hay del rendimiento en lectura y escritura aleatoria? Pues también impresiona, ya que el modelo de 800 GB registra 900.000 y 145.000 IOPS, el de 1,6 TB llega a 1.100.000 y 200.000 IOPS y el de 3,2 TB consigue 1.000.000 y 180.000 IOPS. Como podemos ver en la imagen todos los modelos vienen con un sistema de disipación de calor pasivo y están fabricadas con memoria MLC NAND Flash. Cuentan además con una zona de condensadores que ayuda a reducir el impacto de las bajadas de tensión. No tenemos detalles sobre el precio, pero son soluciones dirigidas principalmente al sector profesional, y viendo las prestaciones que ofrecen ya podemos adelantar que no serán económicos precisamente. Más información: TechPowerUP!
7 comentarios222 shares
28/02/2017Isidro Ros
Intel confirma los requisitos de Optane, sólo para la última generación

Intel confirma los requisitos de Optane, sólo para la última generación

El gigante del chip ha publicado oficialmente los requisitos de Optane, una solución de almacenamiento que como sabemos ofrece mayor rendimiento y mayor fiabilidad que las unidades SSD tradicionales, y que según Intel podría llegar a ofrecer una velocidad similar a la de la memoria DRAM. Es una afirmación muy prometedora, aunque de momento las mejoras que ha marcado Optane brillan más a nivel de durabilidad y vida útil que de rendimiento, como ya os contamos en esta noticia, y parece que las primeras unidades tendrán una capacidad de almacenamiento bastante ajustada. Hasta ahora conocíamos las principales ventajas de esta tecnología pero no teníamos claros los requisitos de Optane, un misterio que finalmente hemos podido resolver, ya que el gigante del chip ha publicado en su web oficial una buena dosis de información. De ella podemos extraer que Optane sólo es compatible con procesadores Kaby Lake y chipsets de última generación. A continuación os dejamos un resumen de procesadores y chipsets compatibles: CPUs compatibles: Procesadores Core i7 7700, 7700K y 7700T. Procesadores Core i5 7400, 7400T, 7500, 7500T, 7600, 7600T y 7600K. Procesadores Core i3 7100, 7100T, 7101E, 7101ET, 7300, 7300T, 7320, 7350K. Chipsets compatibles: Gama alta: Z270 y Q270. Gama media: H270. Gama básica: B250 y Q250. Quedan fuera por tanto los procesadores Skylake y las placas base con chipsets Z170, Q170, H170, B150, H150 y H110. Esto es importante, ya que quiere decir que si tenéis por ejemplo un Core i7 7700K montado sobre una placa base con chipset Z170 no podréis utilizar una solución Intel Optane.
10 comentarios17 shares
22/02/2017Isidro Ros
[ ]