Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Diez juegos exclusivos de Xbox One que han definido a la consola de Microsoft

Publicado el

Hace unos meses publicamos un artículo dedicado a repasar diez juegos exclusivos de PS4 que marcaron la diferencia, un formato que hoy vamos a extender a su rival directo en un especial donde veremos diez juegos exclusivos de Xbox One que han definido a la consola de nueva generación de Microsoft.

Desde su lanzamiento en 2013 hasta el día de hoy la escasez de juegos exclusivos de Xbox One ha sido uno de los aspectos más polémicos a la hora de hablar de la victoria de PS4 sobre dicha consola. Es cierto, la consola de Sony ha tenido más títulos exclusivos, y con algunos ha conseguido alejarse de la alternativa de Microsoft y marcar diferencias que han llevado a muchos usuarios a decantarse por ella, pero esto no quiere decir que no haya juegos exclusivos de Xbox One que merezcan la pena.

Los juegos exclusivos siempre han sido una manera de diferenciar plataformas y de ganarse el interés de los usuarios, sobre todo cuando nos encontramos con sistemas que a nivel de hardware ofrecen un rendimiento similar. Xbox 360 y PS3 son el mejor ejemplo, ambas consolas tenían sus ventajas y sus desventajas a nivel de arquitectura, y fueron los juegos exclusivos los que ayudaron a ambos sistemas a diferenciarse.

En la generación actual la cosa ha sido muy distinta. Xbox One llegó como una consola menos potente que PS4 y encima con un precio de lanzamiento superior, debido al empeño de Microsoft de unir Kinect en un pack indivisible. Esto le acabó pasando factura, aunque no ha sido lo único que ha facilitado que la consola de Sony se convierta en la más vendida de esta generación. El fiasco de Wii U allanó el camino a PS4, y la menor cantidad de exclusivos triple A en Xbox One fue la guinda al pastel.

Con el paso del tiempo Microsoft ha sabido enmendar sus errores. La retrocompatibilidad con Xbox y Xbox 360 representa un claro valor añadido que ha ayudado a paliar esa falta de juegos exclusivos de Xbox One, y la unión gradual del gaming en PC y Xbox ha permitido a Microsoft mejorar su posición en un sector muy competitivo.

El gigante de Redmond no tiene más remedio que cerrar esta generación apurando para conseguir los mejores resultados posibles. Para ello tiene que trabajar por mantener la segunda posición un lugar que ya no es seguro tras el enorme éxito que está teniendo Nintendo Switch. Estaremos atentos a la evolución del mercado y al cierre de la “guerra” de la generación actual, aunque creo que Microsoft no tendrá problemas para mantener ese segundo puesto.

Sin más preámbulos nos lanzamos de lleno a ver esos diez juegos exclusivos de Xbox One que han definido a esta consola, y que en gran medida acabarán haciendo lo propio con Xbox Two, ya que en muchos casos se trata de franquicias que volverán a llegar a dicha consola de próxima generación.

1.-State of Decay 2

Ha sido una grata sorpresa. Esta segunda entrega representa un importante avance a nivel técnico frente al original, algo que fue posible gracias al salto al motor gráfico Unreal Engine 4, aunque a nivel jugable se construye sobre las bases de aquél.

State of Decay 2 se presenta como un juego de supervivencia que nos lleva a un apocalipsis zombi que viviremos en tercera persona. No solo tendremos que explorar un enorme mundo abierto, sino que además deberemos interactuar con otros jugadores para mejorar nuestras posibilidades de seguir con vida.

Uno de los mejores juegos exclusivos de Xbox One que han llegado en 2018. Imprescindible, sobre todo si te gusta la temática zombi.

2.-Gears of War 4

Es una secuela directa de Gears of War 3, un título que debutó en Xbox 360 y que posteriormente fue soportado en Xbox One gracias a la retrocompatibilidad de dicha consola.

Gracias al salto a un hardware de nueva generación fue posible mejorar de forma notable el apartado gráfico, aunque sin hacer sacrificios en lo que respecta a fluidez y a jugabilidad. Gears of War 4 es uno de los juegos mejor optimizados y con mayor calidad técnica de Xbox One, y también uno de los mejores juegos de acción en tercera persona.

Se espera que en 2019 sea sucedido por Gears of War 5, un título que ya ha sido anunciado y que mantendrá todas las claves de la entrega anterior.

3.-Halo 5: Guardians

Desde la llegada de la Xbox original la franquicia Halo ha quedado asociada a la consola de Microsoft. Con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en su gran estandarte, aunque es cierto que los últimos lanzamientos no han terminado de gustar a los fans.

Halo 5: Guardians generó mucha polémica, sobre todo por el hilo argumental, pero lo cierto es que se trata de uno de los juegos exclusivos de Xbox One con mayor calidad gráfica y con mejor diseño artístico. Este título lleva al límite a la consola de Microsoft, y se mantiene como todo un ejemplo de los milagros que puede hacer la optimización sobre un hardware modesto.

Si eres fan de la franquicia es imprescindible. En caso contrario sigue siendo muy recomendable, sobre todo si te gustan los juegos de acción en primera persona.

4.-Ryse: Son of Rome

Fue uno de los primeros juegos exclusivos de Xbox One. Su lanzamiento se produjo en 2013, pero su calidad gráfica es tan buena que podría pasar perfectamente como un lanzamiento de 2018.

CryTek desarrolló este juego con un objetivo claro: demostrar las capacidades de Xbox One, lo que significa que tenían como meta priorizar la calidad gráfica. Esto obligó a hacer algunos sacrificios que se dejan notar sobre todo en el marcado desarrollo lineal de Ryse: Son of Rome.

Su jugabilidad también fue tachada de repetitiva y simplista, pero esto hace que sea más accesible y espectacular. Un buen juego de acción en tercera persona con un acabado técnico de primer nivel y una soberbia ambientación.

5.-Forza Motorsport 7

Otro de los grandes estandartes dentro del catálogo de juegos exclusivos de Xbox One. Esta franquicia se ha convertido en una de las más populares dentro del género de los simuladores de conducción, y con esta última entrega Microsoft ha vuelto a dar en la diana.

Además de un apartado gráfico de primera y una fluidez excelente en Forza Motorsport 7 contamos con más de 700 coches distintos y más de 30 ubicaciones distintas en las que competir, tanto contra la IA como contra otros jugadores.

Uno de los mejores simuladores de conducción que existen actualmente. Muy recomendable, sobre todo si te gusta el género.

6.-Sea of Thieves

Un juego que ha permitido a Rare redimirse y compensar sus fracasos. Su diseño técnico se aleja de la seriedad y del realismo que buscan otros títulos, pero encaja a la perfección con el toque de humor y con la ambientación del juego.

Sea of Thieves nos lleva a vivir el lado más divertido de ser un pirata, y lo mejor es que nos permite hacerlo tanto en solitario como acompañado. A nivel técnico está muy bien resuelto y tiene toques preciosistas que hacen que no tenga nada que envidiar a otros títulos más “serios”.

Creo que es un juego que puede no gustar a todo el mundo por sus “particularidades”, pero es un desarrollo muy valiente que desde luego merece la pena probar.

7.-Quantum Break

Un juego muy interesante que buscó innovar en un género tan manido como el de la acción en tercera persona. La posibilidad de manipular el tiempo afecta de forma significativa no solo a la jugabilidad sino también al apartado técnico, ya que se muestran efectos que tienen un alto coste en términos de rendimiento.

Remedy hizo un buen trabajo y consiguió un apartado gráfico sobresaliente a pesar de las limitaciones de Xbox One. Para ello tuvieron que tirar de optimización y ajustar la resolución de forma dinámica, algo que también hemos visto en títulos como Halo 5: Guardians, pero como dijimos el resultado fue muy bueno.

Esa buena factura técnica unida a su alta jugabilidad y a la espectacularidad de los poderes del protagonista hacen que Quantum Break sea una experiencia única y muy recomendable.

8.-Dead Rising 3

Puede que alguno se pregunte por qué hemos escogido la tercera entrega y no la cuarta, y la respuesta es muy sencilla, porque creemos que es superior en términos generales.

Dead Rising 3 ofrece un buen apartado técnico, tiene una historia elaborada y nos enfrenta a un buen elenco de “psicópatas”, que vienen a ser como los “jefes finales” que tendríamos en un juego clásico. Cada psicópata tiene su propia historia detrás y añaden un toque único al conjunto global del juego, algo que se ha perdido en Dead Rising 4.

Si te gusta la temática zombi pero con un toque más desenfadado este es un juego que no te deberías perder.

9.-Killer Instinct

Fue uno de los títulos de lanzamiento que acompañó a la consola de Microsoft, y por tanto uno de los juegos exclusivos de Xbox One más tempranos. Rare y todos los implicados en el proyecto supieron mantener toda la esencia de la franquicia sin que el salto a un acabado gráfico en 3D de última generación fuese un problema.

A día de hoy Killer Instinct sigue en activo y se mantiene como uno de los mejores juegos de lucha que existen. Es divertido, accesible, se puede probar de forma gratuita y cuenta con un buen plantel de luchadores.

La que fuera una de las franquicias más importantes de Super Nintendo ha sabido reinventarse, y tiene todavía mucha “caña” que dar.

10.-Cuphead

Ha sido una de las mayores sorpresas del año pasado. Estamos ante un juego “indie” que llegó sin grandes pretensiones y que al final ha demostrado ser toda una obra de arte.

A nivel técnico utiliza un sistema de scroll lateral en 2D y ofrece un desarrollo tipo “shot ‘em up” puro con tintes de plataformas que en algunos momentos recuerda a clásicos como Mega Man.

Divertido, desafiante, cargado de humor y con un acabado gráfico y un diseño artístico de primer nivel. No deberías perdértelo.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído